Todos se olvidaron de Irán

Persia desde 1979 Irán después que la revolución de los ayatolás derrocara la monarquía del shah, con sus 75.2 millones de habitantes continua con una revolución socialista islámica en sus más de 1.600.000 Km2 se convirtió en el país predilecto de la comunidad internacional aliada de Estados Unidos para los proyectos militares de invasión publicitados por los medios de comunicación alquilados a la derecha internacional desde el año 2005.

Desde el 2005 la presión internacional sobre Irán aumento por el programa nuclear con fines pacíficos dispuesto por el gobierno de Teherán, el ex presidente Mahmud Ahmadinejad lidero la lucha contra EEUU e Israel, en esos conflictos lanzo declaraciones contra el exterminio de los israelíes si era atacado, esa declaración basto para que la diplomacia internacional sancionara con el apoyo de la ONU política, económica y comercialmente a los persas. Las sanciones hundieron a Irán en una fuerte crisis económica.

Después que Europa en el 2012 anunciara que no compraría crudo iraní la producción cayó un 60% porque no es solo el petróleo el afectado, las sanciones contemplan a los equipos de producción, perforación, elementos para los derivados con ello la producción de gas se redujo también, situación que incremento la inflación a un 30% y a una devaluación del Rial a casi un 80%, además, los productos básicos en un año subieron su valor a un 65%, la vida del pueblo persa se afectó tremendamente por las sanciones impuestas por la comunidad internacional, realidad que la prensa internacional asalariada de EEUU calla con su clásica complicidad.

El Rial esta depreciado, la inflación por las nubes, en -1.9% el PIB y estos no son los principales problemas de los iraníes, el problema más serio es el de las amenazas militares de invasión, de bombardeo que en estos últimos meses desaparecieron por la situación de crisis política al interior de los EEUU, por la publicidad de la guerra civil en Siria, por el cambio de presidente en Irán, por las torpezas de Obama en política exterior, arrastraron a Netanyahu a hacerse el pendejo porque los mismos aliados internacionales dejaron solo a Obama cuando propuso bombardear Siria por la supuesta utilización de armas químicas, línea roja trazada por Washington que casi ahorca al mismo Obama.

Y, estos tampoco son los principales motivos por el que la prensa internacional omitió por estos tiempos la campaña contra Teherán, la principal razón por la que decidieron ignorar a Irán es, el acenso vertiginoso de Vladimir Putin como protagonista global impresionado por la debilidad del jefe de la policía mundial, un Nobel de la paz inepto con muchos prejuicios y complejos de inferioridad, evitan que pueda estar a la par de los cambios que se producen por toda la tierra reclamando el fin de la injerencia estadounidense.

Putin empezó a colocar sobre la mesa mundial las cartas que ayudaron a Obama a salir de la penosa situación en la que se metió con Siria, acosado por los problemas al interior de su país que no podía manejar por el boicot republicano, boicot que sometió al gobierno federal por más de 15 días, situación que nos enseña lo débil que esta la administración Obama.

Putin está llevando a Rusia, a ser un actor importante en el Medio Oriente, Golfo Pérsico y América Latina, países que consideran que acercarse a Moscú, es una buena estrategia política, con respecto a Irán, Irak, Siria, Corea del Norte, Venezuela, Vietnam, países en donde EEUU no puede penetrar, Putin asumió un papel de liderazgo.

Hassan Ruhani, con 18.6 millones de votos de 50.5 registrados en el sistema electoral fue elegido nuevo presidente de los iraníes, con un 72.17% es la votación más alta registrada en ese país, Ruhani dio una paliza a sus adversarios, el segundo obtuvo algo más de 6 millones de votos, moderado en sus declaraciones casi se sienta a conversar con Obama de no ser porque los radicales de los dos países se opusieron para que conversaran cara a cara aprovechando la última Asamblea General de Naciones Unidas.

EEUU, UE, Japón y más de la mitad de la liga árabe sostienen que el programa nuclear iraní persigue fines militares, versión que Washington y Tel Aviv se encargaron de regar por el planeta con la ayuda de los medios de comunicación.

Según la fundación Carnegie para la paz calcula en más de 150.000 millones de dólares en inversión extranjera lo perdido por Irán, sumado la no venta de petróleo. Esta cantidad dada a conocer por la fundación estadounidense es ridícula si se considera los materiales, procesamiento, producción, construcción, el tiempo invertido y el atraso de las centrales por los científicos asesinados, por los constantes boicots internacionales incluidos los de la ONU al comercio iraní también abarca a los socios comerciales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: