Trump, el pirómano climático

California arde, Washington arde, Oregón arde, tres estados de la costa noroeste en el Pacifico estadounidense han perdido en conjunto por los incendios más de 40 000 kilómetros cuadrados debido, según los científicos, al gran deterioro de la naturaleza por el cambio climático, realidad que el presidente de esa nación, Donald Trump se niega a reconocer ni a trabajar por mejorar la situación.

El desastre ambiental en estos tres Estados ha sido catastrófico con bosques, barrios y ciudades arrasadas por las llamas, nubes de humo que contaminan y provocan enfermedades y decenas de personas fallecidas.

Ante tamaño desastre, el presidente Donald Trump se vio obligado a viajar a California pero no para ofrecer ayuda sino en un intento por realizar propaganda a favor de su reelección en noviembre próximo.

Como ya es tradicional, ese Estado siempre vota en los comicios por los demócratas y Trump viajó allá en un intento por desacreditar el trabajo que ha realizado el gobernador Gavin Newsom por no haber controlado con eficiencia los incendios.

Desde que arribó al aeropuerto de Sacramento y en una Mesa Redonda donde también se encontraba Newsom, el magnate culpó de los fuegos a la mala gestión forestal por parte del gobierno estadual y dijo que los "árboles son como cerillas que mueren y se secan en los bosques".

Newsom, lo interrumpió y enfatizó que en 29 días ocurrieron 1 100 incendios, que "el calor se está haciendo más intenso y la sequedad más aguda" y que "es evidente que el cambio climático es real y lo está exacerbando".

Por su parte, el secretario de la Agencia de Recursos Naturales del Estado, Wade Crowfoot, instó a Trump a "reconocer el clima cambiante y lo que significa para nuestros bosques, pues si ignoramos esa ciencia y pensamos que todo se trata de la gestión de la vegetación, no vamos a tener éxito juntos protegiendo a los californianos"

El magnate hizo caso omiso a esas aseveraciones y después presidió una ceremonia en homenaje a los pilotos de la Guardia Nacional que realizaron rescates aéreos de familias atrapadas en una zona de recreo cerca de Fresno y seguidamente partió a un acto de campaña en Phoenix. En las dos horas que estuvo en California Trump no vio un solo incendio y eludió cualquier confrontación pública sobre la realidad del cambio climático.

Contra toda lógica científica, el presidente insistió en que los líderes demócratas de los Estados afectados tienen la culpa de no limpiar las hojas y quitar la madera de los suelos del bosque, pero no ha ofrecido ninguna evidencia para respaldar su afirmación. Los expertos en incendios forestales dicen que quitar hojas no tiene sentido para los vastos bosques y áreas silvestres de Estados Unidos, y muchas de las llamas se han originado a través del chaparral costero y los pastizales, no en el bosque.

Por no dejar de expresar barbaridades, Trump aseguró que "la ciencia no sabe" que es lo que está pasando con el cambio climático, en contra de las evidencias científicas que señalan a ese fenómeno como el causante principal de los graves cambios en la naturaleza.

Solo en California han ardido 12 500 kilómetros cuadrados en lo que va de año, una extensión 10 veces mayor que la ciudad de Nueva York y casi 30 veces superior al récord de años anteriores.

Pero qué se puede esperar de un presidente que en cuatro años de gobierno, retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima, desreguló las emisiones de las centrales térmicas de carbón y disminuyó las exigencias de eficiencia energética de los vehículos.

El candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, no desaprovechó las barbaridades expresadas en Sacramento por el jefe de la Casa Blanca para denominarlo como el "pirómano climático" por sus políticas ambientales.

"Los incendios están quemando los suburbios en el oeste, las inundaciones acaban con los barrios suburbanos del medio oeste, los huracanes hacen peligrar la vida suburbana a lo largo de nuestras costas. Si tenemos cuatro años más de negación de crisis climática de Trump ¿Cuántos barrios acabarán quemados?", señaló Biden.

Innegablemente que el "pirómano climático" no solo atenta contra los habitantes de su país, sino de todo el planeta.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 420 veces.



Hedelberto López Blanch

Graduado de contador (1967) y Licenciado en Periodismo (1972). Ha reportado numerosos eventos internacionales celebrados en Cuba, Angola, Zambia, Mozambique, Libia, Tanzania, Qatar, Zimbabwe, Sudáfrica, Alemania y Rusia. Fue corresponsal permanente de Juventud Rebelde en Nicaragua y asesor de redacción del diario Barricada en esa nación centroamericana entre 1985 y 1987. Ha obtenido varios premios de periodismo.

 hedelberto@yahoo.es

Visite el perfil de Hedelberto López Blanch para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: