Crítica ácida

16-N democracia de trumpadas representativas

Asombroso que un General, nuevo comandante de la policía en Bolivia reconocido pitiyanqui admirador del "way of life" estadounidense, se refiera a la Senadora racista y clasista autojuramentada Jefa de Estado, catalogándola de "flamante Presidenta". Este militar ultraderechista boliviano, en su discurso de aceptación al máximo cargo policial, reveló visceral odio a los indígenas, que son mayoría en la república plurinacional donde hasta la presidencia de Evo Morales Ayma, consideraban a los habitantes originarios prácticamente animales que debían cederle la acera a los no indios.

A las animaladas de la derecha en Bolivia contra mujeres de pollera y hombres de poncho, agregan amenazas a venezolanos y cubanos gritándoles comunistas. Bolivia es hervidero de injusticias imposibles de ocultar a los modernos celulares, en el conocimiento mundial la actitud represiva, torturadora, la discriminación a gente de menores recursos asesinados por solicitar el retorno de Evo. Los represores materiales son elementos mentalmente formados policial y militarmente para agredir a ciudadanos de condición social muy pobre, pese a lo logrado con el gobierno de Morales, según cifras de la CEPAL

En EE UU el Klu Klux Klan siglo XXI, encabezado por Donald Trump está en la mira de la justicia, al menos en el Poder Legislativo, Cámara de Representantes, para defender la igualdad verdaderamente demócrata, abriéndole juicio político al magnate, El 13 de Noviembre 2019, dio comienzo este nuevo aspecto del juego político en la potencia mundial guerrerista y amenazadora.

Trump puede convertirse en el tercer presidente estadounidense sometido a juicio político, después de Andrew Johnson 1868 y Bill Clinton 1998. Ninguno fue destituido y es poco probable que Trump lo sea, para ello debe ser condenado por el Senado, y allí partido republicano tiene mayoría.

Esa radiografía de la supuesta democracia perfecta que le vendieron al mundo los medios de agitación social, adormeciéndonos con superhéroes en tv y en el cine, mantienen prácticamente obligado al mundo a ver sus "perfecciones", pero les es imposible ocultar como antes la costumbre de drogar a sus soldados, para darles valor en las guerras que les permiten flotar su economía, con la fabricación y venta de armas.

"Fuimos cobardes en Corea" es un libro recogido por órdenes del gobierno de Washington en los años cincuenta del Siglo XX. Luego para evitar aumentar el desprestigio por lo ocurrido en Vietnam, los desmanes de soldados gringos ebrios y drogados torturando, vejando y matando civiles vietnamitas, nos desparramaron filmes sobre "héroes de guerra", igual que lo habían hecho en el cine al finalizar la II Guerra Mundial, para elevar la moral del colectivo internacional, a favor de EE UU.

A toda costa deponen gobiernos de izquierda donde el socialismo accede por elecciones, evitando que se hagan presentes filmaciones del aplastamiento de automóviles con familias dentro, por tanques estadounidenses en Panamá 1989, o antes en República Dominicana 1965. Hoy en Bolivia, Chile, Ecuador, Honduras, Argentina y Brasil, manipulan los garrotazos y puntapiés que policías y militares les aplican a los manifestantes, disparando perdigones a los ojos, o los asesinatos de la ultra derecha a colombianos luchadores sociales, hombres, mujeres y niños.

Crean peleles mequetrefes espantapájaros, féminas o varones autojuramentados y autocomplacientes reconociéndose entre sí. No son electos, sino puestos por la vesania gringa descrita en esta "ácida". Sentiría gran vergüenza si me arrastrara al pitiyanquismo disfrazado de democracia representativa, para salir este 16 de Nov. 2019 en la Venezuela bolivariana antiimperialista y digna, manifestándome a favor de semejantes neo nazis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 396 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a284395.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO