Las FARC no están de rodillas

En un mensaje la guerrilla de las FARC dicen “la salida política es parte inseparable de nuestro acervo ideológico y político no el producto de ninguna presión militar, Santos espera un contrato de adhesión de unas FARC llorosa, arrepentida que se ponga de rodillas ante el gran capital agradecida de haber sido perdonada como el hijo prodigo”.

Juan Manuel Santos en varias oportunidades ha informado que es el único que tiene las llaves de la paz para unas puertas que serán abiertas cuando las FARC ya no secuestren ni cometan acciones terroristas y demuestren una real voluntad de reconciliación.

El pasado abril las FARC liberaron unilateralmente a 10 policías y militares prisioneros de guerra en un gesto de buena voluntad para acceder a una negociación y porque esa gente estorbaba para la estrategia móvil, después, fue capturado el periodista francés Romeo Langlois quien acompañaba a una patrulla de “héroes nacionales” y tras una escaramuza fue abandonado por la tropa, herido fue rescatado por el frente 15 de las FARC.

Langlois mientras estuvo con la guerrilla se dio cuenta que el gobierno de Santos como antes el de Uribe mienten al país y al mundo cuando dicen que las guerrillas están próximas a ser eliminadas porque asesinan a un miembro del secretariado sin considerar que es inmediatamente reemplazado, esta desinformación se da con mayor difusión desde la muerte de Raúl Reyes, mono Jojoy, Alfonso Cano.

Pasa que desde hace unos 10 años el gobierno controla la información con respecto a la guerrilla y si el comunicado oficial dice que la guerrilla esta diezmada el mundo reproduce esa información sin asidero porque no está sustentada en la realidad como se dio cuenta el francés Langlois.

Los informes oficiales sin ética y exagerados para sostener la moral de la oligarquía colombiana ya no tiene peso moral ni estratégico para la CIA porque la guerrilla sigue ahí a pesar de la muerte de algunos de sus líderes y, los brotes de traición y deserción van de la mano con el retiro de generales acusados por EEUU de estar implicados con el narcotráfico, desapariciones y asesinatos de civiles en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

A propósito del ex narco y para presidente colombiano, Ana María Uribe sobrina de Álvaro y su madre Dolly Cifuentes Villa, están esperando ser extraditadas a los EEUU por estar relacionadas con el cartel de Sinaloa del chapo Guzmán.

La sobrina de Álvaro Uribe Vélez es hija de Dolly Cifuentes alias la Meno y de Jaime Alberto Uribe Vélez hermano de Álvaro, conocido en el mundo narco con el alias de “pecoso o arepa” fallecido en Medellín en el año 2001 de cáncer a la garganta.

La familia de Álvaro Uribe Vélez ex presidente de Colombia por 8 años está acusada por la DEA de integrar el clan criminal de los Cifuentes Villa, culpada de introducir a los EEUU 30 toneladas de cocaína, lavado de dinero y narcotráfico en Ecuador, Panamá, Uruguay, México, ¿Quién puede afirmar que no estaban protegidos por Uribe cuando presidente? La última palabra la tiene Santos para la extradición.

Mientras esto ocurre es investigado Santiago Uribe hermano del ex presidente por crear y liderar el escuadrón de la muerte los 12 apóstoles por el asesinato de unos 50 civiles, desde aquí esa versión es mentira, esos criminales son culpables del asesinato de unas 300 personas con el consentimiento de los gobiernos de Pastrana y del mismo Uribe con apoyo de inteligencia y logística militar y policial a través del DAS, incluso, uno de estos asesinos en el 2008 se lo vio por San Cristóbal, vivía a 30 minutos de la frontera con Cúcuta, hasta cercarlo se voló.

Pruebas contra la familia del ex presidente y para el mismo Álvaro por narcotráfico y para militar existen por montones pero EEUU no las da a conocer porque ellos son cómplices al trabajar conjuntamente en el plan Colombia que permitió la instalación de 5 bases militares estadounidenses que ya perdieron parte de su propósito ante la integración de la región.

Hoy, el ex presidente Uribe aun narco y para político está creando un movimiento para evitar la paz con la guerrilla, conversaciones que están adelantadas y que le servirían indudablemente como catapulta para una reelección a Juan Manuel Santos y terminarían por completar el fiasco de Justicia y Paz porque se deja de lado a muchos actores que forman parte del conflicto colombiano como los desplazados, campesinos, estudiantes y cocaleros.

Lo que se busca es, que de ninguna manera se suspenda el envió de cocaína hacia México y EEUU una vez la guerrilla se desmovilice los carteles estadounidenses CIA, DEA y NSA se les facilita toda la operación del negocio de la cocaína. Uno de los más grandes sueños de la Agencia de Importación de Cocaína (CIA) que ya tiene a su nuevo lacayo en México, Pérez Nieto reemplaza a Felipe Calderón para que continúe con el plan Mérida (violencia salvaje) y enrumbe a México a participar económicamente y politicamente en Sudamérica como miembro del grupo Pacifico.

El Congreso colombiano aprobó una reforma que permita futuras conversaciones para negociar la paz y la entrega de armas; introduce la posibilidad de conceder beneficios como la suspensión de penas a la cúpula guerrillera en caso de una desmovilización con medidas de reparación de daños y acceso a la verdad para las víctimas, permite también, que los líderes guerrilleros tengan representación política siempre y cuando no estén acusados de cargos de lesa humanidad para acceder a cargos públicos.

A leguas de distancia se ve que toda estas reformas son una encerrona constitucional para los casi 9000 hombres y mujeres de las FARC y los más de 2000 personas del ELN porque en Colombia y en otros países del mundo los líderes guerrilleros como su estructura son considerados terroristas, la cúpula son buscados para ser encerrados de por vida o extraditados a EEUU por cargos de narcotráfico, secuestro, lavado de dinero, además, Washington “sugirió” a Bogotá, que solo puede ser amnistiado el delito político cometido sin violencia.

Argucia constitucional evita un acuerdo de paz, porque, quien va a defenderse de los disparos militares con la señal de la paz.

Estos términos son antiguos y evitaron que las negociaciones prosperen en el pasado desde Pastrana hasta la mediación de la Iglesia de Uribe hasta llegar a Santos, y si Washington no permite que Nariño cambie el concepto de terrorismo o sean borrados de la lista negra del Departamento de Justicia como grupos terroristas no se podrán sentar en una mesa a hablar de paz a no ser que el negocio de la cocaína pese mas como parecería ser el caso para Obama y Santos por cálculos políticos más que por querer una verdadera paz para Colombia y la región.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3112 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: