Las porcelanas de Putin

El Imperio y sus lacayos se aprestan a dar zarpazos a diestra y siniestra para proteger los intereses del sionismo y el suministro de petróleo a las potencias capitalistas de la OTAN, poniendo al mundo al borde de una catástrofe.

El Diario de la Historia: Gran triunfo de México en Puebla (1862)                                                                                          

  Una serena advertencia del Premier de Rusia que, tal vez, no sea del todo inútil. 
 

(Nota: Este artículo se iba a llamar “Los lobos del terror se afilan los colmillos”, pero le cambié el título porque no me gusta ofender a los animales) 

1-. EL SENDERO DEL TERROR

Nada le importa al gobierno de Estados Unidos, Benefactor del Terrorismo y Padre del Terrorismo Nuevo, o Nuclear, dominado hoy por el sionismo hiper-terrorista, que el gobierno de Irán le haya abierto las puertas a la AIEA, la agencia internacional que investiga el uso pacífico de la energía nuclear y presenta sus informes en Naciones Unidas y que debía empezar por investigar los arsenales nucleares de EU, Israel, Francia e Inglaterra, que no los tienen, precisamente, con fines muy pacíficos.

A pesar del gran paso de Irán hacia la paz al estar dispuesto a probar, a través de la AIEA, que no está fabricando bombas nucleares, el Imperio yanki-sionista y sus secuaces siguen actuando como si Irán le hubiese negado la entrada a esa agencia y el presidente Ahmadineyad hubiera dicho, con toda solemnidad:

--Sí, afirmo y reafirmo, y lo juro por Mahoma y todos los camellos que conducía por el desierto antes de conocer a Kadija, que nuestro firme objetivo es obtener cientos de bombas nucleares para arrasar a Israel y achicharrar a los casi ocho millones de judíos y árabes, y a los animales, grandes o pequeños, y a todas las plantas, comestibles o no, que se atrevan a existir en ese endiablado país.  

Ésa retórica no ha sido nunca, por supuesto, la del Presidente de Irán. Ésa es la retórica del Imperio y sus secuaces.  

Cuando el Imperio se decide por la violencia --leitmotiv de su vida misma-- nada lo detiene, ni siquiera una grave crisis económica en que decenas de millones han perdido sus hogares, trabajos, negocios, ahorros, hospitales, escuelas, centros de recreo,  vacaciones y demás, y en la que el gobierno federal ha dado ya dos veces la imagen de una bancarrota que se soluciona en el último momento porque no es tal quiebra, sino una amenaza psícoterrorista para aumentar al máximo el temor y la explotación del pueblo cuyo intenso, esclavizante, trabajo crea los medios que permiten sobrepasar la crisis.  

Para los jefes del Complejo Militar-Industrial-Terrorista la guerra es riqueza, inmensa, fabulosa riqueza, y las deudas de guerra en las que incurre el Estado tienen que pagarlas los trabajadores, no los explotadores.

No tengo la menor duda que el régimen terrorista de Israel va a atacar los reactores nucleares iraníes y, es probable, que lo haga en los mismos días en que el Imperio y otros miembros de la OTAN realicen operaciones encubiertas contra las posiciones militares del gobierno de Siria para apoyar a sus enemigos.

Leon Panetta, jefe del Pentágono, cree que el régimen de Israel va a realizar el ataque a Irán en primavera, o sea abril o mayo, y, al decirlo, le está dando carta blanca a los enloquecidos esbirros sionistas para que lo hagan. 

Siria es un objetivo, tal vez, un poco más inmediato, porque desde hace muchos años tiene un gobierno enemigo del sionismo que le robó una parte de su territorio y le destruyó los reactores nucleares con los que trataba de desarrollar fuentes superiores de energía, y lo obligó a depender de un petróleo que no tenía –ni tiene-- causándole, de tal forma, mayor pobreza.

2-. SUPREMA MALDAD

Es evidente que el origen de toda esta época de violencia superlativa, fueron los auto-atentados del 11 de Septiembre, que tenían varios propósitos, sobre todo los de eliminar a los enemigos del sionismo y, además, ocuparles su petróleo para beneficio directo de los Estados-clientes del Imperio: Francia, Italia, España, Alemania, Inglaterra y otros.

Por ello el Imperio invadió a Irak, que no tenía armas de destrucción masiva, y cuyo líder, Saddam Hussein, había sido veinte años antes tan leal al Imperio que, para protegerlo de la ira, aun más anti-sionista, de los Ayatollas, comenzó la guerra de casi ocho años contra Irán en la que murió cerca de un millón de seres humanos. Pero Saddam, siendo aliado del Imperio, era, por supuesto, enemigo del sionismo y eso selló su suerte para siempre porque lo persiguió y lo acosó y lo asesinó un imperio que actuó no como amo del sionismo, sino como su siervo.

Mientras Irán e Irak se desangraban, el Imperio le vendía armas secretas a Irán para que su aliado, Irak, no lo derrotara y la guerra se mantuviera, para mayor beneficio de la industria bélica, para que la cascada de sangre convertida en oro no dejara de fluir en toda su intensidad.

Aquella operación no sólo traicionaba al amigo y beneficiaba el enemigo para que se siguieran matando, sino que, además, se utilizó para apoyar a la contra nicaragüense que se enfrentaba a la Revolución y, como producto final, para que estos mercenarios introdujeran en este país decenas de toneladas de cocaína pura, con la complicidad directa de Reagan, el vice Bush y Bill Clinton, entonces gobernador de Arkansas, por uno de cuyos aeropuertos entró la mayor parte de la droga con la que se aumentó la drogadicción de una parte sustancial del pueblo estadounidense, sobre todo su juventud, fenómeno que aún estamos viendo y sufriendo y del que Colombia y México son víctimas también.

Esa maldad suprema, inconmensurable, inédita en la historia, es un producto yanki-sionista: si Assurbanípal, Atila, Tamerlán, Napoleón, Hitler, Franco, Videla, Pinochet, Fujimori y Santos se hubieran reunido en un macabro conciliábulo que no estuviese sometido a los límites físicos del tiempo y el espacio, no hubieran sido capaces de concebir tanta infamia. 

2-. EL TERROR DE UNA DAMA QUE, TAL VEZ, NI LO SEA

El libreto que produjo el 11 de Septiembre y las guerras en Afganistán, Irak, Pakistán y Libia, es el que hoy dirige las probables agresiones a Irán y Siria. Es un viejo libreto escrito no por el pueblo judío, sino por el mayor enemigo que ha tenido ese pueblo, el sionismo; de la misma forma que el Imperio yanki ha sido el peor enemigo que ha tenido el pueblo estadounidense.

Ahora vemos que es Hillary Clinton, la canciller más insolente y criminal que haya tenido país alguno en toda la historia, la que traza la pauta de las próximas agresiones, con el apoyo de algunos de sus lacayos de Europa, y el rechazo total del resto del mundo, incluyendo el de los propios pueblos de los países agresores. 

Como fondo a las gestiones guerreras de la fúnebre Dama del Terror, tenemos el intenso barraje diario de esa prensa vendida y bandida que inventa toda clase de historias macabras para que el mundo crea que los gobiernos de Irán y Siria son terroristas y enemigos de sus pueblos y que los gobiernos “de los países libres” –o sea los verdaderos terroristas—van a actuar para salvarlos de la furia de sus gobiernos. Es, por supuesto, el propio libreto de Afganistán, Irak, Líbano, Gaza y Libia, al que tal vez pudiéramos llamar Der Judenstaat.

Este martes, día 7, diez gobiernos que integran el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a propuesta de la dama terrorista y del, también terrorista, Canciller de la Gran Puta, disculpen, quise decir Bretaña, acordaron pedirle al Presidente de Siria, Bashir al-Assad, que renuncie al poder, casi un año después que se lo hicieran al heroico presidente Muamar al-Gadafi.

Debemos suponer, por lógica, que el proceso que sigue pudiera ser como el de Libia; pero los regímenes terroristas se enfrentan ahora a una muralla de dignidad y valor formada por muchos gobiernos, entre ellos Rusia y China, los otros dos países que completan el Consejo de Seguridad de la ONU, quienes se oponen a cualquier intervención armada, sea directa o indirecta –o sea encubierta--, en Siria.

Si a pesar de esto, algunos de estos países tratan de bombardear las posiciones del gobierno sirio para favorecer el avance de sus enemigos, el gobierno ruso, por su parte, pudiera bombardear las posiciones de los rebeldes. Estaríamos, entonces, ante un gravísimo conflicto internacional que pudiera convertirse en una guerra mundial. 

Recordemos que Rusia tiene unas 11,000 bombas nucleares, unas 2,500 más que Estados Unidos y unas 1,700 más que Estados Unidos, Israel, Francia e Inglaterra juntos, y que si se produce un enfrentamiento entre estos países y explotan dos o tres mil bombas nucleares, aparte de los cientos de millones de seres humanos que morirían por el efecto directo de las explosiones, el Invierno Nuclear acabaría con nuestra civilización, provocando una era glacial que pudiera ser aun más fría que cualquiera de las cuatro glaciaciones de la Era Cuaternaria, cuyo efecto duraría medio siglo o, tal vez, mucho más.

El premier Vladimir Putin declaró antier, miércoles día 8, que Rusia no permitirá “ninguna forma de injerencia en Siria” y solicitó de las potencias occidentales y de los países de esa Liga Árabe que actúa como mercenaria del imperialismo, “que no se comporten como un elefante en una tienda de porcelanas”.

Otros hechos han acontecido en esta pasada semana, pero prefiero no comentarlos en espera de lo que sucederá en los próximos días o semanas, aunque no quiero concluir hoy sin referirme a que prosigue la mentirosa campaña del Imperio y sus secuaces en cuanto a que Irán se ha confabulado con varios gobiernos de América, sobre todo los de Cuba y Venezuela, para atacar objetivos de Estados Unidos no sólo en América Latina, sino, además, dentro de este país, como lo del supuesto atentado que se planeaba hacerle al Embajador de Arabia Saudita en Washington. Con esto, como es lógico, el Imperio está sentando las bases para una probable agresión futura contra Venezuela y Cuba 

El cinismo y la desvergüenza de estos imperialistas no conoce límites: asesinan a los científicos iraníes en su propia patria y acusan a los demás de planear asesinatos.

El Imperio yanki-sionista ha actuado con suprema arrogancia en los últimos diez años, como si fuera el Ser Supremo que creó las cientos de miles de millones de galaxias del universo, cada una con cientos de miles de millones de estrellas y cada estrella con un muy probable sistema planetario y cada planeta con uno o varios satélites y cada satélite con otros posibles satélites. Y todo eso lo hizo el fabuloso Ser, del lunes a las nueve de la mañana al sábado a las seis de la tarde. Formidable Ser ante el que Supermán sería menos que una bacteria.

La destrucción de las porcelanas a las que se refiere el premier Putin, pudiera provocar el final de nuestra civilización, lo que desde el punto de vista cósmico vendría a ser mucho menos que la muerte de una pulga   

Esperando el desarrollo de estos sucesos tan dramáticos para poderlos analizar con más actualidad, vayamos ahora a otra época en que los imperios también trataban de sojuzgar a los pueblos. Insisto, otra vez, que éstas son crónicas noticiosas, en que los hechos son expuestos con suma brevedad, no artículos de fondo.

GRAN TRIUNFO DE MEXICO EN PUEBLA

El Diario de la Historia, Puebla, 5 de mayo de 1862. Tres mil seiscientos soldados, al mando del general Ignacio Zaragoza Seguín, jefe del Ejército Oriental, derrotaron, esta tarde, a un ejército francés al mando del conde Charles Ferdinand de Lorencez, integrado por más de nueve mil soldados.   

Los franceses han tenido más de setecientos muertos y heridos, en su mayor parte al tratar de tomar por asalto el Fuerte Guadalupe, defendido por la infantería, al mando directo del general Zaragoza, y la caballería, considerada hasta por los propios franceses una de las mejores del mundo, dirigida por el brigadier general Porfirio Díaz. Los defensores tuvieron menos de cien bajas.

A pesar de que la facción conservadora, partidaria de Francia, ha tenido muchos adeptos en esta ciudad, hay júbilo en el pueblo por la rotunda victoria de las armas mexicanas que defienden la integridad del país y la justa causa del presidente constitucional, don Benito Juárez. Los conservadores fueron derrotados en la Guerra de la Reforma, que concluyó el año pasado, y hoy tratan de entregarle el país a Napoleón III, Emperador de Francia.

Al conocerse la victoria a través del telégrafo, el pueblo mexicano es presa esta noche de intenso júbilo en todas las zonas de la República Mexicana que no han sido ocupadas por los intervencionistas. Todos cantan con gran alegría los himnos nacionales y La Marsellesa, el himno de la Revolución Francesa que han adoptado los revolucionarios y liberales de todo el mundo.  

El Imperio Francés y sus aliados han sufrido un duro golpe hoy en Puebla, pues no podrán avanzar hacia la capital mientras esta ciudad se mantenga en pie de guerra con una fuerza tan formidable que es capaz de derrotar a un enemigo tres veces superior en hombres, armas, dinero y experiencia.

Desde su exilio en las islas de Guernsey. el gran Vctor Hugo, considerado uno de los más geniales escritores de todos los tiempos, envió un mensaje de júbilo y apoyo al pueblo de México, parecido al que hizo cuando las primeras unidades del ejército imperial francés violaron el suelo mexicano para unirse a la conspiración de los traidores de la oligarquía, que fueron derrotados en la Guerra de la Reforma y apoyaron después la ambición de Napoleón III.

El ejército francés, considerado el mejor del mundo después de sus victorias en Italia y Crimea, ha sido derrotado hoy por los mexicanos, que en ningún momento dieron un paso atrás ante el terrible ataque de bombas y fusilería a que fue sometido el Fuerte Guadalupe.

Se cree que uno de los planes del gobierno francés es ayudar a los secesionistas de Tejas que quieren unirse a los Estados de la Confederación sureña que se hallan en guerra contra la Unión norteña. Su derrota en Puebla afecta ese proyecto, pues el Sur está luchando contra el tiempo, o sea con un Norte que cada día se fortalece mas, entre otras razones porque dispone del oro de California que le fue robado a México en 1848. En estos catorce años, California se ha convertido en el primer productor mundial de oro.

El presidente Abraham Lincoln defiende la independencia de México, pero no puede hacer nada debido a la terrible situación de Estados Unidos, en cuya guerra civil ya han muerto más de cien mil seres humanos. Como miembro del Congreso, Lincoln se opuso, tenazmente, a la criminal invasión estadounidense a México hace dieciséis años.

LA BATALLA

Los franceses habían llegado ayer a la villa de Amozoc, al norte de esta ciudad. Se ha sabido que el general Juan Nepomuceno Almonte le dio tres consejos al general Lorencez. Uno, que rodeara la ciudad durante varios días; dos, que esperara a que la fuerza al mando del general Leonardo Márquez, integrada por casi tres mil soldados, se le uniera; tres, que no asaltara la ciudad por el norte, o sea desde Amozoc, sino por el este. Lorencez, subestimando a los defensores de la ciudad, rechazó las tres advertencias. El general Almonte se proclamó Presidente de México hace unos días, pero ni sus amos franceses lo reconocen como tal.

Desde las primeras horas de la mañana de hoy, los franceses se situaron a un kilómetro y medio al norte del Fuerte Guadalupe, que se halla a unos ochocientos metros del Fuerte Loreto, en el límite norte de la ciudad.

A las once de la mañana, comenzó el bombardeo al Fuerte Guadalupe. Hacia la una de la tarde, los artilleros habían empleado casi la mitad de sus pertrechos. Los defensores se mantuvieron firmes en sus posiciones, a pesar de los muertos, la destrucción y el terror. Por lo demás, los artilleros de Napoleón III no eran como los que había dirigido su famoso tío medio siglo antes.

Despreciando el coraje de los defensores, el general Lorencez lanzó a miles de soldados al asalto del fuerte, pero fue rechazado por el intenso fuego de mosquetes de los soldados que se hallaban en el fuerte y desplegados en una ligera elevación que se halla junto a él. La artillería del Fuerte Loreto disparó contra los asaltantes, matando a dos coroneles. El asalto fue detenido.

A las dos y treinta, Zaragoza le ordenó a Porfirio Díaz que atacase con la caballería los flancos de la infantería francesa. Lorencez envió, entonces, en su defensa, a la caballería. La batalla fue encarnizada, terminal. Muchos soldados trataron de huir, pero fueron interceptados y muertos por la caballería mexicana.

Entonces, a las tres de la tarde, llegó un fuerte aguacero. La visibilidad disminuyó y el declive frente al fuerte se volvió lodoso, resbaladizo.

A un cuarto para las cuatro, Lorencez ordenó la retirada. Sus fuerzas descendieron hasta el pie de la ligera colina y, hacia el anochecer, regresaron a Amozoc. Sobre el campo de batalla yacen aún cientos de cadáveres.

Los franceses, desinformados por Miramón, Mejía, Márquez, Almonte y otros generales conservadores, traidores a México, creían que el pueblo de Puebla los iba a recibir con flores... y los acogió con plomo.

EL HEROE

Ignacio Zaragoza Seguín nació en Goliad, Tejas, en marzo de 1829; tiene, pues, 33 años. Estudió para sacerdote, pero dejó el clero para unirse a las fuerzas que combatían al mariscal Santa Ana y, en 1855, con tan sólo 26 años, derrotó al general Adrian Woll, aliado de aquél. Se unió, después, a los liberales de Juárez en la Guerra de la Reforma, y tuvo una actuación destacada en la Batalla de Calpulalpán, que puso fin al conflicto con el triunfo liberal.

El año pasado, el presidente Juárez lo nombró Ministro de Guerra y Marina, pero renunció cuando los intervencionistas de España, Inglaterra y Francia desembarcaron en Veracruz para exigirle a México el pago de sus deudas, y se puso al frente del Ejército Oriental, comenzando las obras en defensa de Puebla.

Al retirarse las fuerzas de los imperios inglés y español, Napoleón III demostró  que su intención no era económica sino política, o sea convertir a México en vasallo de su imperio.

La vida de este joven y heroico general está marcada por un signo dramático, pues tres de sus cuatro hijos han muerto antes de llegar a los dos años de edad y su joven esposa falleció, hace tres meses, en la capital.

Una prominente figura poblana acaba de decir que le propondrá al Presidente declarar fiesta nacional el día de hoy y cambiarle a esta ciudad el nombre por el de Puebla de Zaragoza .

carlos.rivero@att.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2270 veces.



Carlos Rivero Collado


Visite el perfil de Carlos Rivero Collado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: