2022 es el primer año de un mundo multipolar

El presidente de Estados Unidos controla 750 bases militares en 80 países diferentes. También tenía el bolsillo más grande, la moneda de reserva del mundo, así que, ergo. El monopolio estadounidense en el uso de la fuerza terminó con la intervención rusa en Siria.

El gobierno estadounidense se designó a sí mismo como el policía mundial que podría seguir imponiendo un orden mundial "basado en reglas", siempre y cuando Estados Unidos siguiera estableciendo las reglas.

Estados Unidos ha entrado en una nueva era en la que ya no puede cambiar de régimen por la fuerza de las armas o sanciones. Debería continuar con la urgente tarea de buscar otros medios para eliminar los conflictos.

Después del daño causado en este siglo pasado por los conflictos ordenados, creados y respaldados por los presidentes de Estados Unidos - Afganistán, Irak, Siria, Yemen, Libia - eso no es solo una responsabilidad sino un deber.

El indulto de 30 años que se concedió a Estados Unidos gracias al colapso de la URSS ha expirado, todos los esfuerzos de expansión imperial desde entonces (Afganistán, Irak, Siria, Libia y el "cinturón suicida" de Europa del Este) han sido un total desastre. Mientras tanto, una Rusia renacida, respaldada por gran parte del resto de Eurasia, ahora está cambiando las tornas y ordenando a Estados Unidos en términos perfectamente poco diplomáticos. Y ahora esto: Barbara Waters de CNN comienza a hablar sobre la desintegración y la Guerra Civil en Estados Unidos.

Los dos documentos describen en detalle lo que Washington debe hacer para evitar las consecuencias de romper su acuerdo verbal suscrito con Mikhail Gorbachev de no expandir la OTAN hacia el este.

No hay nada que negociar porque Rusia tiene ahora la fuerza necesaria para imponer sus exigencias: estos documentos no deben utilizarse como punto de partida para las negociaciones; son una invitación para que Washington reconozca y repare sus transgresiones. Washington rompió el trato que hizo con Moscú de no expandirse hacia el este.

Ésa es la única opción que se puede tomar: retirarse voluntariamente y hacer las paces o negarse y ser castigado.

Con China preparada para recuperar por las buenas o las malas su provincia de Taiwán. La habitual prepotencia de Washington deberá ser más prudente y ponerse de acuerdo con Beijing y Moscú en los asuntos Internacionales durante el año 2022 y de allí en adelante.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 652 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: