España "hace agua". Hace falta ganar la calle y una nueva izquierda

La onda expansiva de la crisis económica y la guerra se siente con más intensidad. La inflación ha comenzado a causar serios problemas. El gobierno PSOE-Unidas Podemos muestra su verdadero rostro que no es progresista sino de la vieja política y el reacercamiento con el PP y el Reino de Marruecos. La invasión del imperialismo ruso a Ucrania y la presencia de la OTAN en el Este europeo, requieren levantar una política principista. El pueblo trabajador debe irrumpir con movilizaciones y huelga general. La vacante de izquierda en el escenario político requiere de una nueva alternativa política. Los socialistas revolucionarios tenemos por delante un desafío de confluencia. Mientras tanto, apoya la campaña solidaria de la LIS por los Sindicatos Independientes Ucranianos y organízate con SOL.

Los desastres económicos, la pandemia, la guerra, la crisis energética y alimentaria hacen sentir sus consecuencias y le dan a la sociedad un empellón en dirección del abismo. El aumento de los combustibles se derrama en las facturas, los alimentos básicos, los alquileres y los precios en general. La inflación se está fagocitando a los salarios. Con el sistema capitalista, la sociedad va de crisis en crisis, generando cada vez más pobreza. Ante esta realidad, las decisiones políticas y económicas del gobierno español son cada vez más reaccionarias y generan más desigualdad social.

El verdadero rostro del gobierno

España comenzó a "hacer agua" por todos lados. Con la emergencia a Pedro Sánchez se le cayó la careta y se muestra a cara limpia. Tiene un rostro con dos perfiles: servil con el bloque imperialista de la UE y el empresariado; mentiroso con los trabajadores españoles y los pueblos oprimidos, como el catalán y el saharaui. El gobierno PSOE-Unidas Podemos no tiene nada de progresista ni de izquierda, es un gobierno burgués en toda la regla. Por eso, no es casual que en la política se acerque cada vez más a la derecha.

Socios de la vieja política

El PP ya sepultó a Pablo Casado y ungió a Alberto Núñez Feijóo. Es sólo un cambio de nombres que mantiene la esencia de un partido de derecha al que Sánchez volvió a tenderle la mano. El acercamiento tiene, entre otros objetivos, lograr: la unidad para la aprobación de nuevas medidas económicas reaccionarias, un pacto para maquillar al nefasto Poder Judicial, conseguir avales para la actual política exterior y para la gestión gubernamental de los Fondos Europeos. Cuando se abrazan el PSOE y el PP, pilares del bipartidismo del régimen del ‘78, lo mejor es cuidarse los bolsillos y prepararse para lo que se viene.

Las paces con los corruptos del PP…

Sánchez se acercó al PP cuando un nuevo escándalo lo cruza de arriba abajo. Sus "estrellas" madrileñas, Isabel Díaz Ayuso (presidenta de la Comunidad) y José Luis Almeida (alcalde) son cada vez más cuestionados. Primero aparecieron los contratos a familiares. Ahora salieron a la luz las "mordidas" de intermediarios para "facilitar" mascarillas con el 81% de sobrecoste en plena pandemia. Sánchez no sólo hace las paces con los campeones de la corrupción sino también con los invasores del Sáhara Occidental.

Y con los invasores de Mohamed VI

España y Marruecos dieron por finalizado su período de desacuerdos, escenificando la distención con un encuentro en Rabat. El giro histórico de Pedro Sánchez, al abandonar la autodeterminación del Sáhara Occidental a cambio de ser una autonomía dentro de Marruecos, generó rechazo en amplios sectores. Se expresó con importantes manifestaciones en las principales ciudades del Estado. Fueron tan contundentes que hasta el reaccionario congreso español rechazó el giro de Sánchez. También lo hizo Argelia, un país fundamental para el abastecimiento de gas a la península ibérica y el continente. La trampa de la autonomía no fue bien recibida. Desde la LIS realizamos una importante campaña solidaria. Al mismo tiempo, otro drama sacude a Europa: la invasión a Ucrania.

Ante la barbarie de la guerra, una política independiente de los imperialistas

Las matanzas de civiles en las ciudades de Mariúpol, Bucha y Kramatorsk causaron conmoción mundial. Las masacres del imperialismo ruso con Putin en Ucrania son las mismas que comete el imperialismo occidental en Siria, Palestina y otros pueblos del mundo, con la OTAN y los norteamericanos. Hay que apoyar a la resistencia ucraniana sin depositar confianza en Zelenski: pro-OTAN, condescendiente con la ultraderecha y neoliberal. Respetar los derechos humanos hoy, implica brindar una acogida solidaria a los refugiados ucranianos. Como la que siempre merecen y no reciben los inmigrantes africanos y de otras latitudes que intentan llegar a la UE. En Rusia y en todo el mundo impulsamos un gran movimiento por el No a la Guerra. Levantamos la política desplegada por la Liga Internacional Socialista con la cual apoyamos a nuestros hermanos de la Liga Socialista Ucraniana, como parte de la heroica resistencia popular.

Hacen falta la movilización y una huelga general

En el Estado español hace falta la irrupción del pueblo trabajador en el escenario político.Los responsables por lo que sucede no son los trabajadores y el pueblo sino los capitalistas. Para que la crisis no recaiga en las espaldas de las grandes mayorías sociales, hace falta la movilización y una huelga general activa. Es necesario colocar en primer plano la agenda de reivindicaciones por el salario y las pensiones, contra la inflación, el paro y el empleo precario. Las centrales sindicales UGT y CC. OO. tienen que dejar de mirar para otro lado y ser cómplices de los empresarios y el gobierno de turno: llamen a asambleas para debatir un plan de lucha. Sólo la irrupción popular del movimiento de masas y la movilización de los trabajadores puede lograr que la crisis la paguen los capitalistas.

Hay que cubrir la vacante de izquierda

Podemos, con el apoyo de IU y el Partido Comunista, se mantiene como socio menor en el gobierno burgués del PSOE. Con lo cual, sus críticas parciales se hunden en el mar de la hipocresía. Lamentablemente, la CUP mantiene los acuerdos de investidura de Pere Aragonés, a pesar de que abandonó el camino de la autodeterminación y que aplica una política antisocial y represiva. Otras agrupaciones que se dicen progresistas están escondidas detrás de un programa reformista que le termina haciendo el juego a los viejos partidos del PSOE, PP y no sirve para derrotar a la derecha de Vox en ascenso. Es una necesidad urgente construir una nueva herramienta.

Por una nueva alternativa política para dar vuelta todo

Hay que poner de pie algo nuevo, una alternativa de izquierda anticapitalista para dar vuelta todo. Nutrida de trabajadores, de jóvenes, del movimiento feminista y los movimientos sociales, que impulse la movilización y la organización popular democrática e independiente del poder burgués, que apoye las luchas obreras, que pelee para que gobiernen los trabajadores y el socialismo. La debacle de Podemos y la búsqueda de nuevas variantes, brindan la gran oportunidad de hacerlo ahora mismo. La CUP, que se define anticapitalista podría cumplir un rol de primer orden, a condición de romper con el Govern (ERC-JxCat) y pasar abiertamente a la oposición desde la independencia de clase. En el mismo sentido Anticapitalistas, separándose del regionalismo y los programas reformistas. La izquierda consecuente también tiene un papel que protagonizar.

El desafío de confluencia para los socialistas revolucionarios

En el Estado español hay varios grupos que nos reivindicamos socialistas revolucionarios. Estamos en distintos grupos porque tenemos matices políticos. Sin embargo, también tenemos importantes bases programáticas comunes que nos acercan. Desde SOL, llamamos a Izquierda Revolucionaria, LI, CRT y CR a dar pasos para confluir en las luchas obreras y en los hechos políticos, en el camino de conformar un Frente de Izquierda. Es un desafío posible de concretar si hay voluntad política de hacerlo. Pongamos manos a la obra para reagrupar a la izquierda consecuente en la perspectiva de impulsar los grandes desafíos que plantea la realidad y aprovechar las oportunidades que brinda.

Mientras tanto

Te invitamos a seguir intercambiando opiniones, a apoyar las luchas obreras y populares, a ser parte de SOL y a apoyar la campaña solidaria internacionalista de la LIS, de 1 euro para el Sindicato Independiente de Ucrania, en base al llamado realizado por los trabajadores que resisten la invasión rusa.

Actualizado: 10/04/22

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 577 veces.



Rubén Tzanoff

Miembro de SOL y la LIga Internacional Socialista


Visite el perfil de Rubén Tzanoff para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: