Rasputín vive

Impresionado por la debilidad del policía global, un país gobernado por un Nobel de la paz inepto con muchos prejuicios y sin poder entender los cambios que se producen en toda la tierra, por esa necesidad surge un nuevo Rasputín.

Rodeado de cierto magnetismo, misterio propio de la formación en la KGB paso a ser director del servicio de seguridad después de la caída de la URSS y Secretario del Consejo de Seguridad Nacional, armo en el 99 la segunda cruzada contra Chechenia, en el 2006 reformo la Constitución para controlar a las ONG y a los jueces ante tanta corrupción, es extremadamente anti estadounidense pero muy hábil para ocultarlo.

Habilidad demostrada con el asilo concedido a Edward Snowden “si quiere quedarse aquí, la condición es que cese sus actividades que tienen como objetivo perjudicar a nuestros socios estadounidenses”.

Hoy, bajo la protección del estado ruso Snowden estremece al mundo con nueva información del espionaje electrónico de la NSA, documentos sacados a la luz pública tienen acorralado al gobierno estadounidense, espiaron no solo a Ángela Merkel, al parlamento británico y a otros 21 presidentes ni los curas del Vaticano se salvaron de las escuchas telefónicas y de la intromisión al Internet, desde algún sitio de Rusia, Snowden sacude a Washington publicando más y más archivos que ya llegaron a la casa blanca.

El nuevo príncipe desde el año 2005 con la creación de Rusia Today (RT) medio de comunicación y publicidad para mejorar la imagen internacional rusa. Su gestión es marcadamente anti occidental, prácticamente es la única que enfrenta a la poderosa coalición de medios propios o alquilados por los EEUU.

Rusia Today se fundó con la misión de mejorar la imagen de Rusia en el mundo, es un brazo mediático de la política exterior de Vladimir Putin, además, el presidente Putin tiene una columna en el New York Times y es considerado por la revista Forbes como el hombre más influyente del mundo en estos momentos.

RT se creó inmediatamente después que Putin declarara que “el colapso de la ex URSS fue una de las más grandes catástrofes geopolíticas del siglo” esa declaración trato de ser ocultada o manipulada por los medios occidentales, cuando Rusia Today la saco a la luz causó gran revuelo en todo el mundo, declaración que sirvió para impulsar a la nueva Rusia con la ideología de la “democracia soberana” a raíz de la externalidad moral de Washington.

Después del derrumbe del muro de Berlín y de la desaparición de la ex URSS, las elites de EEUU y Europa se dispersaron a nivel interno, confusión estratégica convencida que su propósito de combatir al comunismo se cumplió.

La cultura consumista, derrochadora, contaminante y colonialista, apareció con más fuerza hacia la nueva Europa, países de los mares Báltico, Negro, Caspio, con ayuda de la ONU, UE, se proyectaron hasta los Urales, ahí, Moscú dijo basta en Georgia y en Polonia-Checoslovaquia alquilados para instalar elementos del escudo anti misiles.

El basta y el hasta aquí llegaron la dio el nuevo Rasputín.

Rusia de la mano de Vladimir Putin, lleva más de una década levantándose de las cenizas. Europa y EEUU cometieron un grave error cuando subestimaron a Rusia, trataron de cercarlo con el escudo anti misiles, con la expansión de la Nueva Europa, con la geopolítica con China, con los asuntos de Irak, Siria, Palestina, de todos estos temas Putin se convirtió en un referente para solucionar con nuevas fórmulas la embestida de EEUU y la OTAN.

Vladimir Putin o el nuevo Rasputín, se tomó su tiempo hasta que pasara la novelería china en América Latina, Asia, África, hoy que Beijing retrocedió y no es ni chicha ni limonada en el Consejo de Seguridad Permanente de la ONU, el nuevo Rasputín se erige como el líder que remedia los problemas del torpe Obama, enfrenta a los cínicos presidentes de occidente buscando el interés nacional de la madre patria, sabe de sus limitaciones pero con decisiones meditadas y audaces ha salido avante con Irán y Siria.

Los rusos dicen “el príncipe Rasputín está vivo”. Primero Napoleón, luego Hitler, ahora Obama pagaron caro su osadía, Rusia en toda su historia demostró caer y levantarse en el escenario internacional, por su petróleo, tecnología, pero, especialmente por la voluntad de hierro de su pueblo que supero a las mafias enloquecidas por el capital.

La política energética, tecnológica y militar de Moscú, se abre camino por toda la tierra, lo sitúan como un importante contendor así lo dice la historia por su tamaño, recursos naturales y por su larga historia revolucionaria acumulada desde Marx, Lenin, Stalin, Tolstoi, Sajanov, Solzhenitz, mucho antes Rasputín, hacen del pueblo ruso una masa de gente valerosa; la experiencia, desarrollo y crecimiento de su pueblo no solo debe ser medido por los términos materiales o militares convencionales o nucleares, deben ser considerados por su enorme aporte ideológico a los socialismos del siglo XXI.

Rusia es un actor importante en el Medio Oriente, Golfo Pérsico, Asia y América Latina, estos países en estas regiones consideran que acercarse a Moscú es una buena estrategia política.

El nuevo Rasputín ha llevado a Rusia al tablero geopolítico mundial. Putin ha demostrado con resultados que no es necesario hablar mucho como lo hace Obama para resolver los conflictos que occidente crea para manejar a su antojo los recursos de la tierra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1787 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: