La comunidad religiosa judía mundial, no es el pueblo judío

I.

Descolonicemos nuestras mentes y nuestras tripas.

Des-idioticemos nuestras mentes, desde la tele a la academia.

El judaísmo es lo relativo a la religión judía, el judaísmo no es lo relativo a un pueblo.

El islam es lo relativo a la religión islámica, el islam no es lo relativo a un pueblo.

El cristianismo es lo relativo a la religión cristiana, el cristianismo no es lo relativo a un pueblo.

Es lamentable tener que explicar esto, hoy en el siglo XXI de supuestos valores seculares, de supuestos valores antiimperialistas y de un mundo donde creemos y sentimos que el anacronismo del colonialismo ha sido superado en la historia...

No existe la etnoreligiosidad, no existe la etnohomosexualidad, no existe el etnofeminismo, no existe la etnoburguesía y demás etc., de inventos, de sofismas y burlas propias del epistemicidio eurocéntrico.

Pero supongamos que esa estafa de creer que los judíos europeos, los creadores del sionismo, son el pueblo judío, si ese fuese el caso, ténganlo por seguro que no serían estos europeos y de raíces indoeuroepeas conversos a la religión judía el pueblo judío. El historiador Sholomo Sand, manifiesta si quieren buscar al pueblo judío, hay que buscarlo en los genes de los palestinos, libaneses, sirios, iraquíes…

Al mundo secular y no secular, ¿qué son los judíos un pueblo o una religión? Esto prácticamente no se plantea o formula en ninguna tribuna mediática, incluida las redes sociales, ni en el activismo propalestino, como tampoco en el escenario académico-intelectual. Son diversas las razones, es un tema tabú, serás condenado de antisemita por el solo hecho de plantearlo, incluirlo o asomarlo en nuestros supuestos debates "democráticos".

Han inyectado e incrustado en el mundo de manera bohemia, la pseudo científica y grotesca afirmación, en creer que los conversos a la religión judía, son el pueblo judío. Es un sofisma eurocéntrico que secuestra, manipula, tergiversa, falsifica bien la historia a través de las sacras escrituras semíticas de la triada monoteísta judeo-cristiana musulmana.

Este ultraje de la comunidad religiosa judía sionista, es de una mentira ilustrada con refinada y alucinante placer intelectual, mediático y celestial. Valerse de los fascinantes pasajes de la historia y mitos bíblicos han dopado al mundo, no solo a los religiosos, sino también a cualquier no practicante de cualquier religión. Incluso existen ateos que se refieren a los conversos judíos como el pueblo judío. Existen personas muy propalestinas que creen que los conversos judíos están vinculados o son el pueblo judío. Existen personas de buena voluntad, honestas y sinceras que creen que los judíos conversos son el antiguo pueblo semita. Existen personas muy ilustradas, entre ellos historiadores, que creen que los judíos conversos son el antiguo pueblo semita.

Sí bien es verdad que el sofisma de creer que los judíos conversos es el pueblo judío, la misma se afianza en el marco de la colonización de Palestina. Aunque dicha creencia ya existía desde hace mínimo un milenio en Europa y es que, entre el europeo, judío y cristiano, prevaleció una tóxica y decadente división de mutuo odio, preciso con la palabra mutuo, ya que no es solo el odio del europeo de religión cristiana hacia su hermano europeo de religión judía, sino también el odio del europeo de religión judía hacia su hermano de religión cristiana.

Siempre se ha visibilizado el odio eurocristiano al eurojudío y no el odio eurojudío al eurocristiano (pausa, las dos religiones provienen de la civilización semita, el hoy mundo árabe, me refiero a las religiones, no a los conversos judíos europeos, ni a los conversos cristianos europeos).

Los europeos conversos a la religión cristiana, condenaban a sus propios hermanos europeos conversos a la religión judía por asesinar a Jesús (Jesús fue un semita de religión judía). Por otra parte, los europeos conversos a la religión judía veían a Jesús como un hereje… Existen otros elementos, el económico, la usura judía.

Nota.

Las disputas inter religiosas han existido en todos los pueblos y en todos los tiempo.

El odio religioso cristiano-judío y judío-cristiano, es propio de Europa. La burla es que después de la imposición colonial mediante el eurosionismo en Palestina, nos hacen creer que el odio es judío-musulmán.

Fin de la nota.

Bien, mundo secular, la trilogía religiosa, judía-cristiana-musulmana proviene, nace en la civilización semita. Es una herencia y legado de lo que hoy es el mundo Árabe.

Mundo secular, lo que se expandieron en el mundo no fueron los judíos, ni los cristianos, ni los musulmanes. Lo que se expandió en el mundo fueron las respectivas doctrinas religiosas, que provienen del mundo semita, el hoy ancestro Árabe.

Es lamentable tener que explicar esto, hoy en el siglo XXI de tanta sensibilidad, cultura secular y de culto académico e intelectual.

II.

En el marco del ya no oculto genocidio contra el pueblo nativo palestino que ejecuta el régimen eurocéntrico colonial de Israel en Gaza-Palestina. Creo que es momento de transcender ese sometimiento del poderoso fascismo mundial denominado el sionismo. Liberarnos del falso humanismo que nos habita como parte del sometimiento y nos hace igualmente parte del genocidio.

Se trata de revisarnos, de reflexionar, de reestudiar y repensar, eso de creer que los judíos conversos, son el pueblo judío. Este absurdo, idiotez, ridiculez, inmadurez y atraso de nuestro tiempo ha sido efectivo para aromatizar la colonización y exterminio del pueblo nativo Palestino.

Toda esta falsificación y ultraje de la historia opera mediante un manto estético, sicodélico, alucinante en la que legaliza ese inmoral fraude.

Estamos ante un clásico coloniaje, pero ese coloniaje de nuestro tiempo es el peor, ya que no viene de un pueblo, sino de un movimiento europeo que tiene como proyecto la fabricación de un Estado-Nación. Es por esto que en la colonización de Palestina usurpa la historia de dicho pueblo nativo, es decir, disfrazarse de pueblo judío…

Hoy existe un choque entre la multitud mundial y la elite mundial. Hoy las masas se encuentran en las calles a favor del pueblo palestino, en contra del genocidio, no hay duda de eso. Pero, la gran multitud aún no conoce la raíz del conflicto. Creen que es un conflicto religioso y milenario.

Claro, para ocultar la colonización de Palestina, lo ilustraron como un conflicto, religioso, milenario, complejo, difícil, confuso, lejano, relativo. Lo postraron en lo abstracto, allí todo un éter.

Es por esto que debemos sacar a La Causa Palestina de lo abstracto.

La Causa Palestina, es la lucha de liberación nacional del pueblo nativo contra un anacronismo colonial eurocéntrico, denominado Israel.

Eso es todo, no hay más nada. No inventen más mentiras.

Somos unos eunucos mentales si seguimos creyendo que los conversos a la religión judía son el pueblo judío. Eso es una estafa.

La ridiculez no es algo nuevo, la ridiculez es poderosa y tampoco es algo nuevo. Esta poderosa ridiculez sucumbe en lo criminal. Hay que ser un tarado para creer que los conversos a la religión judía son el pueblo judío.

Somos unos tarados, imbéciles, alienados, enajenados, ridículos, atrasados, ineptos, manipulados, idiotas, estructurados borregos. Somos unos pobres pensantes en creer y sentir que estos vikingos, sajones, jázaros, caucásicos, eslavos, escandinavos, celtas, germanos, galos, en fin, estos indoeuropeos conversos a la religión judía, son el pueblo judío. Estoy hablando de algo errático, no de siglos pasados, eso está ocurriendo hoy en nuestro siglo XXI.

Se es parte de ese genocidio contra el pueblo nativo palestino cuando creemos en esa estafa histórica, pero eso no importa si es bajo un manto de la elegancia pseudo-humanista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2227 veces.



Susana Khalil


Visite el perfil de Susana Khalil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: