Desde el corazón de Suramérica

¿Por qué Evo?

Es muy sencillo entender lo que pasa en Bolivia. Es elemental… claro… explicable… lógico. Como diría un matemático: "equis por cero es cero". O como razonaría un jugador de dominó: "cierre a blanco no se pierde". ¿Cómo va a perdonar el imperio norteamericano que un indio se le revele y salga ileso? Jamás pensaron que Bolivia… ese paisito al que nadie le prestaba atención y donde ellos habían logrado instalar una suerte de refugio de descanso… su Camp Davis del Sur, fuese a resultar la tapa del frasco en la consolidación de un bloque de resistencia meridional. El psicópata del norte está desesperado y está metiendo presión a sus lacayos bolivianos. Tuvo que olvidarse de Fidel, porque le quedó gigante; después le aparece Chávez quien lo pone en ridículo ante el mundo; y entonces cuando tiene tanto trabajo tratando de armar una estrategia que le permita recuperar Venezuela antes de irse… resulta que le aparece de nuevo –como un fantasma- Daniel Ortega… y después Rafael Correa (ese muchachito que hasta estudió en Estados Unidos). Y como si fuera poco, nada más y nada menos que una mujer también lo manda pa'l carajo: Cristina Fernández. Pero bueno, se puede entender que Chávez, que es oficial del ejército venezolano; Ortega, que es un reconocido comandante guerrillero; Correa, que es doctor en economía y Cristina Fernández, que es abogada se revelen… pero ¡Evo Morales! Eso es inaudito.

¿Cómo es que ese Aymara, además de convertirse en el primer presidente indígena del continente, desplazando del poder al gringo Gonzalo Sánchez de Lozada, se atreve a proponer la refundación de un nuevo Estado para arrebatar al gobierno imperial la reserva de dominio sobre Bolivia? ¿Cómo es posible que ni con los miles de millones de dólares invertidos a través de las supuestas ONGs, la USAID y la propia embajada norteamericana para frenar el avance del proceso constituyente, se haya podido evitar la elaboración de la nueva Constitución Política del Estado Boliviano? ¿Cómo se puede concebir que, si Chávez lanzó una reforma agraria para combatir el latifundio y la esclavitud rural a los tres años de gobierno, Evo lo haya hecho a los pocos meses?... Y además para devolverle las tierras a sus hermanos originarios. ¿De dónde sacó valor ese cocalero para quitarle el control de la economía nacional a los empresarios pitiyankis? ¿Quién se cree este descendiente de Tupac Catari para enfrentarse pública y firmemente a los dioses del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional? ¿Quién le dio las habichuelas mágicas de las que creció el árbol a través del cual subió a recuperar del poder del gigante, no sólo los huevos, sino la pata de los huevos de oro: el gas boliviano? ¿Cómo concebir que, si Chávez requirió casi cinco años, un Golpe de Estado y un sabotaje petrolero brutal para rescatar su industria petrolera, Morales Ayma lo haya hecho -por iniciativa propia- apenas al año de gestión? Además invirtiendo de un solo plumazo la relación de ganancia 80-20 que estaba a favor de las trasnacionales, para que ahora el 80% le quede al pueblo boliviano. En 2005 las reservas internacionales netas llegaban a 1.856 millones de dólares y hoy superan los 5.000 millones de dólares. ¿Cómo perdonarle que a menos de dos años de gobierno, haya iniciado la nacionalización de la telefonía, que había sido privatizada por gobiernos fondomonetaristas? Cosa que hizo la revolución venezolana después de siete años. ¿Qué sacrilegio es ese de democratizar el derecho a culto, a profesar la religión que uno prefiera y adorar al Dios que le de la gana? ¿Cómo se atreve ese anticristo a negarle a la iglesia católica, el fundamentalismo de imponer su religión con carácter de exclusividad en todas las escuelas de Bolivia?

Como si esto no fuera suficiente, Evo Morales ha integrado activamente los movimientos sociales y de campesinos en su gobierno. Inclusive, no son pocos los indígenas y agricultores que ocupan altos cargos en el gabinete socialista de Bolivia. Ha amenazado al embajador gringo con expulsarlo si sigue inmiscuyéndose en sus decisiones de Jefe de Estado. Ha enfrentado internacionalmente la pretensión de condenar la sagrada hoja de coca… corazón de la cultura altiplánica. No se ha dejado poner condiciones por parte de las mafias mineras trasnacionales. A pesar de las críticas, ha seguido adelante con las misiones cubano-venezolanas de educación y salud. No ha cedido ante los chantajes de la industria mediática nacional y foránea. Se integró plenamente al proyecto Alternativa Bolivariana para América (ALBA), rechazando rotundamente el ALCA y los TLCs. Y como perla de adorno, es amigo de Fidel, Chávez y Admadineyah. Cómo esperar entonces que no esté en el blanco del imperio norteamericano. Lo raro sería que no lo estuviera.

www.lataguara-darvin.blogspot.com

romeromontiel@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1712 veces.



Darvin Romero Montiel


Visite el perfil de Darvin Romero Montiel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: