La España colonial y la Venezuela soberana

Casi por cumplirse éste 19 de Abril, 203 años de la revuelta de mantuanos y pardos criollos de Caracas contra el gobierno colonial presidido por el Capitán General JUAN Vicente Emparan, que culminó con su pacífico derrocamiento y la creación de la Junta Suprema de Gobierno, que dejó abierto un largo proceso de confrontación política transitoriamente culminada con la firma del Acta de Independencia de 1.811; los residuos miserables del genocida imperio español y su decrépita monarquía, no terminan de respetar la Independencia y Soberanía de Venezuela, conquistada gloriosamente en la épica Batalla de Carabobo del 24 de junio de 1.821, permitiéndose, cual tiempos coloniales, el cuestionable derecho a intervenir en los asuntos internos de la República, al reconocer o no autoridades democráticamente electas, indicarle a los jueces y magistrados la sentencia que deben dictar a quienes violan las leyes internas y amenazar al gobierno con represalias por defender los derechos de un ciudadano originario del territorial colonial de Euskal Herria que tiene ahora la nacionalidad venezolana y no ha cometido delito en nuestro territorio.

Añorando los tiempos de la Cuarta República (1.958-1.988), cuando el renegado del socialismo Felipe González gobernaba en el Palacio de La Moncloa y su congénere Carlos Andrés Pérez En el Palacio de Miraflores, ambos servían la mesa para que los bancos y financieras, las constructoras y otras grandes empresas del Reino de España se apoderaban de parte importante de esos sectores de la economía nacional, lo cual fue secundado por la alianza político-clerical de los viejos Falangistas venezolanos de Copei y el Partido Popular neo-franquista, que encumbró, como nunca después de la Independencia, a los mismos orgullos herederos del viejo imperio que diezmó a la población originaria, esclavizó a cientos de miles de africanos y sus descendientes, se robó parte importante del oro de nuestras minas y nos impuso una guerra de diez años en donde murieron no menos de cien mil venezolanos, sin que todavía se haya disculpado por su criminal acción ni indemnizado a nuestro pueblo.

Ahora, desde que el “Bravo Pueblo” venezolano, bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez Frías y las ideas luminosas del Libertador y General en Jefe Simón Bolívar decidió ese 6 de diciembre de 21.998, iniciar una lucha por la Segunda y Definitiva Independencia de toda potencia extranjera, los personeros nostálgico del imperio español, como el Ministro de Relaciones Exteriores, Jose Manuel García-Margallo, siguen conspirando contra los intereses de Venezuela, al expresar reservas sobre la transparencia del proceso electoral y sus resultados y permitirse la exigencia pública de que los órganos de ésta República Soberana deberían satisfacer la ilegal e ilusoria petición del candidato de la burguesía interna venezolana y el imperialismo para poder aceptar los resultados de los comicios del pasado domingo 14 de Abril.

Convertidos definitivamente en simples administradores de un Estado hipotecado a la banca alemana, con 5.5 millones de desempleados, de los cuales 3 millones tienen menos de 30 años, reduciendo las pensiones, cobrando por la sanidad pública y despidiendo a personal sanitario y educativo, lanzando a la calle a miles de parados que no tienen para cancelar su hipoteca y que tampoco le aceptan, por lo menos, la entrega de la vivienda por la deuda pendiente; el decrépito Estado Colonial Español pretende darle a esta democracia vigorosa, libre, expresiva, revolucionaria y bolivariana, clases de apego al Estado de Derecho, cuando en su territorio la bicéfala alianza de PePistas neofranquistas y PSOEistas renegados del Socialismo, en santa alianza con el Monarca “Cazador de Elefantes”, la Curia Inquisitorial Católica, los militares herederos del "Generalísimo" y la mediática canalla de El País, ABC, La Razón y El Mundo, ultrajan la dignidad de los pueblos sometidos al Reino y lo divierten toda la semana en partidos de futbol, donde sus principales estrellas son jugadores de otros pueblos y sus beneficiarios principales, las corporaciones financieras que están detrás del Real Madrid y el Barcelona.

Las declaraciones colonialistas del Canciller José Manuel García Margallo, las cuales expresan el apoyo político y financiero a las acciones desestabilizadora de la contrarevolución venezolana y su principal exponente, Enrique Capriles Radonsky, debe ser contestada con firmes contra-medidas, como ya lo es el llamado a consultas del embajador Bernardo Alvarez, para hacerles ver a estos colonialistas de antaño y de hoy, que la Venezuela Bolivariana, Republicana, Democrática, Soberana e Independiente en Revolución, no acepta ni aceptará jamás, por la memoria de Bolívar y Chávez, la intromisión de potencia alguna en sus asuntos internos, porque ello es, exclusivamente, de la decisión del pueblo bolivariano de Venezuela y no de una decrépita Monarquia colonialista decadente.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1961 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a163776.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO