Visos de derrota estratégica de Rusia y China en Oriente Medio

Las noticias siguen corriendo aceleradamente:

“Irán derriba un dron RQ-4 Global Hawk estadounidense: ¿qué sucedió?”. Nota publicada el 21 de junio de 2019, en: Rusia Today: https://actualidad.rt.com/actualidad/318655-iran-derribar-dron-rq-4-detalles

“Hezbolá golpea carro militar israelí; hay muertos y heridos”. Nota publicada el 2 de septiembre de 2019, en: HispanTV: https://www.hispantv.com/noticias/el-libano/436839/hezbollah-tanque-israel-guerra

“El Ejército israelí ataca objetivos de Hamás en Gaza tras un ataque con un dron en Israel”. Nota publicada el 8 de septiembre de 2019, en: mundo.sputniknews.com: https://mundo.sputniknews.com/oriente-medio/201909081088617383-el-ejercito-israeli-ataca-objetivos-de-hamas-en-gaza-tras-un-ataque-con-un-dron-en-israel/

“Erdogan alimenta sus ambiciones otomanas con su apoyo al terrorismo en Siria”. Nota publicada el 15 de septiembre de 2019, en: Sana: https://www.sana.sy/es/?p=114643

Ya sabemos que entre las tres superpotencias capitalistas existe paridad estratégica, pero, aquí en Oriente Medio, además, hay paridad en el armamento convencional. Irán, tiene en su poder misiles de mediano alcance que pueden llegar a más de 2000 kilómetros de distancia (lo dijo el comandante de la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria Islámica, Amir Alí Hajizadeh, el 15 de septiembre de 2019 en Sputnik), como aquella que fue lanzada por las fuerzas aeroespaciales del CGRI (El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica) el 1 de octubre de 2018 que para dar en el blanco tuvieron que atravesar todo el espacio aéreo iraquí, nada menos que 570 kilómetros, la tercera parte del espacio que recurrieron los misiles Kalibr que Rusia hizo explotar el 7 de octubre de 2015 (1). El Hezbollah, después de su anunciado castigo a las tropas israelíes el 2 de septiembre del 2019, operativo en el que destruyó un carro blindado de combate utilizando misiles avanzados, ahora anuncia que puede destruir los temibles drones artillados israelíes. Y no olvidemos que Siria tiene en su poder los S-300 rusos que, no se sabe por qué razones, no lo utiliza.

Pero todo esto ocurre en medio de la gran crisis económica que acogota a las tres superpotencias capitalistas. Entonces la necesidad de las burguesías de estas superpotencias por salir de la crisis económica es muy intensa y, aquello se produce por la vía del asalto de mercados y zonas de influencia que de hecho están unidas al asunto del poder, es decir, al logro de la hegemonía mundial. Algunos no lo entienden así.

Entonces tras lo anterior es posible observar que el sistema imperialista está en su hora crucial, pues, la agudización de las crisis, económica y militar, están muy tensadas y batiéndose muy fuertemente. Aviva esta situación las ambiciones guerreristas de las burguesías financieras, particularmente, muy intensas en las burguesías estadounidenses.

Ahora aquella situación está agravada por la pugna a muerte entre Estados Unidos y China por el dominio e imposición de la tecnología denominada 5G (teléfonos) en los que este último país (China) lleva una considerable ventaja al incorporar la criptografía cuántica en la comunicación, con la que prácticamente se estaría anulando el dominio estadounidense en materia de espionaje sobre el mundo.

En este contexto, Oriente Medio es una región absolutamente estratégica. Es el principal reservorio de la energía mundial. Hasta allí van, de una u otra forma, todas las economías del mundo a abastecerse de energía para hacer funcionar sus industrias. Es la región más importante en lo que refiere a energía del planeta.

Aquí Irán es, en las actuales condiciones particulares autónomas de su desarrollo capitalista, el centro de toda la agitación de las tres principales burguesías por controlar este país y resolver sus asuntos.

Bien sabemos que el petróleo es la energía fundamental para la sobrevivencia del sistema de producción capitalista. A ninguna burguesía financiera le interesa una alternativa al petróleo. El control del petróleo ocasiona grandes pugnas y prácticamente incendia las contradicciones. Quien lo controla posee un arma muy poderosa.

Observar esto es imperioso. No olvidar que en todo conflicto hay vencedores y vencidos y en toda coyuntura, avances y retroceso. Hay que tomar nota de esto. No hay que olvidar de la enorme bravuconada de la parte estadounidense. Aquello ha sido muy sangriento (Libia, Siria, Yemen, etc.).

¿Por qué las bravuconadas del Pentágono incendiaron el planeta? Aquí, esto, lo estamos observando desde el punto de vista de las contradicciones inter-imperialistas. Después de todo aquello fue así porque Rusia y China no tuvieron el coraje de pararlo a tiempo. Lo dejaron pasar con una serie de erráticas estrategias defensivas. Incluso las provocaciones estadounidenses llegaron hasta las mismas fronteras de estos dos países. Lo dijimos en enero del 2018 después de la derrota militar estadounidense en la península coreana: “¿Y ahora Rusia y China responderán con la misma firmeza y dignidad de la Gran RPDC?”. La única razón que puede explicar esto es que Rusia y China no entendieron la paridad estratégica y menospreciaron el potencial de sus fuerzas estratégicas.

Entonces en Oriente Medio, aun de la tendencia geopolítica capitalista, existen serios riesgos de derrota estratégica para Rusia y China. En la novísima coyuntura geopolítica establecida a partir de octubre de 2017 (derrota militar estadounidense en la península coreana) existen dos situaciones en Oriente Medio que pueden afectar seriamente a estos países (Rusia y China) y frenar momentáneamente la tendencia geopolítica capitalista.

Veamos esas dos situaciones:

Primero, el caso iraní (país, donde puede darse el gran zarpazo):

Cierto, Oriente Medio es el centro de las ambiciones imperialistas donde Irán por las condiciones históricas autónomas de su desarrollo capitalista se convierte en el centro de la disputa inter-imperialista, cuyo control y saqueo principalmente de su petróleo es observada como un aliciente muy poderoso que puede empujar a un nuevo ciclo de acumulación y reproducción capitalista y luego conducir a un nuevo ciclo económico de avance del sistema. Entonces la confrontación es muy fuerte. Los imperialistas estadounidenses se la están jugando todas y la están arremetiendo con toda saña a sabiendas de las veleidades geopolíticas de Rusia y China. Los riesgos ciertamente son muy graves sobre este país (Irán).

Bien sabemos que las provocaciones estadounidenses no deben ser menospreciadas. Estados Unidos puede golpear con armamento nuclear a los países desarmados. Sabemos lo inescrupuloso que es la burguesía estadounidense. Lo dijimos en más de una oportunidad. En este caso el asunto es contra Irán, asunto en el cual puede dejar a Rusia y China sin capacidad de respuesta o tal vez con sus complacencias disimuladas.

Algo de esto adelantó, Donald Trump, el 21 de Agosto de 2019 refiriéndose a Afganistán: “Podríamos ganar la guerra (de Afganistán) rápidamente si quisiera matar a 10 millones de personas…Si quisiera, Afganistán sería borrado de la faz de la tierra. Terminaría en 10 días.” (2).

Estados Unidos sabe que Rusia y China no responden ni responderán a sus provocaciones y por eso sus bravuconadas militares y económicas son cada vez muy graves. En concreto la burguesía fascista de Estados Unidos sabe de las debilidades geopolíticas de ambos países (Rusia y China). Además, es consciente que tiene una buena logística nuclear en Israel, su colonia y su base de ojivas nucleares en Oriente Medio al que en lo absoluto le importaría sacrificarla, pues, Irán, de cualquier modo, va responder, ese es el riesgo que los fascistas estadounidenses se las van a jugar.

Cierto, Irán tiene buena armamentística. Lo hemos afirmado en más de una ocasión. Pero ya debe salir de toda esa trampa tendida por Estados Unidos y los países europeos de maniatarla a una cumbre nuclear que ya no existe (Estados Unidos lo mando al traste). Una política errática de ir rebajándola paulatinamente. Aquello es crucial. Debe acelerar su armamentística estratégica. ¿Esto es posible? Por supuesto, toda autodefensa es posible. Es una nación independiente y lo puede hacer con pleno derecho a las reglas internacionales y los derechos históricos de las naciones.

La arremetida estadounidense sobre Irán puede apurar un nuevo ciclo de acumulación y reproducción capitalista tan esperada por las tres burguesías financieras de las tres superpotencias capitalistas. No olvidemos que lo central de la geopolítica mundial del momento es que Estados Unidos quiere hundir a Rusia y China y estos dos países quieren hundir al primero. Pero en lo referente a Irán, estas tres avarientas burguesías quieren apoderarse o repartirse este país (Irán). Así, en la actual geopolítica mundial, este país (Irán) es crucial para las tres superpotencias capitalistas. Sencillamente, Irán está en el ojo de la tormenta.

Rusia y China son países capitalistas igual que Estados Unidos. Al diablo todas las mediocridades respecto a que son países “desinteresados, socialistas, super-demócratas y desprovistos de un fondo económico y político en sus conceptuaciones geopolíticas”, las tres superpotencias capitalistas buscan los medios necesarios para salir de la gran crisis económica con un nuevo ciclo de acumulación y reproducción y luego superponerse el uno sobre el otro en la hegemonía mundial. En Estados Unidos, estas desesperaciones, sencillamente, son muy descaradas.

En este sentido, Irán, no puedo negarlo, está en grave riesgo. La nación persa debe pasar de inmediato a cuadrar correctamente su estrategia de autodefensa y por supuesto su estrategia de contra respuesta. Prácticamente el ataque es inminente. Esto se está batiendo a cien por hora después del 14 de septiembre de 2019 (ataque con drones que provocó incendios en dos refinerías de la compañía Saudi Aramco en los distritos de Abqaiq y Khurais, en el este de Arabia Saudí).

Segundo, el caso Turco (Erdogan, el siniestro confabulador pro-estadounidense, puede convertirse en el facilitador del gran zarpazo):

El asunto se arrastra desde el año 2016 cuando el 16 de julio de aquel año se produjo un aparente conato de golpe militar contra el gobierno del dictador Recep Tayyip Erdoğan de Turquía. En realidad, lo dijimos, un operativo militar planeado y ejecutado milimétricamente por el Pentágono, la OTAN y el propio Erdogan para mostrar a Turquía en una situación de viraje hacia Rusia y así desarmar el posicionamiento geopolítico de este país (Rusia) en Siria y Oriente Medio.

Las transnacionales de la información entonces cumplieron su papel. Descargaron toneladas de desinformación para distorsionar aquel hecho. El asunto era mostrar a Turquía y Estados Unidos enfrentados. Esto no era nuevo, lo hacían desde hace mucho tiempo con el Estado Islámico y sus propios fantoches (paramilitarismo). Y el operativo militar fue pintado como un golpe de estado fallido del Pentágono contra Erdogan.

Cuando el 27 de agosto de 2016 escribí el artículo:” Pentagono, Otan y Erdogan en operativo militar para desarmar posicionamiento geoestratégico de Rusia en Siria y Oriente Medio” fui muy claro cuando afirmé:

“Desde aquí reto a quienes sostienen esto que me demuestren que en un plazo de tres meses Turquía este fuera de la OTAN. ¿Un golpe de estado del Pentágono sofocado? ¿Sabéis de lo que estáis hablando? Si en verdad hubiera sido así, entonces aquello sería un acontecimiento de tremenda envergadura histórica (una verdadera revolución en el mundo) que de inmediato estaría conduciendo, primero, a la retirada de Turquía de la OTAN, luego, a la finalización de la agresión en Siria y, finalmente, a la pérdida definitiva de la hegemonía mundial estadounidense con grandes cambios en Europa y el mundo entero. Entonces semejante acontecimiento no es cualquiera y, no lo ejecuta cualquier individuo. Para esto deben cumplirse algunas precondiciones. Sus ejecutores deben poseer una solvencia moral revolucionaria a toda prueba. Y Recep Tayyip Erdoğan, ciertamente no está a esa altura. Definitivamente”.

“Además, si hubiera constituido para el Pentágono un intento fallido de golpe militar, ahora mismo estaríamos frente a una seguidilla de nuevas intentonas golpistas hasta echar del gobierno a Recep Tayyip Erdoğan (por supuesto aquel golpe militar nunca llego hasta ahora, 16 de septiembre del 2019 en que escribo este artículo). Hay tranquilidad en las relaciones bilaterales turco-estadounidense. Es más, el Pentágono ni siquiera ha respondido verbalmente”.

En efecto desde esa fecha los contubernios de Estados Unidos y Turquía han sido permanentes. El último lo encuentro cuando los representantes de ambos países se reunieron a inicios de septiembre de 2019 (solo hace unos días) para realizar el primer patrullaje terrestre de la zona de seguridad en contra de la integridad territorial de Siria.

Veamos:

“Los militares de Turquía y EEUU realizaron la primera patrulla terrestre conjunta de la zona de seguridad en el norte de Siria, comunicó el Ministerio turco de Defensa. "En el marco de los eventos para la creación de la zona de seguridad en el norte de Sira al este del Éufrates, los militares de Turquía y EEUU comenzaron la primera patrulla terrestre con el uso de vehículos de transporte y aviones no tripulados al sur de Akcakale en el territorio sirio", dice el comunicado del organismo. El 6 de septiembre el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, declaró que los militares turcos y estadounidenses realizarían el 8 de septiembre las patrullas terrestres de la zona de seguridad en Siria” (3).

Entonces, todo este proceso simplemente es una trampa mortal que desarma todo el posicionamiento estratégico de Rusia y China en esta región. La geopolítica absolutamente sinuosa de Turquía y Estados Unidos es terriblemente mortal contra estos dos países. No podemos negar que la opacidad de Turquía ha sido perfecta.

En esto hay tres objetivos en Turquía: El objetivo central, no hay que olvidar, es desarmar el posicionamiento estratégico de Rusia y China en Oriente Medio a fin de permitirle un fuerte poder a Estados Unidos en esta región (Oriente Medio) y luego recuperar la hegemonía mundial perdida en 2010. Esto ocurre cuando China está en la hora presente en una confrontación muy fuerte con aquel país (Estados Unidos) por el asunto comercial. En segundo lugar para Estados Unidos es muy importante mantener ocupado a Rusia en Siria, mientras golpea a Irán. Y en tercer lugar, Turquía, aunque este es un asunto secundario, también estaría involucrada en la entrega de tecnologías de los S-400 a los estadounidenses. No es como algunos sostienen que Turquía habría entregado a Rusia los secretos de la tecnología de los F-22 y F-35 estadounidenses. Entonces Turquía sirve a estos protervos intereses y por eso sigue fuertemente involucrada en el norte de Siria, país con la que tiene una importante línea fronteriza desde donde penetra y provoca constantemente con sus paramilitares y su ejército. Y de allí su labor de confusionismo contra Rusia y la está jugando muy bien. Los estadounidenses y turcos, desde este punto de vista, al parecer, ya agitan un triunfo en todo Oriente Medio.

En estos últimos días de dura agitación mundial con fuerte riesgo de intervención contra Irán, tal vez con bombardeo atómico desde Israel, existen contrapuestos posicionamientos en la agresión a la heroica Siria, en que por una parte Rusia ha declarado el fin de la guerra (4), entre tanto el presidente de Irán, Hasán Rohaní, ha declarado: “Las tropas norteamericanas deben abandonar esa región [Siria] lo más pronto posible y también es importante que la soberanía del Gobierno sirio se extienda al este y al norte del Éufrates, como a todas las demás partes de Siria" 5). Y ese mismo día (16 de septiembre de 2019) se tenía conocimiento de la llegada al norte de Siria de una fuerte cantidad de armamento enviado por el Pentágono (6). Incluso hubo noticias que hablan de las intenciones del gobierno sirio por adquirir el sistema de misiles antiaéreo iraní Bavar 373 (7).

Con todo lo anterior es posible concluir que Recep Tayyip Erdoğan y las burguesías periféricas turcas que lo secundan, son las más siniestras y fascistas que existen en la política internacional. La catadura moral de estas burguesías no puede ser escondida en el caso sirio. Erdogan y su grupillo, aquí están completamente desenmascarados. Como lo denunció el periodista Stephen Lendman de Global Research: “Allí Erdogan y su familia, el principal liderazgo político del país está involucrado, coludidos con el grupo ISIS (sección paramilitar del ejército estadounidense), en el negocio ilegal, robo, contrabando y transporte de petróleo a Turquía para su refinación y venta. El viceministro de Defensa de Rusia, Anatoly Antonov, dijo: "Turquía es el principal destino del petróleo robado a sus legítimos propietarios, que son Siria e Irak" (8). Todo esto con el visto bueno de Estados Unidos (algo así como su hijo de puta, parafraseando al presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt que dijo del dictador nicaragüense Anastasio Somoza: «Puede ser que Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta»).Bien sabemos que en lo militar, Erdogan y las burguesías periféricas que lo secundan, quieren destruir este país y obstaculizan su reconstrucción, igual que Estados Unidos. Los hechos son numerosos. Siria ha denunciado esto desde un inicio. Turquía nada tiene que hacer fuera de sus fronteras. Debe retornar al interior de ellas. Lo de los kurdos es pura patraña que no tiene sentido.

¿Cómo ha ido madurando esto?:

En principio hay que ser claros que la coyuntura histórica desde finales de 2016 ha empezado a deslizarse a su tercera fase. Se dice la fase determinante y decisiva en el desenlace de esta coyuntura. No olvidemos que la gran crisis económica ya estaba en su décimo año. Un tiempo considerable en el que habrían madurado algunas disyuntivas. Los sufrimientos del proletariado mundial, al que han extraído enormes plusvalías, han ido aguantando o frenando mayores quiebras del sistema capitalista en todo este periodo de cruel pillaje. La gran carrera armamentística ha sido persistente que ha ido perfeccionando algunos dispositivos (armas) estratégicos. En tanto en China, Estados Unidos y Rusia, los hechos asumen a un estado de ebullición muy importante, por supuesto, en uno y otro lado, en sentidos inversos. En esto hay que acentuar la debacle económica de Estados Unidos. Este proceso es muy fuerte. Por supuesto las burguesías financieras desesperan por salir de la gran crisis económica y en este caso apuran sus descaradas agresiones contra los países débiles y la prolongación de los conflictos. Por eso esta tercera fase es decisiva.

Entonces el grupo de poder de Washington ha tomado una decisión, las que han sido conocidas por la opinión pública mundial en el discurso de toma de mando de Donald Trump el 20 de enero de 2017 donde se acepta la bancarrota económica de Estados Unidos y que en un primer momento salió a relucir como si fuera un retroceso en el orden de los acuerdos internacionales pero que en realidad era una ofensiva apuntada contra China e Irán. Es decir dirigido principalmente contra su mayor enemigo estratégico (China) y a lo más importante de la mayor zona estratégica del planeta (Irán).

Aquí algo sobre esto según “Washington Post” (9):

“Durante décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria americana; hemos subsidiado los ejércitos de otros países mientras permitíamos el triste agotamiento de nuestros militares. Hemos defendido las fronteras de otras naciones y rechazado defender las nuestras. Hemos gastado trillones de dólares en el extranjero mientras la infraestructura americana caía en la degradación. Hemos hecho ricos a otros países mientras la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país se han disipado en el horizonte. Una tras otra, las fábricas han cerrado y se han ido al extranjero, sin dedicar un pensamiento a los millones y millones de trabajadores americanos a los que dejaban detrás. La riqueza de nuestra clase media se ha quitado de sus hogares y redistribuido a lo largo de todo el mundo”.

Aquello fue llamado como una línea proteccionista y que en 2018 fue acentuada con medidas arancelarias firmadas en lo fundamental contra Europa y China, cuya respuesta ha sido recíproca. Aquello ha llegado a su clímax máximo cuando se supo que el 3 de julio de 2018 el yuan se había debilitado drásticamente con el objetivo de fortalecer su moneda nacional en el mercado global durante la guerra comercial contra Estados Unidos, por el que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado a China de estar manipulando su divisa para obtener ventajas comerciales. Se trata de una devaluación artificial del yuan como herramienta para sacar ventaja de las relaciones comerciales.

En realidad el déficit comercial de Estados Unidos es debido a que este país depende de los bienes de consumo Made in China. La importación de productos básicos procedentes de China (más de 462.000 millones de dólares) es propicia a través de la interacción de las cotizaciones mayoristas y minoristas (que contribuyen al valor añadido) a un aumento sustancial del PIB de Estados Unidos, sin necesidad de producción. Sin las importaciones chinas, la tasa de crecimiento del PIB sería sustancialmente menor. "Hecho en China" es la columna vertebral del comercio al por menor que indeleblemente sostiene el consumo de los hogares estadounidense.

Además las medidas proteccionistas aplicadas recientemente por Estados Unidos no son de reciente data. Vienen desde hace varios años. Y la guerra comercial sino-estadounidense viene desde 2010 cuando se rompió la alianza estratégica que en lo económico tenían firmado desde 1978.

Finalmente en el aspecto geopolítico, el tensionamiento estadounidense en la península coreana contra la RPDC había entrado en su límite máximo el 3 de septiembre del 2017 cuando este país (RPDC) mostro al mundo que era capaz de transportar en sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM) armamento nuclear de hidrogeno. Desde aquel momento Estados Unidos estaba en un grave impasse militar. Prácticamente estaba auto-acorralada. Algunos hablaban de un callejón sin salida.

Aquello por supuesto tuvo conexión con lo ocurrido en 2016 (segunda quincena de enero) cuando el uso del armamento convencional por el ejército estadounidense en su intento por ocupar Siria, tras su exacerbación el 30 de septiembre de 2015 con la intervención directa de Rusia, había llegado a su límite máximo. Es bajo estas condiciones que debe observarse esta situación. Y más aún ahora mismo están sobre acumulándose, forzándose y batiéndose inconteniblemente.

De sobra se sabía que cualquier ataque a la RPDC era un ataque al planeta en su conjunto, es decir, una aventura criminal contra la humanidad. Serían muy ilusos e ingenuos si algunos creyeran (Rusia y China) que aquello solo afectaría a la RPDC. Esto en realidad era una reflexión de unos pueriles tontos. Estamos hablando, qué duda cabe, de un ataque a un país que tiene armamento estratégico (armamento nuclear de hidrogeno) y misiles balísticos intercontinentales.

Y es en estas condiciones que se desploma el 14 de octubre de 2017 el letal imperialismo estadounidense. Prácticamente su rendición. Me refiero a la percepción que tuvo Estados Unidos de la advertencia que le había enviado la RPDC por medio de la presidenta de la Cámara Alta rusa, Valentina Matvienko (en el marco de la 137a Asamblea de la Unión Interparlamentaria celebrada entre el 14 – 18 de octubre de 2017 en San Petersburgo (Rusia)”, a fin de que parara su retórica belicista si no quería ser aplastado por el armamento nuclear. En efecto ese día Washington cambió su tono de amenaza contra este país (RPDC) después de haberse enterado por intermedio de Moscú que Pyongyang estaba lista para un combate nuclear. En la nota que hizo circular HispanTV el 12 de noviembre de 2017 cuyo título era: “Fuente rusa: Pyongyang está listo para ataque nuclear contra EEUU”, se podía leer lo siguiente: “Según reporta este sábado la agencia rusa de noticias Sputnik, una delegación norcoreana envió una carta al presidente ruso, Vladimir Putin, por medio de la presidenta de la Cámara Alta rusa, Valentina Matvienko. El informe explica que la misiva fue entregada por la delegación de Corea del Norte en el marco de la 137a Asamblea de la Unión Interparlamentaria (UIP) celebrada en octubre en la ciudad rusa de San Petersburgo.

Esto por supuesto no era cualquier cosa. Era parte de la nueva geoestratégica mundial que estaba imponiéndose en el planeta. En realidad había ingresado a una coyuntura especial sobre la base de una nueva correlación de fuerzas que hasta entonces se tenía en el planeta. Una situación que las prensas de los monopolios estadounidenses, europeos, rusos y chinos han callado miserablemente.

El asunto era muy grave que incluso el piso que sostenía a los grupos de poder mundial de segundo orden (India, Japón, Alemania) también estaba removido.

Por supuesto todo lo anterior no era ningún chiste. No lo era por las siguientes razones: primero, porque el 14 de octubre del 2017 la RPDC había demostrado al mundo que era capaz de enfrentar de igual a igual a la prepotencia del ejército estadounidense, pues, estaba claro que podía transportar en sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM) armamento nuclear de hidrogeno hasta territorio estadounidense. Segundo, que este armamento estratégico ahora estaba en manos de un país socialista y no de cualquier país que de palabra se llama socialista, además, un país que trabajaba por la construcción socialista aplicando en los hechos las enseñanzas de los padres del marxismo. Y que a partir de ahí el sistema imperialista devenía en una inestabilidad histórica y consecuentemente los riesgos para este sistema eran monumentales, haciendo que las perspectivas de las burguesías financieras se vuelvan totalmente inciertas, particularmente, muy inciertas para la burguesía financiera estadounidense. Y de lo que precisamente resultaba la enorme desesperación del conjunto de las burguesías financieras por aplastar a este país (RPDC).

Consecuentemente aunque a partir de aquel momento las cúspides y las llanuras podían alzarse en un abrir y cerrar de ojos, el pentágono no tenía ni un ápice de cojones para un ataque nuclear preventivo en forma solitaria. E incluso aquello ni siquiera puede darse con el involucramiento de Rusia y China. Bien, saben estos, y perfectamente, que aquello sería un suicidio. Ni que hablar para el imperialismo estadounidense. Los ejemplos de su astucia y malabarismo han sido muy claros a lo largo de la historia, sobre todo, su ingreso tardío a la guerra en la Segunda Guerra Mundial. Todo por apuntalarse por encimas de sus competidoras, lo que en la actualidad simplemente no va funcionar. Pues, ahora Rusia y China no se prestaran a semejante atrevimiento.

Y mientras apuraba la publicación de este libro (Octubre de 2018) soplaban fuertes vientos de intervención militar estadounidense sobre Irán. En efecto, por lo inicuo de su actual situación, el asunto inmediato para Estados Unidos es Oriente Medio y, allí el asunto es Irán. Por supuesto esto es a parte de su pugna con China que es una cuestión estratégica.

Pero en lo central hay que ser muy claros en advertir que todo este proceso se encuadra en el periodo especial al que ha ingresado el sistema capitalista después de la derrota militar estadounidense en la península coreana. Es un periodo cuya duración es una incógnita lo único que se sabe es que esta apuntalada por la multipolaridad, la paridad estratégica y la carrera armamentística, este último como su catalizador.

Cierto, el panorama internacional es muy complejo, llena de incertidumbres. Tal vez llena de sorpresas. No ha sido para menos, es la caída de un poder inmenso, jamás construido en la historia universal. Aunque algunas veces hemos hablado de una rápida concreción de los nuevos poderes (nuevos bloques geopolíticos), en realidad aquellos marchan en medio sorpresas por los vaivenes de la geopolítica mundial actual. Sin embargo ayuda a entender esta situación nuestro conocimiento de la segunda y última fase del sistema capitalista que en las últimas décadas marcha con sus leyes sumamente agolpadas y al parecer en un ciclo económico largo de contracción con características terminales. Esto esta concretada en la actualidad en posicionamientos geoestratégicos, tanto en el nivel de las caducas burguesías financieras (graves provocaciones entre superpotencias capitalistas, graves agresiones a los países desarmados incluso con probable utilización del armamento nuclear sobre todo por parte del criminal ejército estadounidense), como en la nueva orientación que debe alzar el proletariado a nivel mundial. Esta es la línea directriz que no debemos olvidar.

NOTAS:

1.- “Comandante del CGRI: Israel admitió la derrota en 48 horas”. Nota publicada el 16 de noviembre de 2018, en: Al Manar: http://spanish.almanar.com.lb/260944

2.- Citado por Press TV, 21 de agosto de 2019.

3.- “Turquía y EEUU realizan el primer patrullaje terrestre de la zona de seguridad en Siria”. Nota publicada el 8 de septiembre de 2019, en: Sputnik: https://mundo.sputniknews.com/oriente-medio/201909081088617738-turquia-y-eeuu-realizan-la-primera-patrulla-terrestre-de-la-zona-de-seguridad-en-siria/

4.- “Lavrov: "La guerra en Siria ha terminado 'de facto'. Nota publicada el 13 de septiembre de 2019, en: Rusia Today: https://actualidad.rt.com/actualidad/326973-lavrov-guerra-siria-terminar-facto

5.- “Irán exige que las tropas de EEUU abandonen Siria lo más pronto posible”. Nota publicada el 16 de septiembre de 2019, en: Sputnik: https://mundo.sputniknews.com/oriente-medio/201909161088697261-iran-exige-que-las-tropas-de-eeuu-deben-abandonar-siria-lo-mas-pronto-posible/

6.- “EEUU envía 15 camiones de armas a terroristas que operan en Siria”. Nota publicada el 16 de septiembre de 2019, en: HispanTV: https://www.hispantv.com/noticias/siria/437978/eeuu-apoya-terroristas-envia

7.- “Siria prefiere el sistema antiaéreo iraní Bavar 373 al S-300 ruso”. Nota publicada el 15 de septiembre de 2019, en HispanTV: https://www.hispantv.com/noticias/siria/437858/iran-sistema-antiaereo-ataques-israel

8.- “Estados Unidos robando petróleo sirio. Controla alrededor del 30% del territorio sirio”. Por Stephen Lendman. Nota publicada el 30 de julio de 2019, en: Global Research.

9.- Leer aquí el discurso íntegro de Trump en su investidura”. Nota publicada el 20 de enero de 2017, en: http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/lee-aqui-discurso-integro-trump-investidura-575614


Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Enrique Muñoz Gamarra

Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: "Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos". Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org

 henry764@hotmail.com

Visite el perfil de Enrique Muñoz Gamarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a282478.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO