Fútbol y realidades. El Sur resiste

Difícil no escribir sobre fútbol en estos días, cuando las semifinales del mundial se acercan. Cientos y verdaderas pueden ser las críticas a la empresa que promueve este súper espectáculo que desde las eliminatorias a la final consume dos años y despierta todo tipo de pasiones en las variadas edades del ser humano: Desde bebes a adultos. La palabra gol es universal y fácil de pronunciar.

Por más que la híper corporación FIFA imponga sus criterios consumistas en el ánimo de las mayorías, encantadas por el deporte rey, está el pisar el país sede del próximo torneo de mayores. Y en el de las trasnacionales que los equipos grandes, en especial los europeos acaparen la atención y con ello vender más sus productos, dado que son esos países quiénes más capacidad de consumo poseen. Los europeos compran de todo y viajan a cualquier lugar del mundo para hinchar por sus equipos. Compran y dan todo, hasta doble nacionalidades para que connotados jugadores africanos completen sus menguadas oncenas.

Ese comercio, dónde un jugador es subastado en el mercado cual obra de arte, hace que año a año, el fútbol va perdiendo aquellos jóvenes portentos que con pundonor llevaban la bandera de su país y también las posiciones críticas ajustadas a la situación, al contexto, a la realidad. Las fabulosas sumas de dinero que se pagan por fichar a los astros generalmente los reducen a gladiadores para la diversión y le van quitando el talante ejemplar para los niños y jóvenes. Se les admira por lo que ganan en dólares y euros más que por que por los valores humanos que proyectan. Al menos, todavía unos lloran por perder o ganar. Y ya se les está condenando por eso. Pero seguiremos tras el balón del mundial.

Porque, no obstante la FIFA y las corporaciones occidentales, un mundial en el Sur, como el de Sudáfrica y el de Brasil, siempre será un triunfo para este lado del mundo, por ser la forma más directa de decirle al norte que aquí también tenemos capacidades humanas, técnicas y grandezas que mostrar. Eso les duele, y allí la explicación del porque tantas trabas para que los dos últimos mundiales no se efectuaran en el Sur, que “También existe” y resiste.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1351 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: