Muerte a la corrupción…en China

La corrupción es una constante de la cultura política que no debe escandalizar. Todo empieza cundo los gobiernos empiezan a pagar favores debilitando las instituciones y el estado de derecho, sin que sea posible la vigilancia a todos, así, el sistema se descompone hasta pudrirse, campea la sensación de impunidad y corroe los cimientos donde se sostiene la democracia.

La corrupción existe en todas las tendencias, en todos los países del mundo, la corrupción está en la cultura de las sociedades pero se las relaciona más con los políticos que se creen inalcanzables, piensan que están por encima de la ley y del pueblo.

Ahora, copan los titulares de los periódicos la visita del Papa a Brasil, la corrupción en China y en España y un bebe sin nombre de la monarquía inglesa. Siguiendo con el título de este artículo resumo el caso chino y otros.

Liu Zhijun, ministro de ferrocarriles y uno de los hombres más poderosos de China, un nuevo rico, fue condenado a muerte con una supervisión de dos años para posibilitarle la cadena perpetua a la defensa. Fue condenado a muerte en primera instancia por malversación de fondos públicos y abusos de poder por un tribunal en Beijing.

Acusado de cobrar sobornos por contratos, es el primer gran proceso en la lucha contra la corrupción implementado por el gobierno de Xi Jimping, presidente dispuesto a reorganizar la economía al interior del país.

Está claro que el capitalismo salvaje desato una profunda deshonestidad en China, floreció la desigualdad, la inequidad de las clases sociales en el primer país regido por un partido comunista.

En España el primer ministro Mariano Rajoy, esta bañado por las acusaciones del tesorero del partido, según este, por varios años recibió dinero sucio por pago de honorarios; ante esa situación que calidad moral tiene Rajoy, para continuar como primer ministro.

Cuando asumió el poder, Rajoy criticó duramente a los socialistas, este primer ministro no solo ha demostrado ser corrupto sino inepto, no ha podido siquiera aliviar la situación que agobia al pueblo español lleno de leyes dantescas que favorecen a la banca en contra de la ciudadanía, pero, para ser honestos, con esta recesión no importa a quien se elija, no es cuestión de cambiar un gobierno, es un asunto de empleo, producción y deuda pública.

Por estas tierras Brasil y Colombia están llenos de corrupción política, en el caso colombiano sus abanderados más ilustres son Uribe y Santos, este último con la inmunidad presidencial evita que Álvaro Uribe sea juzgado en las Cortes.

México no se queda atrás, estos gobiernos llevados de la mano por Washington, pelean por el primer lugar en corrupción. Que se puede esperar cuando comparten una frontera por donde entra cocaína y salen armas.

Otro titular que por estos días llenan las páginas de los diarios no es solo la presencia de Francisco en Brasil, es la noticia del nuevo heredero de la monarquía británica. El pobre bebe nació corrupto y no lo sabe, a los 18 años o menos se dará cuenta que desciende de una monarquía salpicada por siglos de corrupción y escándalos, se hará el pendejo, total los vasallos lo aclaman desde que fue presentado como un bebe sin nombre.

Ningún gobierno en China, Rusia, Brasil, Irán, Siria, Israel, Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Corea del norte o del Sur, Japón, ningún país está libre de corrupción porque la corrupción es la manera más fácil de destruir la moral de un país, sin embargo, como se combate la corrupción marca la diferencia, China lo hace con la pena de muerte para sentar un precedente o para acallar a la opinión pública no lo sé, lo que si se, es que la corrupción en China ni en ningún lugar del mundo terminara.

No terminara entre otros por el sistema globalizado que premia la desigualdad, la inequidad y las clases sociales del capitalismo, sistema que requiere espiar a toda la población mundial para sentirse seguros de los hostiles. Washington es la capital mundial de la corrupción; Wall Street es su abanderado más preciado, es la lavadora del dinero del narcotráfico y dinero sucio adquirido por cualquier vía legal e ilegal a través de la banca y compañías trasnacionales. En EEUU se refugian banqueros y políticos corruptos como terroristas, solo tienen que decir que son perseguidos políticos por gobiernos de izquierda para que Washington les conceda el refugio.

Sin embargo, es preciso anotar que hay una enorme diferencia cuando se pide comprensión y sacrificios al pueblo, no es lo mismo que lo pidan Berlusconi, Uribe, Santos, Calderón, Netanyahu, Obama, Bush, asesinos, secuestradores, narcotraficantes, bailarines, corruptos; que lo soliciten Correa, Morales, Chávez, Maduro, Mujica, Rousseff. Los primeros cuestionados en su ética y en su moral, los segundos triunfando en las elecciones gracias al respaldo del pueblo.

En la mayoría de países la gente no confía en los políticos porque se burlan de las normas, abusan de su poder cuando relegan al pueblo para evitar que les pidan cuentas.

Pero existen también otras formas de corrupción. La demagogia es una de ellas, ejercer un cargo viviendo del discurso en discurso se cae en contradicciones e incoherencias. Las revoluciones que se viven en Sudamérica, solo son posibles con los cambios económicos y culturales y las practicas que esos cambios exigen.

Una revolución no puede ser asociada con la debilidad o la falta de carácter del gobierno y del pueblo, porque, el costo de esas incoherencias las sufre finalmente la masa.

La corrupta demagogia es asimilada por la masa, asume los errores de una realidad que se la busca tapar o manipular con discursos huecos, siempre ofreciendo a largo plazo y muy contradictorio porque no se puede vivir en una revolución que no empieza a practicar el socialismo pero lo haremos, esa es la gran diferencia con la corrupcion.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2177 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: