La criminalidad de Donald Trump

La vorágine del capitalismo salvaje está dando al traste contra forma de vida en el planeta Tierra, algunas especies se han extinguido y otras están en riesgo de extinción. El modo de producción capitalista se ha hecho insostenible para la vida.

De otro lado, los oprimidos cuya fuerza de trabajo es la herramienta esencial para engrasar al capitalismo, que cada vez se multiplican más en su racha de explotados, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas cerca de un mil millones están padeciendo hambre. El agua para la vida ha comenzado a escasear y las tierras aptas para la agricultura debido a la erosión pierden más el humus.

Desde el Protocolo de Kyoto (1997), las emisiones de los países desarrollados se elevaron en un 13% y de ese volumen el 57% corresponde a EEUU. La reunión mundial de Copenhague (2009), pese a la catástrofe ecológica que amenaza al género humano, fue abortada por EEUU.

Los gobiernos imperialistas están sin dirección para contener el asfixiante y venenoso dióxido de carbono. Los pueblos del mundo que no están preparados para estos eventos, deben preocuparle que un solo hombre impuesto por el capitalismo financiero, el empresario Donald Trump, pretenda asesinar a la humanidad, toda vez que mediante una orden ejecutiva, el presidente estadounidense, dejó sin efecto las medidas de protección del medio ambiente por lo que ya no está obligados a contemplar el impacto que sus decisiones pudieran tener respecto del cambio climático. Con esta medida Washington abandona el plan de reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera y pone en riesgo los pocos acuerdos alcanzados en el ámbito mundial para alivianar el fenómeno del calentamiento global, cuyas consecuencias serán catastróficas en los próximos años. Para él esta amenaza es un "invento de China".

Luego, en su presupuesto para 2019, la Agencia para Medios Globales (USAGM, por sus siglas en inglés), destina cada vez más fondos al aumento de su presencia mediática en Venezuela y en los países latinoamericanos con un total de 661,1 millones de dólares, para "proteger los derechos" de los pueblos.

EEUU y no Rusia es la principal amenaza a la seguridad mundial, según la mayoría del planeta

La Conferencia Anual de Seguridad de Múnich de este año se ha caracterizado por la publicación de una serie de estudios mundiales sobre las tendencias y la opinión pública en diversos países. Algunas de estas publicaciones fueron reveladoras para los medios de comunicación y analistas occidentales en materia de seguridad mundial.

En ese sentido, los alemanes creen que EEUU es la mayor amenaza para el mundo. Asimismo, la prensa británica, que ha desempeñado un papel importante en el fomento del sentimiento antirruso en el mundo, quedó conmocionada por el hecho de que la población mundial vea a EEUU como una mayor amenaza para la paz que Rusia o China.

Una encuesta realizada por la conocida empresa sociológica Pew Research Centre reveló que EEUU, con su impredecible política exterior, siembra mucho más miedo en el mundo. Incluso los residentes de los países aliados de EEUU, entre ellos sus vecinos, han expresado sus temores e insatisfacción. Por ejemplo, el 46% de los canadienses cree que EEUU es una amenaza para su país (para Rusia y China estos números son 32% y 31%, respectivamente). En México, el 64% de la población teme a su vecino del norte, mientras que menos de un tercio ve a Rusia y China como una amenaza.

También resultó que se teme más a los estadounidenses que a los rusos en Alemania, Francia, Japón y Corea del Sur, países que tradicionalmente se consideran aliados cercanos de Estados Unidos.

La exactitud de esta encuesta global fue confirmada por otro estudio, también preparado para la conferencia de Múnich. La Fundación alemana Friedrich Ebert realizó un análisis de la opinión pública en siete países europeos, revelando, por ejemplo, que en Alemania el 50% de la población considera a EEUU como la principal amenaza para la paz, mientras que Rusia es vista como tal por el 33%. En Francia, el 24% de la población tiene miedo de EEUU, mientras que solo el 12% teme a Rusia.

Estos sentimientos explican lógicamente el rechazo de las sanciones contra Rusia por parte de los residentes de estos países. Por ejemplo, en Francia el régimen de sanciones fue apoyado por el 33%, el 43% se expresó en contra. En Alemania solo el 17% aprueba la política de restricciones contra Rusia, y el 75% no la aprueba en absoluto.

Incluso en Letonia, tradicionalmente receloso de su vecino eslavo, el 59% de la población se mostró en contra del régimen de sanciones.

Según los autores del informe de Múnich sobre la seguridad, ahora EEUU está perdiendo el papel del único hegemón del mundo y comienza la "era de la competencia de las grandes potencias", para la que la Unión Europea no está preparada. El mismo informe incluso reconoce que la propia UE está excluida de la competencia de los líderes mundiales, que incluye únicamente a EEUU, Rusia y China.

EEUU que hasta la década de los noventa era la mayor amenaza bélica del mundo, la torta se le volteó y hoy está bajo la mira, y sobre el imperio estadounidense subsiste la mayor amenaza bélica en todos los tiempos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 319 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Vargas

Alberto Vargas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a276100.htmlCd0NV CAC = Y co = US