Caballos de Troya en América Latina

En los últimos tiempos se ha utilizado la técnica de introducir como Caballos de Troya en países de América Latina a personajes que con una fachada de posiciones progresistas, cuando llegan al poder o a cargos relevantes, se deshacen de las caretas y se alinean a Estados Unidos en aras de destruir a gobiernos nacionalistas surgidos en la región.

El caballo de Troya fue una trampa con forma de enorme caballo de madera que usaron los griegos como estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caída definitiva de Troya.

Esa historia ha dado origen a dos expresiones idiomáticas: "caballo de Troya": es decir, un engaño destructivo, y "presente griego", algo concebido como aparentemente agradable pero que trae consigo graves consecuencias.

El primer caballo de Troya humano de los últimos tiempos en América Latina fue el actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luís Almagro quien nació en 1963 en Paysandú, Uruguay. Integró el partido Frente Amplio (del que fue expulsado recientemente por sus posiciones ultraderechistas al frente de la OEA); ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay durante el gobierno de José Mujica y embajador en China en el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

La obsesión de Almagro al frente de la OEA es la que le ordena la administración de Donald Trump: tratar de derrocar por todos los medios a los legítimos gobiernos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Este sujeto que cambia de pensar como el camaleón, ha apoyado huelgas, intentos de golpe de estado y hasta magnicidio para destruir a la Revolución Bolivariana y lanza amenazas y difama constantemente sobre las realidades de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, pero la técnica empleada no le ha dado resultado en ninguno de los cuatro países.

El segundo Caballo de Troya humano resultó ser el actual mandatario de Ecuador Lenin Moreno quien durante la presidencia de Rafael Correa fungió como vicepresidente y entonces apoyaba la exitosa política social a favor del pueblo que llevó a cabo el Partido Alianza País.

Moreno se presentó a las elecciones como el continuador de la Revolución Ciudadana, un proceso de transformaciones profundas que cambió radicalmente, y para bien, a la sociedad ecuatoriana. Al dar un giro diametral hacia el neoliberalismo, traicionó no solo la confianza depositada en él por la ciudadanía que lo hizo presidente, sino también a Correa que lo ayudó a llegar al Palacio de Carondolet como si fuera un digno sustituto.

Tras ser elegido ha hecho lo indecible por desmantelar la Revolución Ciudadana y denigró a los anteriores funcionarios del gobierno; restauró a los banqueros y la oligarquía mediática en la dirección del poder tras bambalinas; se esforzó por destruir la Unión de Naciones del Sur (UNASUR) y la Comunidad de Estados latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Sus acciones las ha realizado con la visión de un fiel servidor de Washington.

Por último, en la trilogía de los últimos Caballos de Troya humanos en América Latina aparece la actual Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Hija de Alberto Bachelet, general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de la Unidad Popular liderado por Salvador Allende, Michelle estudió medicina en la Universidad de Chile, período en que ingresó a las filas del Partido Socialista. Tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, su padre fue detenido por la dictadura militar, torturado y muerto en prisión y Michelle, junto a su madre, Ángela Jeria, pasaron a la clandestinidad. En 1975 ambas fueron detenidas y torturadas en Villa Grimaldi por los organismos represivos de la dictadura, antes de partir al exilio político. Esa historia de lucha se ha ido desvaneciendo en años precedentes.

La doctora Bachelet ostentó en dos períodos no consecutivos la presidencia de Chile. También fue la primera presidenta pro tempore de UNASUR y la pionera encargada de ONU Mujeres para la igualdad de género. Ciertamente que en sus años al frente de Chile, dejó intacta las leyes que habían sido aprobadas durante la dictadura de Pinochet.

Ahora, tras su visita a Venezuela donde conoció a pacientes con enfermedades crónicas, incluidos niños y adolescentes que no han podido continuar sus tratamientos y trasplantes médicos por el bloqueo económico-financiero lanzado por Washington contra la nación bolivariana, divulgó un informe que lejos de relacionar los logros alcanzados en los últimos años por esa nación pese a amenazas, intentos de golpes de Estado y de magnicidio diseñados por Estados Unidos, echa leña al fuego para que se cierre más el cerco contra Venezuela.

En el informe se realizan más de 20 recomendaciones al Gobierno de Nicolás Maduro y hace caso omiso a los numerosos avances que ha tenido su gestión en materia de derechos humanos. Omitió mencionar las víctimas de los hechos violentos ocurridos en el país durante 2013, 2014 y 2017, en los que un centenar de ciudadanos fueron quemados y agredidos por ser "chavistas"

Por solo citar dos casos, Bachelet conversó con la madre de Orlando Figuera, quien fue quemado vivo y también escuchó al padre de Elvis Durán, degollado por sectores antigubernamentales, pero su informe no hizo ninguna mención al respecto.

Como denunció el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, el documento se ha convertido en un instrumento más del imperialismo contra el pueblo de Venezuela.

Almagro, Moreno y Bachellet se han transformado en los nuevos Caballos de Troya humano, aliados de Estados Unidos en su lucha contra los gobiernos y movimientos progresistas de América Latina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 347 veces.



Hedelberto López Blanch

Graduado de contador (1967) y Licenciado en Periodismo (1972). Ha reportado numerosos eventos internacionales celebrados en Cuba, Angola, Zambia, Mozambique, Libia, Tanzania, Qatar, Zimbabwe, Sudáfrica, Alemania y Rusia. Fue corresponsal permanente de Juventud Rebelde en Nicaragua y asesor de redacción del diario Barricada en esa nación centroamericana entre 1985 y 1987. Ha obtenido varios premios de periodismo.

 hedelberto@yahoo.es

Visite el perfil de Hedelberto López Blanch para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hedelberto López Blanch

Hedelberto López Blanch

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a280665.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO