Un conflicto que no debemos olvidar

En 1882 llegaron los primeros colonos judíos a Palestina. Un contingente humano dirigido por Théodor Herzl, quien lidero el movimiento sionista y diseño el Estado judío que había de ser instalado en Palestina, Argentina o Uganda. Así después de Celebración del Primer Congreso Sionista en Basilea, se crea la Organización Sionista Mundial y se legitima la agresión a los habitantes de esas tierras donde conviven judíos, cristianos y musulmanes.

Ahora bien, en el siglo XX luego de la I Guerra Mundial se reacomoda las potencias imperiales del mundo se reparten el Oriente Próximo, con la promesa de una futura independencia del dominio Ingles en la zona, a cambio del apoyo árabe en la guerra. Palestina queda bajo control británico y en un acto de seudo independencia 1917 Mediante en la Declaración Balfour, Gran Bretaña acepta la futura creación de un hogar nacional judío en Palestina.

Por supuesto el primer Congreso Nacional Palestino, celebrado en Jerusalén, rechaza la Declaración Balfour y solicita la independencia para Palestina. La Sociedad de Naciones (hoy ONU) confía a Gran Bretaña el mandato sobre Palestina. La administración británica impulsa una nueva ola de inmigración judía y la resistencia Palestina se pronuncia en contra de la ocupación que va a convertirse en más larga y genocida que haya visto la humanidad.

Es importante destacar, que para los palestino las paz es su razón de ser y la armonía y convivencia un deber sagrado que por convicción las familias practican con devoción. Por ello con la llegada al poder del régimen nazi en Europa y sus persecuciones antisemitas la emigración masiva de judíos va ocupando cada palmo de tierra desencadenando 1936 en la Gran Revuelta Árabe Insurreccional que se extiende por toda Palestina.

Sé por experiencia y vivencia luego de haber convivido con los hermanos Palestina durante mi estadía como jefe de nuestra misión ante el Estado de Israel (Cerrada por el Comandante Presidente Chávez en nombre de la paz), que el dolor que se vive a diario en esas tierras, es casi imposible sacárselo del alma, pues el nivel de crueldad del asesino sionista y su estado confesional, solo puede ser superado por el infierno más macabro y sus representaciones diabólicas. Allí se concentra la maldad más elaborada del capitalismo la cual asesina mujeres, niños y hombres desarmados como quien patea piedras en el camino.

Por ello en nombre la paz y la vida, el gobierno del Presidente Nicolás Maduro en nombre del pueblo de Venezuela, extiende sus manos y trae a un primer contingente de 119 muchachos provenientes de toda Palestina para prepáralos como médicos y médicas, como líderes y lideresas por la paz y la vida, y así combatir contra el holocausto continuado del capitalismo asesino, sionista e invasor, y sus pretensiones de exterminio de los hermanos palestinos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1009 veces.



Ángel Rafael Tortolero

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor