Nos salimos de la OEA. Ahora, rumbo al socialismo



Una decisión como esta es histórica (tardía, pero histórica). Diosdado Cabello, en uno de sus últimos programas amenazó a la oposición con poner a “Rondón” a pelear, una metáfora que tiene sentido luego de radicalizar la revolución hacia el socialismo. El gobierno toma la decisión de avanzar hacia el socialismo, toma dediciones prácticas, toma el control del mercado y de la economía, y el pueblo, todo el pueblo, incluso buena parte dela clase media, lo acompaña.

Si a una decisión como ésta la sigue otra de igual tenor revolucionario el pueblo se activa, bulle, grita de felicidad.

La desventaja del gobierno de Maduro está en que es reactivo (está a la defensiva) la inercia política lo puede llevar a reprimir cada vez más cosas y con más frecuencia. Si se mueve (para atrás o para delante) la gente reacciona. Sin embargo, yo, y muchos conmigo, apostamos por avanzar hacia el socialismo. Y de seguro la gente reaccionará POSITIVAMENTE.

La población está hastiada de tanta inercia, de esperar los efectos positivos de los “Motores capitalistas”, es decir, de esperar por las bondades capitalistas, de la famosa “mano invisible del mercado”.

No existe, camarada Maduro, una alternativa mixta, conciliadora. Ni siquiera como una especie de emulsión política. Como toda emulsión tiende en poco tiempo a separarse en sus componentes específicos que los hacen insolubles.

Lo nuestro es la revolución socialista. Avanzar, derrotar a los capitalistas, a los hipócritas, confiar en el orgullo y la voluntad de los desposeídos, de los oprimidos, de los nuestros, que fueron despertados por Chávez. Una generación más que crezca sin valores y sin dignidad y estamos fritos. Es ahora o nunca.

Una generación más y nadie recordará nada de la revolución. Sin memoria, sin ejemplos claros (muy claros) no vamos a heredar sino la misma inercia, el abandono, el discursito fatuo. La gente no es (y gracias a Chávez) tan tonta, pide decisiones, quiere decisiones, ¡gobierno! de quienes no gobiernan.

No se puede seguir denunciando las trampas de los capitalistas sin mostrar una sanción real. Es decir, una sanción a los oligarcas que están detrás de las conspiraciones, de la escasez, de los aumentos injustificados de precios. Ahora les toca a ellos.

Ahora le toca al capitalismo (Lorenzo Mendoza, a Cisneros, a Cargill, a Nestlé, a Colgate, etc. solo hablen con Pascualina Curcio, ella sabe de eso) Faltan las sanciones. O falta el gran golpe de timón.

Presidente Maduro, Diosdado Cabello, General en Jefe Vladimir Padrino López ¡Sin miedo, vamos a apostar al pueblo chavista! Con el pueblo, todo, sin el pueblo nada.

Para derrotar la mentira, la reacción pequeñoburguesa, para acabar con las diferencias fútiles hay que tomar el control, hay que seguir con la revolución.

Todos, todos nosotros, que hemos sido profundamente críticos de Maduro y su gobierno apostamos todo por la revolución, siempre y cuando continúen los cambios hacia la independencia y el socialismo.

Vamos a convocar, sin complejos y sin miedo, a los chavistas alejados. Discutamos con ellos, dialoguemos con ellos. Dejemos a un lado a esa derecha chatarra que muera políticamente en sus contradicciones y apartémonos de los encantamientos de Circe (del capitalismo)

Las contradicciones nuestras las enfrentamos sin medo. De eso se trata la revolución, de resolver contradicciones, siempre, cada vez que aparezcan.

reverones@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1207 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a244978.htmlCd0NV CAC = Y co = US