El patético Rajoy y la otra España

El debate realizado en la Cámara de los Diputados de la Monarquía Española en torno a las declaraciones del extesorero del Partido Popular, Luis Cárdenas y las publicaciones de los periódicos de los diarios El País y El Mundo de la existencia de una contabilidad paralela dirigida al financiamientos de los altos cargos de ese partido, con fondos provenientes de grandes empresas de la construcción con contratos con el Estado, mostró las carencias democráticas de los neofalangistas herederos de la dictadura sangrienta de Francisco Franco (1936-1975), pero especialmente, la condición cínica y mentirosa del “presidente” del gobierno, Mariano Rajoy, sucesor del fascista José María Aznar quien, pese a las pruebas irrefutables de su asociación delictuosa con Luis Bárcenas, su pedido de resistir la presión judicial y la oferta de protegerlo de las acusaciones; se negó a considerar su renuncia al cargo para ser reemplazado por otro miembro de su cuestionado partido y, menos aún, las posibilidad de convocar a nuevas elecciones para que los ciudadanos de los pueblos del Estado Español tengan la posibilidad de decidir democráticamente, si le ratifican la confianza política y moral al Partido Popular otorgándole otro mandato o, se abre un proceso de pluralidad política que permita que un nuevo bloque pluripartidista asuma la dirección del gobierno, en un período tan difícil para los jóvenes, los trabajadores, las trabajadores y demás sectores populares de España.

No sorprende , sin embargo, esta conducta cínica de Mariano Rajoy, quien viene de ganar, hace dos años, la mayoría absoluta en las Cámaras de los Diputados y en la de Senadores, con un programa electoral de fraudulentas ofertas de defender el salario de los trabajadores y las trabajadoras, las pensiones, proteger el empleo y reanimar la economía pero que, tan pronto inició su gobierno se dedicó a promover la reforma laboral que precarizó el empleo y redujo los salarios, rebajó el monto de las pensiones, eliminó subsidios sociales a los sectores sociales vulnerables y a emprendido una profunda reforma de la seguridad social, mientras utiliza los recursos de la Unión Europea para salvar a los grandes banco y empresas de seguros, responsable de la crisis financiera española por su financiamiento especulativo de la industria de loa construcción, hoy en bancarrota total.

El “Torneo de Sordos” en que el Partido Popular y su cuestionado secretario general convirtió el debate sobre el "Caso Bárcenas" en el Congreso de los Diputados confirma que ese sistema bipartidista, creado por el Pacto de la Moncloa entre del Partido Socialista “Obrero” Español, PSOE, bajo el liderazgo del renegado Felipe González y el otrora Ministro del Información de la última etapa de la dictadura de franquista, Manuel Fraga Iribarne, entró en proceso de descomposición generalizada, por cuanto los mecanismos de control y corrección de las crisis políticas no funcionan para echar del gobierno a una cofradía de bandidos convictos pero nunca confesos, que solo esperan que el chantaje de la crisis económica española haga que los pueblos de España tengan que aceptar su existencia como perversa opción ante el diluvio económico que amenaza a su ya maltrecha economía.

Está probado, sin embargo, que las fuerzas exógenas al sistema bipartidista español, constituida por la robustecida Izquierda Unida y el movimiento social de los Indignados del “15M” y las múltiples expresiones atomizadas de la resistencia antimonárquica, republicana, nacionaloistas, clasista y anticapitalista del ancho arcoíris político español, no han sido capaces de hilvanar una plataforma única que agrupe al gran descontento social que hoy vive la “Otra España”; por lo que, al igual que Grecia y Portugal, no parecen representar una alternativa real e inmediata al viejo Bloque de Poder y, seguramente, por los antiguos resentimientos con la posición otanista y pro-usamericana de la dirigencia del PSOE y su responsabilidad en el programa neoliberal de hambre y desempleo aprobado en el segundo período de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se resistirán a la búsqueda de una alianza táctica electoral que rompa la actual supremacía neofranquista del Partido Popular y avance hacia la reforma profunda del sistema político, económico y territorial del Estado Español, incluyendo la consulta popular sobre la desaparición de la decrépita y corrupta Monarquía Borbonista y el Derecho a Decidir de los pueblos de Catalunya, Euskal Herria, Las Canarias, Galicia, Ceuta y Melilla.
Sin embargo, la “Otra España” aún vive y resiste las maquinaciones de la alianza burguesa-clerical-militar del Reino de España y tiene hoy condiciones objetivas y subjetivas suficientes que exigen superar los viejos prejuicios y las diferencias subalternas para reencontrarse en el espíritu del Quinto Regimiento, de la Pasionaria y los maquis de la resistencia antifacista y construir una nueva España de los pueblos y los trabajadores, que entierre el estigma de ser gobernados por una cofradía cínica y mentiroso al servicio del Gran Capital y el imperialismo usamericano, hoy indignamente representada por el falangista Mariano Rajoy y sus herederos del franquismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1111 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a171008.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO