Los derrotados en Colombia no son las FARC ni Uribe

La historia criminal de la política colombiana durante 60 años tuvo como protagonistas a liberales y conservadores últimamente reforzada con el partido creado por Álvaro Uribe (U) partido que caló hondo en la sociedad ante el desgaste de de los partidos Liberal y Conservador quienes perdieron su rumbo al integrar la corrupción y la inseguridad como modelo administrativo; con el paso del tiempo esa corrupción y violencia en varios volúmenes resulta aburrida, farragosa, y el pueblo que chapotea con ellos en los charcos no deberían quejarse cada vez que las ciudades se inundan o la educación no cambia, esa cultura política está preñada de odio respaldada por los EEUU, así, denuncia alguna es tomada en serio, hace falta algo mas…que esta generación de estudiantes empiezan a reclamar.

Las elecciones del 30 de octubre para elegir 1102 alcaldes, 32 gobernadores, 418 diputados, 12063 concejales municipales y 4627 ediles, no significa derrota o triunfo del partido de la U ni el ascenso del Polo Democrático ni la muerte de Alfonso Cano significa el fin de las FARC, no significa nada de interés político para el pueblo agobiado por la extrema pobreza, significa tan solo cumplir de manera obligatoria con el calendario electoral.

El Polo Democrático Alternativo ganó 6 alcaldías en capitales departamentales, de ellas la más sonada la alcaldía de Bogotá con Gustavo Petro ex M19, gano a Enrique Peñaloza apadrinado por Uribe, a quien se le menciona como el gran perdedor por analistas colombianos porque Juan Manuel Santos, apoyo con fuerza a los candidatos para gobernadores y alcaldes del partido de la U jugándose su capital político dicen los expertos en Colombia.

Yo no lo veo así, supuestamente Santos cuenta con un respaldo de más del 70%, es visto por muchos medios de comunicación como el presidente con más aceptación en América Latina, por su parte Uribe, conserva un 63% de popularidad del 75% con el cual se retiro hace casi dos años aun con los escándalos de corrupción que “heredo” Santos, pero, que forman parte de la cotidianidad política colombiana que sitúan al país como el más corrupto de la región según otras encuestas.

Uribe y Santos juegan con el capital político asesinando a miembros del Secretariado de las FARC, lo hicieron con Raúl Reyes, el negro Acacio y otros, apreso y libero a Granda, Santos utiliza esa política que mezclada con una gran publicidad “del golpe más grande a las FARC” vende ante la incapacidad del gobierno para corregirse; Santos aprovecho su salida a la Asamblea General de la ONU para anunciar la muerte del mono JoJoy hace un año, ahora, lo hace con la muerte de Alfonso Cano cuando los medios manifiestan que el partido uribista es el gran perdedor de las elecciones regionales que podrían restarle popularidad.

Tanto Raúl Reyes, mono JoJoy y Alfonso Cano, no pudieron escapar a la tecnología, satélites, escucha electrónica con sus triangulaciones, ubicados hace rato Reyes, JoJoy y Cano sirvieron de comodines para el capital político de Nariño; el asesinato de miembros del Secretariado de las FARC, se está convirtiendo en una tradición igual que la toalla de Marulanda ofrecida por liberales y conservadores para alcanzar el poder.

Después de la Unión Patriótica izquierda política no existe en Colombia, la única izquierda con convicción es la de las FARC y ELN, de tal suerte que los seguidores de Gustavo Petro y del Polo así se fusionen no alcanza para enfrentar la fuerza de Washington con las bases militares, el TLC y con el uribismo mas la popularidad de Santos y junto al liberalismo ganaron la alcaldía de Medellín y las gobernaciones en Meta, Bolívar, Tolima, Valle, Cauca, Caldas; el asesinato de Cano devuelve al partido de la U como a Santos la popularidad perdida.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2576 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: