Reestructuración en las FFAA de Ecuador

En 1995 por primera vez el ejército ecuatoriano vencía al ejército peruano en la guerra del Cenepa, después, en el año 1999 llego la firma para la paz entre los dos países. La diplomacia de Ecuador cedió lo ganado en el campo de batalla para establecer la línea limítrofe.

Con la paz en vigencia se empezaron a escuchar voces al interior de Ecuador para reducir el tamaño de las FFAA. La CIA, Washington y los mismos militares se preocuparon, urgentemente necesitaban otro frente de conflicto para justificar el tamaño del ejército ecuatoriano, surgió así el plan Colombia en plena confrontación en el vecino país. La frontera norte que por más de 50 años se encontraba en relativa paz con las FARC estallo en una violencia sin fin.
El ejército colombiano y los paramilitares empujaban a los guerrilleros a las fronteras de Ecuador y Venezuela, se multiplicaron los campamentos de la guerrilla en la línea de frontera y dentro de los países en uno de ellos en Ecuador, se dio muerte a Raúl Reyes en Angostura, Lago Agrio.

La CIA participo en el ataque de la fuerza aérea y comandos colombianos donde murió Reyes en el 2008. Desde la base de Manta se coordinó el ataque a Angostura, con ello se demostró que la política de extraterritorialidad de Uribe se imponía así lo decía el entonces ministro de defensa y hoy presidente de los colombianos Juan Manuel Santos.
La CIA a través de su embajada en Quito logro su propósito, Ecuador era vulnerable en la frontera norte, había que movilizar tropas a la frontera con Colombia, llegaron nuevos equipos, entrenamiento y dinero ofrecido por EEUU para luchar contra el terrorismo a pesar del celo del gobierno de Correa.

Desde ese momento los soldados ecuatorianos se la pasan descubriendo y evitando la instalación de nuevos campamentos de las FARC, la inversión del gobierno de Correa con ese propósito es fuerte. Las FFAA de Ecuador cumplen con su deber de proteger la soberanía del país hasta que llegue la paz a Colombia, próxima a firmarse entre la guerrilla y el gobierno de Santos y antes de su reelección.

Desde su fundación en 1830 como República, Ecuador tuvo serios inconvenientes con los militares, costaba mucho dinero mantenerlos especialmente a los señoritos oficiales y cuando no estaban en guerra o promoviendo golpes ¿Qué hacer con ellos? ¿Dónde colocarlos para que ayuden con tareas productivas? Como no las encontraron para arrimar el hombro al lado del pueblo se la pasaban conspirando contra los gobiernos.

En el intento de golpe contra Correa en el 2010 por la policía, los militares amenazaron con sumarse si no se homologaban los salarios y los nuevos sueldos de acuerdo al escalafón aprobado por el gobierno de la revolución ciudadana, muchos militares protestaron en el Ministerio de Defensa y se tomaron la pista del ex aeropuerto Mariscal Sucre en Quito. Correa no puede seguir gobernando con aspiraciones de cambio social sin reestructurar la aristocrática oficialidad del ejército.

La arrogancia de muchos insoportables miembros de las FFAA y de otros tantos tontos que practican con hipocresía la modestia, la cortesía y el respeto al mando civil. Respeto que se perdió hace rato con el cuento de que los militares son decisorios al momento de quitarle o no el respaldo a un presidente, esa su cuota de manipulación política que les quedaba a la rancia oficialidad de las FFAA en Ecuador.

Correa ha sufrido varios intentos de intromisiones políticas por parte de los militares, estos se han frenado en sus intentos de golpe por el masivo respaldo del pueblo a Rafael Correa y porque no cuentan con aliados políticos de peso en la oposición. La oposición política en Ecuador no existe como en Venezuela, esa burguesía política fue barrida en las últimas elecciones.

Parte de la restructuración que se filtró contempla que algunos militares pasen a formar parte de la Unidad de Vigilancia Aduanera, Comisión Nacional de Transito, guías penitenciarios, guardias forestales y otros. Ya establecidas las fronteras las tareas de cooperación social se imponen para ayudar con el patrimonio nacional interno.
Controlar la deforestación, el micro tráfico, los yacimientos de agua en los páramos, contaminación de ríos y lagos, invasión a los territorios indígenas, preservar la flora y fauna de hábitats de las reservas naturales, incendios forestales, es otra noble labor que solo los militares por su preparación la pueden ejercer con eficacia ahorrando mucho dinero y tiempo al gobierno.

Unas FFAA pequeñas apoyadas con tecnología de punta capaz de disuadir cualquier intento de invasión e injerencia necesita Ecuador. Soldados bien entrenados con equipos de última generación requieren nuestros militares para defender nuestra soberanía mientras el resto con otra preparación pasa a trabajar con el pueblo, como el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

A estos compañeritos uniformados, en masa, hay que meterlos en las universidades para que se gradúen como trabajadores sociales con preparación militar que Ecuador necesita tanto. Hay que aliviar el presupuesto que se llevan los militares en este año de ajustarse el cinturón por la culminación de importantes y enormes obras públicas que el gobierno ejecuta en estos momentos.

Bien camarada Correa por esa reforma militar, hoy es el tiempo, aquí y ahora con franqueza y sin miedo es necesaria esos cambios en las FFAA, para incinerar los malos recuerdos de las conspiraciones, golpes y todo lo que en su momento era dispar para la política del país. El momento después de las elecciones para prefectos y alcaldes en febrero.
El pueblo lo respalda Sr. Presidente Correa. Es un gran paso para fortalecer la integración en la región con UNASUR y el ALBA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2035 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: