Trincheras de Ideas

Fidel Castro, 3 años sin el genio y máximo estratega

Hace 3 años partió a otros espacios el camarada Comandante Fidel Castro Ruz. Aún brotan lágrimas de millones de cubanos, de trabajadores y trabajadoras de todo el mundo, que se resisten a creer o admitir que un líder de tamaña estatura haya desaparecido del mundo terrenal, que su discurso invencible contra los enemigos de los pueblos, el imperialismo yanqui y las oligarquías y burguesías del mundo a los que no sólo fustigo sino que incluso venció política y militarmente, valga el ejemplo de la derrota terrible, total y absoluta del ejército sudafricano al que hizo, junto a los valientes patriotas angolanos, morder el polvo de la derrota en las batallas de Cuito Cuanavale, en Angola. De esa incontrovertible derrota militar cambió radicalmente la situación de Sudáfrica, fue liberado el gran Nelson Mandela, quien se convertiría en el primer presidente negro del gigantesco país y quedó abolido el apartheid. Y no sólo eso, sino que Nabimia, de colonia surafricana pasó a ser nación independiente bajo la dirección del presidente Mugabe. Aquella fue una de las más grandes victorias políticas y militares infringidas por la sabia y acertada dirección de unos de los más grandes y geniales estrategas del siglo XX y XXI, Fidel Castro.

 

Humberto Gómez y Fidel Castro en La Habana

Cuba, la amada Cuba, la Isla de la libertad, la dignidad y el decoro, el Faro de América, es otra desde aquel 1° de enero de 1959 cuando triunfa la Revolución y todo da un vuelco de 180° grados. Cuando la indignidad, el mercantilismo, la sumisión burguesa y cipaya al imperialismo norteamericano habían hundido al sufrido país, renació el Apóstol José Martí en la Generación del Centenario que formó y organizó Fidel y se lanzó al combate contra la satrapía criminal de Fulgencio Batista y sus 80 soldados mercenarios, primero con el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, luego con el desembarco de Granma en noviembre de 1956 y la guerra de guerrillas en la Sierra Maestra que duraría tres años. No era sólo una guerra, cada combate era la piedra de la Cuba nueva, así lo entendió el ideólogo, teórico, estratega y conductor de aquel proceso, Fidel Castro, que levantó el programa social, político y económico justo y adecuado para cambiar radicalmente la realidad cubana, programa que comenzó a ejecutarse incluso antes del triunfo revolucionario en las zonas que fueron liberando.

El Comandante Fidel Castro y el liderazgo de la Revolución Cubana, el Che Guevara, Raúl Castro Camilo Cienfuegos y decenas de hombres y mujeres más (Haydée Santamaría, Melba Hernández, Vilma Espín…), lo que hicieron fue una verdadera epopeya, la gesta más trascendental del siglo XX en el continente americano, algo simplemente impensable, que una pequeña Isla de escasos 10 millones de habitantes, a 90 millas del territorio de los Estados Unidos, dirigidos por un puñados de valientes encabezados por Fidel, retaran y vencieran a unos de los países más poderosos del orbe, los Estados Unidos del Norte, lo humillaran y lo obligaran a respetarlos.

No faltaron las agresiones, los sabotajes, el terrorismo más brutal la invasión mercenaria (abril de 1961) con apoyo multinacional pero el pueblo cubano, bajo la conducción de Fidel y el Partido Comunista, no sólo no se rindió sino que se preparó. En una alianza con el gobierno de la URSS que dirigía Nikita Jhruschov, éste le ofreció apoyo militar defensivo y se trasladaron a Cuba un conjunto de misiles con cabezas nucleares, estando los cohetes instalados en Cuba el gobierno norteamericano que presidía Kennedy descubrió los hangares donde estaban los cohetes, utilizando los aviones espías U-2 (uno de estos aviones, por cierto, fue derribado al ser descubierto por los cohetes cubanos). Vino lo que entonces se llamó la crisis de los cohetes atómicos, los EEUU bloquearon navalmente a Cuba (por cierto, el gobierno cipayo y reaccionario de Rómulo Betancourt envió varias naves de la armada venezolana a formar parte del bloqueo a la Isla). El gobierno soviético reculó ante la andana diplomática, militar y publicitaria norteamericana y ofreció sacar los cohetes de Cuba a cambio que los Estados Unidos retiraran sus cohetes atómicos que estaban en Turquía y apuntaban a la URSS, y que Cuba no sería atacada en lo sucesivo.

Sacados de Cuba los cohetes por los soviéticos, el gobierno imperialista norteamericano planteó "revisar" a Cuba para verificar si no quedaban cohetes ocultos, a lo que Fidel se negó de manera firme y categórica e hizo públicos los entonces llamados "5 Puntos de la Dignidad". Por esos días el Che Guevara, en una intervención dijo, refiriéndose a Fidel: "Pocas veces en el mundo ha brillado tanto un estadista".

Los Estados Unidos del Norte siguieron bloqueando económica y tecnológicamente a Cuba, bloqueo que había comenzado en 1960 y ya lleva 60 años, pero el pueblo cubano, siempre conducido por Fidel y el PCC y su alta conciencia política y convicciones patriotas, buscó salidas a esas agresiones y pusieron el acento en el deporte, la educación, las ciencias, la defensa, profundizaron su alianza con las URSS y el campo socialista y se elaboraron acuerdos y convenios de diversos género que beneficiaban a Cuba y a los países que los suscribían.

Es muy difícil compendiar lo hecho por Fidel en Cuba desde la toma del poder en 1959, pero también a nivel mundial. No podemos dejar de mencionar el fortalecimiento del intercambio entre Cuba y Venezuela, la relación, el vínculo, la alianza entre Fidel y Hugo Chávez a raíz del triunfo chavista en 1998. Baste mencionar los convenios médicos, la creación de la Misión Barrio Adentro y la presencia de 60 mil médicos cubanos en Venezuela a partir de 1999 y el año 2000. La preparación de miles de jóvenes venezolanos como médicos en Cuba primero, en Venezuela, después. El apoyo de 100 mil barriles diarios de petróleo enviados a Cuba, e infinidad de convenios que han fortalecido la hermandad entre los dos pueblos y gobiernos.

Fidel, que se salvó de 600 atentados a su vida ocurridos durante todos sus años como gobernante, ciertamente partió físicamente a otros espacios, pero su obra en todos los sentidos es tan inconmensurable que pasarán años para poder abarcar tanta riqueza política, pensamental y genialidad. No tiene comparación. Ninguno de los grandes líderes socialistas, comunistas, se le iguala, pese a sus grandes obras y beneficios para sus pueblos y naciones. El hecho de haber vivido y conducido a Cuba durante 60 años (1959/2019) lo diferencian de otros grandes dirigentes socialistas cuyo mandato político fue mucho más breve.

Pero no sólo en lo político, nacional e internacional, Fidel es un ideólogo, un pensador que ha enriquecido, e incluso modernizado el marxismo y el leninismo. La presencia cubana en Angola, Etiopía y otras naciones de África, en Vietnam del Sur, incluso los fracasos militares en Venezuela, Bolivia, etc., no disminuyen sus enormes aportes a la teoría, al pensamiento socialista.

A tres años de su partida, es necesario volver a Fidel, adentrarse en su gigantesca obra política, ideológica, humana; conocer los detalles de su vida, su inserción en la política, sus creaciones organizativas (el M 26-7) y militares (Ejército Rebelde), su concepción del socialismo con su componente nacional (José Martí). La creación del Partido Comunista de Cuba como conductor de la Revolución Cubana.

Por supuesto recordar su muerte para evocarlo con amor, no para lamentarlo, sobre todo para seguirlo, estudiar su gran obra, para seguir sus enseñanzas. Alegrémonos los latinoamericanos y caribeños de haber tenido un líder, un conductor, un pensador de la estatura descomunal de Fidel Castro, quien nos ha dejado la mejor de las herencias como pueblos, como vanguardias políticas, su obra, su trayectoria digna, sus aportes al pensamiento de Bolívar, de Martí, de Marx, Mao y Lenin.

Un día, en Palacio de las Convenciones de La Habana, en octubre de 2002, en el marco del Congreso de Periodistas Latinoamericanos y Caribeños, el Comandante Fidel Castro y yo hablamos de los acontecimientos políticos mundiales y venezolanos, por esos días se había produciendo el atentado de las Torres Gemelas; ya casi concluida la conversación le planteé al Comandante mi interés de escribir un libro sobre sus luchas y trayectorias. "Tienes un reto muy serio", me dijo, "pero te siento capaz de hacerlo, conozco de tu trayectoria y de tu amor hacia Cuba y apoyo a nuestra Revolución". Me sentí halagado por aquellas inesperadas palabras y comencé entonces el trabajo de compilar libros y fuentes y ya para el año 2007 estaba concluido y publicado el primer tomo de la biografía de Fidel Castro, la que le hice llegar a través de la Embajada Cubana en Venezuela, del amigo embajador Polanco. Está en preparación el segundo Tomo. Quedó pendiente una entrevista, lástima.

Creo que fue un buen y modesto aporte para no sólo conocer sino comprender la grandeza de este genio de la política.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 779 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: