El Armagedón radiactivo japones

Fukushima

La fusión en tres reactores de la planta nuclear Fukushima Dai-ichi después de haberse visto afectada por el terremoto de magnitud 9.0 y el consecuente tsunami del 11 de marzo de 201, ha ocasionado que el estroncio 90 radioactivo siga contaminando especialmente el Océano Pacífico y toda la vida que en el habita, se habla de una "emergencia sin final" o de un accidente continuado.

El estroncio 90 se encuentra en sus entrañas, radiando el agua del mar utilizada para enfriarlo debido a las enormes grietas subterráneas en las paredes de las piscinas de algunos de los reactores. El estroncio 90 parecido al calcio es asimilado en la cadena alimentaria. Es el material radiactivo más peligroso que existe actualmente. El estroncio se libera del Fukushima a niveles mortales. Para darnos una idea si una persona o animal bebiera el agua en la ciudad de Fukushima, es seguro que tendrá un cáncer.

Océano y peces contaminados.

Este es el principal de los problemas hoy, otro es que las defensas de las piscinas que impiden que el agua radioactiva llegue al mar han sido rotas y el agua radioactiva contamina el océano con una intensidad de 300.000 litros diarios aproximadamente. Parte de este estroncio es asimilado por la vida marina, peces en particular y algas, ya hay peces con las orbitas brotadas y los ojos sangrantes. Si se come pescado contaminado de las costas de Japón este estroncio 90 radioactivo similar al calcio se fija en los huesos. En una mujer embarazada provocará en su hijo en un futuro cáncer óseo. Ya que al nacer su nivel inmune esta ya comprometido. Quedando vulnerable a todo tipo de enfermedades.

Los Robots mueren.

Por el momento esta contaminación diaria parece no tener fin, los robots usados para limpiar el reactor no soportan una hora de trabajo sin dañarse debido al altísimo nivel de radiación. El combustible nuclear esta fundido en el fondeo de los reactores y hasta el momento no hay forma de extraerlo de sus fondos subterráneos en los edificios de los reactores dañados. Los robots han accedido a las ruinas y no han regresado, debido a que sus circuitos se derritieron por el efecto de los altos niveles de radiación en la zona. Margaritas mutantes aparecen por efecto de la radiación.

Mutaciones

Alrededor del 12% de las mariposas que fueron expuestas a la lluvia radiactiva inmediatamente después del accidente nuclear, cuando eran larvas, presentaron anormalidades como alas más pequeñas y ojos dañados. Los científicos detectaron anormalidades más graves, como alas anormalmente pequeñas, ojos desarrollados de forma irregular o cambios en el tamaño de las antenas, que juegan un importante papel en la exploración de hábitat y el cortejo.

Hay indicios de que las mariposas de Fukushima están evolucionando rápidamente para ser resistentes a la radiación, al igual que otros animales y plantas como el arroz y las margaritas. La radiación ionizante ha provocado un descenso del número de pájaros, monos, mariposas, cigarras y plantas y cambios motfológicos en los caballos.

Sin duda, la Apocalipsis ha comenzado

Una cosa es segura habrá en el futuro peores noticias dicen los expertos respecto a este interminable accidente del Fukushima. El fin del mundo que conocemos hoy ha comenzado.

Las predicciones del Apocalipsis de San Juan, son una realidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1006 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor