Liberación de secuestrados no acerca la paz a Colombia

Liberación de secuestrados no acerca la paz a Colombia.

Este deseo no pasa de ser una nobleza de los pueblos latinos, de acercar la paz para los colombianos, cada vez que hay una liberación, nosotros, revolucionarios no podemos mezclar una cosa con otra, mas aun cuando los Estados Unidos esta involucrado.

El proyecto político de la guerrilla acoge la clase marginada, entre ellos están los campesinos cocaleros y sus 80 a 120 mil hectáreas de coca cultivada, estos no van aceptar la erradicación de los cultivo ilícitos, solo por que es una ley, o por el imperio de la fuerza del plan Colombia, por lo tanto todo el que participe en esa actividad debe ser castigado. Los colombianos son concientes de la complejidad de este problema, no solo por la drogadicción, horripilante flageló, pero al respuesta militar con la fumigación, usando armas biológicas y químicas, viola todos los tratados de lesa humanidad, ya no solo para los cocaleros, si no para todos los campesinos que el proyecto militar norteamericano colombiano quiere destruir para quitarle el apoyo logístico a la guerrilla, grave error estratégico militar para los mismos colombianos.

Son millones los afectados, no solo los tres – cuatro millones de desplazados que deja el conflicto, son todos los campesinos colombianos y cada año que pasa las consecuencias al perder un mayor ingreso económico, en estos últimos 10 años especialmente, los han afectado mas aun. Sacar del mercado estos dineros les esta costando a los colombianos, la crisis mas espantosa, de todo los años en conflicto. Que esto hagan los gringos, no es sorpresa, pero que el propio gobierno colombiano, la clase oligarca, las fuerzas armadas, se presten para cometer este crimen, favoreciendo un sistema, donde solo prima el dinero para unos cuantos, es censurable, es un nuevo concepto ampliado de crimen, “de seguridad democrática”.

La guerrilla hace esfuerzos para ayudar a los campesinos, evitando que sean mas golpeados, por las fumigaciones, problema que hay que mirarlo desde los dos lados de la moneda. Cara, el lucro económico, inocultable, para comprar armas y pertrechos, cruz, la ética revolucionaria que los obliga a defender a los campesinos, esta es la corriente donde la guerrilla navega con mayor facilidad.

La otra parte, el estado, aglutina al ejército, los paramilitares, los grupos armados de protección personal y comercial, la oligarquía y los mercenarios. Se podría suponer que un tratado de paz beneficia al estado, por una paz duradera, seria, pero no es así, al ejercito y a lo oligarquía colombiana no le interesa en absoluto un acuerdo de paz para no afectar el enorme capital financiero de estos actores de la guerra. Les interesa seguir promoviendo la violencia, considerando los fondos norteamericanos de las fuerzas armadas, y las inversiones de multinacionales en el país, demasiado dinero para muy pocos.

Otro asunto a considerar, es la seguridad de los desmovilizados, una vez lograda la negociación de paz. La historia de indultos, amnistía, acuerdo, liberación, es uno de los más oscuros elementos que existe para una negociación. En la época de Pinilla, asesinaron a todos los amnistiados, con la unión patriótica asesinaron mas de 3500 dirigentes y desmovilizados, con el M19, y con EPL, paso lo mismo ¿Entonces que hacer? Las FARC y el ELN, cuando lleguen los acuerdos, no querrán desperdiciar 60 años para que te maten, y la minoría oligárquica siga como si nada.

Es un asunto de miedo puro, ¿por que? La guerrilla esta bien entrenada en la guerra, tienen suficiente experiencia en la vida militar, los mas importante no están contaminados por la corrupción política. Esta fuerza con una debida preparación, adecuada al conocimiento, serviría para desplazarla por todas las fronteras, los recursos naturales, costas, en regiones industriales y ganaderas, agrícolas, erradicarían la corrupción. Entregarles un espacio de zonas rurales para mega proyectos industriales agrícolas, cambiando las chacras por préstamos baratos, asistencia técnica, puesto de salud, educación, manejo de toda la cadena alimenticia, serviría para que el campesino de Colombia acceda a una vida digna.

Cuando el campesino viva bien, el colombiano viva bien, la violencia se alejara y la paz se acercara.

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2506 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: