Las mazorcas oreándose

Cada vez que puede, Perfecto le cuenta al que se va encontrando en su camino que desde hace años tiene a su familia en Estados Unidos y que les arregló papeles a todos sus hijos, que hasta nietos le nacieron en El Norte. Pero la verdad es otra, la realidad de Perfecto es como la de miles de indocumentados, le da vergüenza decir que no tiene documentos y el miedo a la deportación lo hace mentir constantemente sobre su vida en el país.

Emigró hace más de treinta años, aún en la adolescencia. En su primera noche en El Norte la angustia no lo dejó dormir, estaba en un lugar en el que no hablaba el idioma y a miles de kilómetros de su casa, sin ningún familiar cerca. Perfecto se fue con un puñado de muchachos que un día dejaron San Francisco Cajonos, para aventurarse en la búsqueda de un mejor porvenir para su familia, al otro lado del río Bravo.

Crecido en un pueblo en donde la gente hace siembra comunal, a Perfecto el ego e individualismo de la urbanidad lo desmoralizó, se sintió abatido. Treinta años después se siente ajeno a esa sociedad con la que no comparte absolutamente nada. Es de los miles que no ha aprendido el idioma porque todos sus trabajos los ha realizado con latinoamericanos que no hablan inglés.

La paranoia por el miedo a la deportación le hizo mella en los nervios, por esa razón un día decidió inventarse una vida distinta, se imaginó que tenía sus papeles en orden y que podía viajar a su natal Oaxaca, de ahí que lleve años contando historias de sus viajes vacacionales y de los negocios que tiene en su tierra natal. Por la noche cuando su jornada laboral ha terminado, Perfecto llega al apartamento que comparte con otros doce hombres, se acuesta sobre el colchón que tiene tirado en la sala y hace todos los esfuerzos posibles por dormir, pero desde que emigró las noches cada vez son más largas en la vela del insomnio a donde van a dar las madrugadas de los indocumentados.

La urbe con su bullicio gigantesco de fiesta y de caos sólo se calma un poco en las noches gélidas de invierno, mientras el frío se cuela por la ventana del apartamento, Perfecto sueña con las montañas de su pueblo natal, con el olor a pino, las mazorcas oreándose y la hora de la cena en la mesa familiar. Sólo en las noches de invierno Perfecto vuelve a ser niño, un niño que no tiene que verse obligado a emigrar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1382 veces.



Ilka Oliva Corado

Escritora y poetisa guatemalteca. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de Psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora-Arizona.
Es autora de doce libros: Historia de una indocumentada. Travesía en el desierto de Sonora-Arizona; Post Frontera; Poemario de luz de faro; En la melodía de un fonema; Niña de arrabal; Destierro; Nostalgia; Agosto; Ocre y desarraigo; Relatos; Crónicas de una inquilina y Transgredidas, publicados en Ilka Editorial.
Una nube pasajera que bajó a su ladera la bautizó como “inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo”.
Sitio web: https://cronicasdeunainquilina.com/

 cronicasdeunainquilina@gmail.com      @ilkaolivacorado

Visite el perfil de Ilka Oliva Corado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ilka Oliva Corado

Ilka Oliva Corado

Más artículos de este autor