Reflexiones de un Sudaca sobre la Monarquía

Para quienes creemos profundamente en el modelo democrático construido a lo largo de 15 años de Revolución, causa extrañeza lo que está ocurriendo en España. El Rey Juan Carlos I ha decidido renunciar al trono luego de estar 39 años al frente de la Monarquía Española.

Desde la óptica de un plebeyo que habita en un país tercermundista, subdesarrollado, lleno de sudacas, y en su mayoría marginales chavistas, lo de España no tiene sentido.

El Rey Juan Carlos I (que por cierto, no nació en España sino en Roma) fue designado por Francisco Franco como el sucesor en la Jefatura de Estado en el año 1969 (vaya qué honor). Luego de la muerte de Franco, asume el trono su Majestad el Rey Juan Carlos. Primera pregunta de un sudaca: ¿y a este quién lo eligió? Me refiero a Juan Carlos, porque también es sabido que a Franco nadie lo eligió. Los defensores de la Monarquía dicen que eso está en la Constitución Española. Segunda pregunta: ¿y esa Constitución quién la redactó y quién la aprobó?

Esas dos preguntas pueden incluir a una tercera ¿y al Rey Felipe VI quién lo eligió? Vemos entonces que el Dictador Franco aparte de adueñarse del poder a sangre y fuego, y con el apoyo de los nazis y los fascistas, se apropió también del derecho a designar al sucesor de la jefatura del Estado Español. Y lo mismo hace el exRey Juan Carlos, quien ha llenado de felicidad las llanuras africanas habitadas por elefantes que ven ahora un enemigo menos en su hábitat. Vemos como un solo hombre le pasa por encima a todo un pueblo que para nada aparece en las decisiones que conciernen a la designación de quien va a dirigir los destinos de su país.

Luego viene el tema como lo han tratado los medios de comunicación internacionales: El Rey abdicó para dar paso a las nuevas generaciones. Rechazamos estas mentiras tal como lo vemos en las gigantescas manifestaciones que recorren a España y que buscan instaurar la tercera República. Estas manifestaciones, que para nada existen en CNN, revelan el profundo repudio de los españoles hacia esa estructura medieval que significa la Monarquía. El pueblo en la calle nos dice que el Sr. Juan Carlos sale en medio de escándalos ecológicos, de corrupción y de ineptitud. No pudo manejar las evidentes implicaciones en el fraude fiscal de la Infanta Cristina y de su yerno. No pudo controlar la crisis financiera, las burbujas inmobiliarias y los desahucios. No pudo controlar la gigantesca masa de desempleados a los que se les engrosa los inmigrantes. No pudo dar explicaciones convincentes al pueblo español que los convenciera de por qué sus impuestos debían financiar las fiestas, propiedades, viajes y extravagancias de la realeza española.

En ese sentido, una vez más, estos sudacas del norte de la América del Sur vuelven a darle unas grandes enseñanzas a los españoles y al mundo. En primer lugar estamos enseñando lo que es una Democracia Participativa y Protagónica. Nuestra constitución fue redactada por constituyentistas elegidos en votaciones libres, directas y universales, quienes discutieron abiertamente el articulado de la misma y para luego ser aprobada en otro proceso electoral con las mismas características. De allí surgió la relegitimación de todos los poderes quienes se sometieron nuevamente a la voluntad popular. En la actualidad, y luego de casi veinte procesos electorales en el lapso de 15 años, nadie puede dudar de lo profundamente legítima y popular que es nuestra Democracia. ¿Puede España decir lo mismo? Evidentemente, con esas estructuras oscurantistas, autoritarias y  opresivas, hechas para subyugar a los plebeyos, no puede sino envidiar nuestras libertades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1567 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor