El eclipse del sistema

Las manifestaciones por todo el globo contra las medidas neoliberales, por no decir fascistas del capitalismo tienen a las pobres democracias occidentales al borde del colapso total. Mientras en la zona europea se blinda el bando de derechas ante la estampida de los izquierdistas en las recientes elecciones, en América latina se constituyen sólidas bases para robustecer la integración de los Estados que están aplicando la justicia social.

Es obvio que tanto Inglaterra con su juego de “estar y no estar” en la zona, y aprovechar lo que le conviene, Alemania pretende mantener la hegemonía sobre la comunidad de naciones. Es la cara dura de Merkel ante la crisis financiera global, que no es otra crisis que la política, por la carencia de valores y principios humanitarios, por el final de la historia de los partidos políticos, y porque el pueblo en la calle va a demostrar en los próximos seis meses quien tiene la voz cantante. Crisis ambiental que no tiene fronteras en su expansión generando damnificados, refugiados, víctimas de desastres naturales, superando a las de las guerras. Crisis alimentaria, hay comida por cantidad, pero la especulación de las multinacionales controla los precios y las semillas, las tierras y todo vinculado a la agricultura. Transforman la producción agrícola en biocombustible. El alimento humano transformado en gasolina.

El imperio que se ve reducido a la figura de la OTAN, UK, USA e Israel quieren a toda costa conquistar los recursos energéticos, los territorios estratégicos, y cercar a China, de sus abastecedores de petróleo. Sienten que desde adentro y desde afuera, la multitud está organizándose creativamente para resistir inteligentemente a la irracionadad convertida en dictadura plutócrata mundial.

Por más que pretendan “controlar y vigilar” y por más gas pimienta que usen, las protestas continuarán, y se harán más inteligentes al resistir la represión del sistema. Ya todos, en todas partes saben que no se trata de “gobiernos”, ni de “políticas”, tampoco de liderazgos individuales, todo el mundo (99%) sabe que se trata del SISTEMA. No sirve, funciona para el 1% y nada más, y el resultado es la masiva autodestrucción mundial del hombre y de la naturaleza.

Indignados contra el sistema por todas partes organizándose para resistir y para dar a luz una nueva forma de vida en la tierra para todos y de manera equilibrada, justa, razonable. El mundo ha iniciado una marcha que se va articulando en todas partes, faltan las acciones políticas y la voluntad de realizarlas en cada parte de la tierra para afirmar los movimientos rebeldes, resistiendo a la maquinaria genocida de ese 1 %.

Tenemos que el sistema tiene armas geofísicas capaces de generar el caos climático, y lo hacen simultáneamente mientras bombardean países que se han levantado en contra de las políticas neocoloniales (ver Libia recientemente) que intentan usurpar los recursos de cada nación. Al sistema no le cuesta nada desatar un huracán, mientras masacran a libios para desviar la atención mediática mundial.

A nadie le resulta extraño la ola de “cánceres” sobre líderes políticos y jefes de estado en Latino América. A muy pocos les interesa investigar qué prepara el sistema desde Gakona, Puerto Rico, Australia, y otros enclaves tecnomilitares, destinados a causar más desastres naturales, caos y sometimiento. Ellos quieren reducir la población a más de la mitad, y son dueños de las semillas, de los alimentos, del oro, y de los bancos. Las fuerzas de seguridad están operativas en más de 865 bases militares alrededor del globo. ¿Y a quién defienden? Al 1%. Armas y drogas, militares, narcotráfico y guerras de sometimiento, guerras coloniales en el tercer milenio.

En países latinoamericanos los gobiernos ajustan sus reservas y economías para facilitar una transición pacífica hacia más y mejores modelos democráticos con el apoyo del pueblo y la resistencia de los medios privados de comunicación que siguen pautas del sistema. La red privada de medios de información se caracteriza por desvirtuar, tergiversar, cambiar, adulterar, y viciar la información a fin de torcer el sentido que puede tener para cada uno la realidad que vivimos. La plataforma mediática privada mundial ejerce una presión soberana sobre la mente del hombre y la mujer, y sobre todo de los jóvenes y los niños. Manipulan la realidad a fin de obtener un “disociado mental” incapaz de elaborar un pensamiento crítico, una opinión que no esté sesgada por la red de medios que el sistema usa para agredir en una guerra de 4ta generación a sus más poderosos enemigos: el pueblo organizado.

Cuando los nuestros intentan reunirse para desarrollar un modelo de comunidad de naciones latinoamericanas el sistema interviene para sabotear todo lo que huela a UNIDAD continental. Vamos hacia el inicio de la CELAC, ellos intentarán obstaculizar la celebración de la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se realizará en Caracas los días 2 y 3 de diciembre. Nosotros resistiremos los ataques.

El imperio divide para gobernar, nosotros nos unimos para resistir. ¿Cuál será la hegemonía la del 1% como lo viene siendo hasta ahora, o la del 99% que ya tomó las calles y plazas como Tahrir? MERCOSUR, Petrocaribe y el Banco del Sur, como ejemplos de la unidad e integración basadas en la solidaridad, la justicia social, la complementariedad y el combate permanente y eficaz contra las asimetrías originadas en el desarrollo desigual, la dependencia y el subdesarrollo.

Es un momento peligroso, porque el animal herido (el sistema) reaccionará con mucha más violencia que la que nos tiene acostumbrado. Nosotros debemos impedir la subestimación de sus futuros ataques y dar a luz nuevas y mejores formas y modelos de resistencia.

Mientras en la eurozona no saben qué hacer para seguir engañando con los desechos nucleares, la brutal y sanguinaria crisis financiera, el apoyo a USA, UK e Israel en la irracional idea de recolonizar Africa, America, y el resto del mundo con tal de tener el poder y mantener la hegemonía capitalista, por estos lados del planeta revisamos la historia, construimos mejores modelos políticos, sancionamos leyes que harán más duradera la aplicación de la justicia social, reorientamos nuestras economías con un alto índice de humanidad y valores que habían sido enterrados, todo simultáneamente, quedando claro que estamos ante la manifestación polarizada de dos modelos opuestos. El 1% plutócrata y fascista, y el 99% que a todas luces se rebela en todas partes del mundo.

Mforti9@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1610 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a134132.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO