ONU y su transformación ética

La 77ª Asamblea General de la ONU, se realiza en medio de tensiones bélicas, de efectos devastadores de la crisis financiera, alimentaria, ecológica y de la persistente pandemia del Covid19. Precisamente, para evitar esas grandes tragedias humanas, es que se creó la Organización de Naciones Unidas (ONU) al final de la segunda guerra mundial y la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948 como foro de los Estados Miembros. Aun cuando hay movimientos serios que promueven su mayor democratización y adecuación para la atención de los grandes problemas actuales, persiste la actitud de gobiernos que pretenden actuar al margen de la comunidad internacional.

Ya desde la presidencia de la Asamblea General de la ONU por parte del Padre Maryknoll Miguel d’Escoto en 2009, se promueve un amplio movimiento ético que incluye al teólogo brasileño Leonardo Boff, en función de refundar la ONU para democratizarla y adecuar su acción a la superación de la crisis actual y promover el tratamiento democrático de los conflictos a fin de alejar el peligro de la guerra.

Frente a situaciones adversas en los países con percepciones de realidades oscuras ocasionadas por errores y corrupciones no deslastradas, pero en gran parte, por bloqueos y campañas distorsionantes de la realidad, mediante medios de manipulación de conciencias, resulta relevante valorar los esfuerzos populares en retomar caminos esperanzadores. Es un reto de enorme responsabilidad pasar de estas democracias de baja intensidad o fachadas de democracia, a formas democráticas participativas e incluyentes. Se trata de revertir la tendencia suicida y repotenciar la construcción democrática en función de la paz y de la vida.

La problemática social y ambiental emergen como dos caras de la misma moneda. Un sistema que no puede brindar tierra, techo y trabajo para todos, que socava la paz entre las personas y amenaza la propia subsistencia de la Madre Tierra, no puede seguir rigiendo el destino del planeta. Nuestro grito, es el de los postergados de siempre que llama a construir un modo de vida en el que la dignidad se alce por encima de todas las cosas. Donde se logre trabajar para construir puentes entre los pueblos, que nos permitan derribar los muros de la exclusión.

Los Movimientos sociales desde la diplomacia de los pueblos, llaman a asumir un clamor ético por un cambio de rumbo en el sistema global de toma de decisiones, que atienda a la vida de la gente y del planeta, para abrir espacios de esperanza hacia la construcción de la paz con justicia y respeto al ambiente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 464 veces.



Programa LLegó la Hora

La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social, Fundalatin, es una organización civil, cristiana-ecuménica, abierta a todas las personas y credos, inspirada en la Teología de la Liberación y el Pensamiento Bolivariano, que centra su atención en los sectores oprimidos de América Latina. Fundalatin se creó en Caracas en el año 1978, ante un continente bajo dictaduras militares que practicaban el terrorismo de Estado, (desapariciones, torturas, exilios), según decían "para salvaguardar la civilización occidental cristiana amenazada por el terrorismo".

 fundalat in@gmail .com      @FundalatinVzla

Visite el perfil de Programa LLegó la Hora para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: