Transformar la guerra reaccionaria en guerra civil revolucionaria

Rusia y Ucrania (con apoyo de la OTAN): Una guerra reaccionaria por ambos bandos

1-El eje de la situación internacional en este momento pasa indudablemente por la pulseada entre Rusia y la OTAN, entre medio del cual ha quedado atrapada Ucrania, no como víctima inocente, sino como quien da un paso más adelante del que correspondía a su situación.

2-Desde la extinción de la URSS, la OTAN no solo no se disolvió, como ocurrió con el pacto de Varsovia, sino que fue incorporando a esa organización militar imperialista a los países de Europa que habían sido parte de la URSS o de su "esfera de influencia".

Es que, si bien la OTAN era el brazo armado del imperialismo, con EEUU como dominador hegemónico, dispuesto para atacar a la URSS -estado obrero (burocratizado) que se había transformado en segunda potencia mundial-, ante su disolución pasó a constituirse en el brazo armado del capital imperialista globalista encabezado por EEUU, para mantener la dominación en el territorio europeo.

3-Cuando a la incorporación a la OTAN de los países limítrofes del báltico (Letonia, Lituania, Estonia) y los continuos ejercicios militares cercanos a la frontera con Rusia, se agregó la posibilidad concreta de que Ucrania se incorporara a la OTAN, la situación resultó intolerable para el régimen de Putin. La amenaza a la seguridad de Rusia resulta indudablemente un factor de presión que busca condicionar las acciones del Kremlin, en el marco de los preparativos para una guerra entre EEUU y sus aliados contra China, lo que seguramente desencadenaría la tercera guerra mundial.

4-Aquellas corrientes (como la CMI de Alan Woods) que, a pesar de todas las evidencias piensan que no puede haber una tercera guerra mundial porque "sería nuclear", ignoran las declaraciones de los propios jefes de las naciones que se verían casi seguro involucradas en ella. Biden ha dicho que no puede enviar tropas a Ucrania porque un enfrentamiento militar con Rusia significaría la tercera guerra mundial…Putin ha amenazado reiteradamente con usar su armamento nuclear si es atacado durante su operación militar en Ucrania, y lo mismo si a Finlandia o Suecia se les ocurre incorporarse a la OTAN. ¿Serán bravuconadas de Putin? Por ahora las naciones miembros de la OTAN parece que las toman en serio y han preferido no arriesgar. Las amenazas de guerra proferidas por los generales chinos y el propio Xi Jinping, en caso de que EE-UU quiera oponerse a la reincorporación de Taiwán a la nación China, ¿también serán consecuencia de espíritus exaltados? Las alianzas militares concretadas por EE-UU en el indo-pacífico, como el AUKUS (Australia, reino Unido y EE-UU) y el QUAD (EE-UU, India, Japón, Australia), indican que el imperialismo se las toma muy en serio y que, por el contrario, son los que se vienen preparando desde hace tiempo para tal confrontación mundial. Nadie que no parta en su análisis de esta caracterización puede comprender lo que pasa y tener una ubicación política que sirva realmente a los intereses de la clase trabajadora mundial (1).

5-Después de declaraciones, amenazas mutuas, y reuniones entre los representantes de las partes involucradas, llegado el momento de las definiciones, el 23 de febrero, Putin decidió redoblar la presión y mover sus fuerzas militares para instalarse en la región del Donbáss. Formalmente no constituía una "ocupación" ya que los presidentes de las repúblicas separatistas pidieron el ingreso del contingente militar ruso, luego que en breve ceremonia Putin reconociera a Donetsk y Lugansk como repúblicas independientes y firmara con ellos un convenio de "amistad y asistencia mutua". Sin embargo, y ante la tibia respuesta de EEUU y demás países miembros de la OTAN consistente en sanciones económicas, Putin decidió avanzar e ir por todo, lanzando una ofensiva para la ocupación total de Ucrania.

6-La "soberanía nacional", la "integridad territorial" y el "derecho internacional" -atributos propios de la burguesía para delimitar su mercado nacional y la relación internacional entre los mismos-, caen bajo el estruendoso estallido de los misiles y el arrollador avance de los tanques, como ha ocurrido en todas las guerras y como ocurre con la "democracia" bajo los golpes militares, en los cuales el capitalismo se despoja de su cobertura más o menos tolerable con la que engaña a las masas trabajadoras y populares en tiempo de "paz" y aparece en toda su magnitud con su verdadera cara de feroz explotador y sangriento depredador de las vidas humanas y de la naturaleza.

7-El 24 de febrero, tras los misiles que impactaron en instalaciones militares de varias ciudades, incluida su capital Kiev, avanzaron los tanques y las tropas de infantería, desde el este, desde el norte (Bielorrusia) y desde Crimea en el sur.

La propaganda imperialista proclama la condena al "invasor". Algunas organizaciones que se reivindican "trotskistas" (LIT-CI) adoptan su posición frente a esta guerra con el mismo criterio de condena al invasor. Invocar los mismos valores que la burguesía como el respeto a la soberanía nacional, o la integridad territorial, significa para esta corriente centrista que no piensa en serio en hacer ninguna revolución obrera y socialista, porque la revolución en su desarrollo no respetará ninguno de esos "valores" del mercado defendidos por la burguesía, y menos que menos, el orden internacional imperialista.

8- Nosotros que pretendemos ser marxistas, seguimos el criterio de Lenin, según el cual, la posición de los revolucionarios ante la guerra está determinada por el carácter de ésta. Y el carácter de la guerra está a su vez determinado por el carácter de los Estados que se enfrentan en la guerra. Que el principal enemigo está en nuestra propia casa (según afirma la CMI) es una verdad marxista en el caso de una guerra interimperialista o reaccionaria por ambas partes (2), como lo es en este caso la guerra ruso-ucraniana. Pero decir que "el principal enemigo está en el propio país", no es lo mismo a decir que "cada bando tiene un enemigo diferente". Para el proletariado ruso debiera considerar tan enemigo a Putin como al gobierno ucraniano y los imperialistas de la OTAN, de la misma manera que para el proletariado ucraniano. No se trata de cada proletariado nacional luchando por separado contra el enemigo en su país, sino de la unidad internacional de los trabajadores en lucha contra todos los sectores de la burguesía y el imperialismo.

9-Pero, ¿En este caso no se trata de una guerra de Rusia contra Ucrania? Algunas corrientes internacionales que se reivindican trotskistas (como la UIT-CI) dicen que sí, ya que hasta ahora no ha intervenido militarmente ningún otro país. Y entonces se colocan con sus cuatro patas del lado de la defensa de Ucrania, junto con los reaccionarios pro-euro-imperialistas de Zelensky que reclaman su ingreso a la OTAN, y con las bandas fascistas del Batallón de Azov.

Sin embargo, es bastante claro que lo que da origen a esta guerra es la solicitud formal de Ucrania de su ingreso a la OTAN. Inclusive ya en junio del año pasado Ucrania había participado junto a tropas estadounidenses en ejercicios militares en la región de Jerson, en la frontera occidental de Rusia, como parte de los ejercicios de la OTAN llamados 'Sea Breeze-2021'.

Estas maniobras militares reiteradas en los países del Báltico (Lituania, Estonia, Letonia), eran una presión permanente para Rusia, que se sumaba a la extensión de la OTAN hacia el este, que fue incorporando a los países que habían sido miembros de la URSS.

Ahora la OTAN la ha dejado sola a Ucrania, pero le aporta gran cantidad de armamentos, mercenarios, y ayuda económica y financiera, para que pueda resistir, hasta que la aparente solidez interna y exterior de Putin empiece a resquebrajarse.

Tanto para la OTAN como para Rusia, Ucrania no es más que una pieza en el juego internacional que nos lleva a la tercera guerra mundial. Pero, no es independiente, si no que juega del lado imperialista de la OTAN en el tablero de las potencias mundiales.

10-EE-UU ha utilizado a Ucrania como carnada, para provocar a Rusia, dejándola ahora a merced de la ocupación de sus tropas. EE-UU ha logrado varios de sus objetivos al machacar la cuña (3), entre Rusia y Alemania-Francia, cuando esta relación se fortalecía con la finalización del gasoducto Nord Stream 2, a pesar de todas las presiones yankis contra el mismo. EE-UU no puede permitir que la relación económica de Alemania-Francia con Rusia se transforme en política y militar, porque constituirían un bloque de mucho peso que sería, como alianza, una nueva potencia en juego en la disputa del dominio del mercado mundial.

11-El otro objetivo también logrado es ocupar las fuerzas militares de Rusia sobre su frontera occidental, aguijoneando permanentemente con las tropas de la OTAN. Y que ahora deberá mantener para sostener el resultado que Rusia obtenga de su intervención en Ucrania.

Esto le permite a EE-UU concentrar su mayor potencial militar en la zona del indo-pacífico y prepararse para la confrontación militar con China, cuando esta decida recuperar Taiwán. EE-UU sabe que ya será difícil una guerra con China, pero mucho más si esta fuera contra China y Rusia juntas, por eso su política ha sido dividir ese posible frente. Cuestión que quizás se corone de hecho con la concesión a Rusia de sus objetivos en Ucrania, pero aplicando sanciones que perjudican también la "vieja Europa" (Alemania y Francia) que no termina de aceptar su subordinación a EEUU.

12-El argumento de Putin acerca de que invade Ucrania porque la seguridad de Rusia está en riesgo, revela claramente una forma reaccionaria e imperialista de plantear su seguridad nacional, y de resolver la cuestión basado en su poderío militar. La Rusia actual tiene una característica similar a la de la Rusia zarista. Desde el punto de vista de su estructura económica tiene características de gran país semicolonial (lo que comúnmente se llama "emergente") al igual que Brasil, India y China, por lo cual era parte del BRIC. Pero tiene un desarrollo muy desigual en el factor militar, sobre todo por el arsenal nuclear heredado de la URSS, como de un poderoso ejército, pertrechado con moderna tecnología militar.

Putin no es ningún "amigo del pueblo" ni de las naciones semicoloniales, como lo demuestra la intervención rusa para aplastar el levantamiento obrero y popular en Kazajistán. Rusia actúa exclusivamente para defender sus intereses de potencia regional, en el marco de las fuertes tensiones que provoca la presión de EE-UU y la OTAN sobre su frontera occidental.

Rusia apoyó los levantamientos de la población del Donbáss contra el gobierno central de Ucrania, sólo porque le servían a los intereses de la gran burguesía gobernante. En cambio, los de los obreros y el pueblo de Kazajistán iban en su contra y por eso los aplastó.

Por su parte, como ya dijimos, Ucrania es un peón en manos de la OTAN, que parece que ha decido sacrificarla, como una pieza secundaria en una jugada de ajedrez, en aras del objetivo principal.

13-Algunos de los gobiernos de los países latinoamericanos se han pronunciado directamente a favor de Rusia, como Maduro (Venezuela), mientras que Bolsonaro lo ha hecho indirectamente; en Bolivia mientras que Evo Morales (principal dirigente del MAS) responsabiliza por esta guerra al intervencionismo de EE-UU apoyando en los hechos a Putin, Luis Arce (presidente) prefiere un posicionamiento que no lo enfrenta a EE-UU, pronunciándose por la paz; otros definieron su posición directamente a favor de Ucrania, para encajar en la línea de EE-UU como Boric (presidente electo de Chile); o como el caso de Alberto Fernández de Argentina deslizándose a favor de Ucrania-EE-UU, y ahora condenando la invasión, a la vuelta de su reunión con Putin, pocos días antes de la guerra.

Los trabajadores ucranianos y rusos, no tienen ningún futuro ni bajo la bota de Putin ni de la OTAN. Para no ser usados de carne de cañón en una guerra reaccionaria, debieran unirse para luchar tanto contra Putin como contra Zelensky y EE-UU/OTAN. Transformando la guerra reaccionaria en guerra civil revolucionaria, para instaurar, tanto en Rusia como en Ucrania, un régimen obrero y socialista.

Esto significa en Ucrania, la organización de comités de base entre las tropas, y de los civiles en armas, la elección de sus oficiales, la confraternización de soldados rusos y ucranianos, la organización obrera y popular en los barrios, para el derrocamiento revolucionario del régimen reaccionario proimperialista de Zelensky y su reemplazo por un gobierno obrero y popular basado en soviets de obreros soldados y campesinos pobres. Y significa en Rusia el desarrollo de la movilización que ha comenzado contra el régimen de Putin, hasta su derrocamiento revolucionario y la instauración de un nuevo estado obrero, una dictadura del proletariado, basada en la democracia soviética. Mientras que los trabajadores y el pueblo ucraniano no tengan fuerzas para instaurar su propio gobierno, ni organizar sus propias milicias independientes, no tendrán otra opción que combatir al ocupante ruso como parte de las fuerzas armadas del gobierno, pero sin darle a este ningún apoyo político.

14-En este sentido, las consignas "contra la guerra" o por la paz, pueden jugar un papel progresivo cuando provienen de las aspiraciones justas de las masas populares. En ese caso, se trata de un pacifismo honesto, al que deberemos explicar pacientemente que la paz bajo el capitalismo solo es una tregua entre las guerras. Y que a las guerras reaccionarias hay que oponerle no una paz en abstracto, sino la guerra civil entre las clases, transformado la guerra nacional imperialista o reaccionaria, en guerra de los trabajadores contra el orden capitalista.

Sin embargo, organizaciones centristas que se autotitulan trotskistas se adaptan de manera oportunista al atraso político de las masas populares, sobre todo de la clase media "democrática", y hacen actos y concentraciones convocados con la consigna "Contra la guerra" en sí misma pacifista además de abstracta. Pero, debajo de la cobertura de afirmar que también están contra la OTAN, engalanan esos actos con grandes banderas de la nación ucraniana (como el PTR de Chile, grupo de la FT-CI dirigida por el PTS de Argentina).

Al considerar la caracterización sobre la base de líneas nacionales, terminan capitulando a la burguesía nacional "agredida", lo cual indirectamente se transforma en una capitulación a la OTAN. El carácter de la guerra se establece según el carácter de los Estados enfrentados. Pero la política de un partido que se pretende revolucionario y trotskista nunca puede basarse en las fronteras nacionales sino en las líneas de clase, aun cuando se tratara de la defensa de la nación oprimida y su estado nacional. Por lo tanto, nunca debe hacer reverencias al nacionalismo burgués y menos al reaccionario nacionalismo ucraniano.

15-Pero esta guerra en curso, no es una guerra entre dos países, sino la primera batalla preparatoria de una nueva guerra mundial a la que nos arrastra el capitalismo imperialista en su decadencia.

Solo la movilización revolucionaria de los trabajadores y los pueblos del mundo pueden evitar la guerra mundial cuya perspectiva se acerca. Sólo con la revolución socialista triunfante en varias de las principales potencias imperialistas se podría impedir la guerra. Debemos explicar pacientemente esta situación y la perspectiva en un período próximo de una nueva guerra mundial a la que nos arrastra el imperialismo en su decadencia, amenazando a la humanidad con un holocausto de incalculable magnitud.

Es por eso que no hay tarea más urgente para la vanguardia obrera, de la juventud y el pueblo pobre y oprimido, que construir partidos obreros revolucionarios, basados en el marxismo, leninismo y trotskismo, como secciones de un partido mundial, de una Internacional Obrera Revolucionaria.

Comité de Enlace Internacional (CSR-ETO Venezuela; PCO Argentina; FSR Bolivia) y revista El Porteño de Valparaíso, Chile.

28/2/22

00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

(1) Se puede tener una visión más amplia y completa de nuestra caracterización de la dinámica general hacia la tercera guerra, leyendo nuestra declaración del 27/1/22: "Amenazas de guerra en Europa".

(2) Pero Lenin advertía que en la época imperialista no había sólo guerras reaccionarias que tuvieran ese carácter, si no que podría haber "guerras justas" por ejemplo, de un país oprimido contra un país opresor (el CMI debería haberlo recordado durante la guerra de Malvinas), y también guerras revolucionarias de un Estado Obrero contra un país capitalista o imperialista.

(3) Que ya había logrado introducir hace 7 años, cuando apoyó en el 2014 al llamado movimiento del Euromaidán, impulsando la caída de Yanukovich.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 432 veces.



El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: