La pesadilla americana

La deuda de EEUU el principio del fin

Estados Unidos vive una profunda crisis económica, Barack Obama desesperadamente busca acuerdos con los congresistas republicanos, que no quieren pactos, azuzados por el radicalismo del Tea Party, para elevar el tope de la deuda nacional; la cuestión prioritaria es aumentar el techo del endeudamiento, algo que era rutinario, aumentar el tope de la deuda, en la actualidad el problema y sus posibles consecuencias adquieren tintes apocalípticos. Varios analistas consideran la posibilidad del impago técnico y como consecuencia la renuncia al dólar estadounidense como divisa principal de muchas reservas del mundo.

Según la entidad responsable de administrar el tesoro público, para el último día de 2010 la deuda pública se situó en 14.025.215.218.708,52 dólares. La deuda nacional es de unos 14,3 billones de dólares.

En tan solo 7 meses el índice aumentó desde 13 billones de dólares, registrado el 1 de junio 2010, hasta 14 billones de dólares, lo que significa que la deuda se acerca rápidamente al límite máximo reglamentado legislativamente de 14, 294 billones de dólares, fijado por el Congreso y ratificado por el presidente Obama en febrero pasado.
Varios analistas han elaborado una lista de hechos que testifica contra la economía de EE. UU, los tips más interesantes son:.

* El primer billón de dólares en deuda se acumuló en EE. UU.; desde el período de la presidencia de George Washington (1789-1797) hasta la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989).
* Desde entonces y hasta hoy el país ha aumentado la deuda nacional otros 13 billones de dólares.
* Más de un tercio de la deuda total del planeta pertenece a los Estados Unidos.
* Si se divide la deuda nacional entre el número de hogares estadounidenses, resulta que cada familia tiene una deuda de 125.000 dólares.
* La deuda soberana de EE. UU., aumenta cuatro millones de dólares diarios.
* Cada minuto el país toma préstamos por valor de dos millones de dólares.
* La deuda total de las compañías hipotecarias más grandes del país (Fannie Mae, Freddie Mac, Sallie Mae) ha crecido desde 3.2 billones a 6,4 billones en 2011.
* Los servicios no prestados por las autoridades en el marco del programa nacional de Seguridad Social y Medicare (seguro médico subsidiado para ancianos) alcanzan los 60-100 millones de dólares.
* Por el momento, Estados Unidos pide prestado de 41 centavos por cada dólar que gasta.
* Los bombardeos de Libia le costaron a EE. UU. unos 600 millones de dólares solo en la primera semana de guerra.
* Un día de guerra en Afganistán cuesta más de lo que se invirtió en la construcción del Pentágono.
* Más de la mitad (59%) de los estadounidenses recibe algún pago por parte del Gobierno federal.
* Los subsidios sociales que reciben en este momento las familias estadounidenses superan los impuestos que pagan.
* La deuda soberana estadounidense lleva más de 54 años aumentando.
* El FMI prevé que la deuda nacional de EE. UU. se eleve al 400% del PIB en 2050.
* Aproximadamente uno de cada cuatro dólares prestados se destina al pago de intereses de la deuda.
* Si la deuda de EE. UU., se dividiera en billetes de cinco dólares y se pusieran uno sobre otro, esta pila tendría una altura de tres cuartas partes la distancia de la Tierra a la Luna.
* Si Bill Gates donara todo lo que posee al Estado, sería posible cubrir el déficit presupuestario del país solo durante 15 días.
* Si una persona gastase un millón de dólares anuales en el período transcurrido desde el nacimiento de Jesucristo hasta el día de hoy, el gasto será 500 veces menos de un billón de dólares. La deuda de EE. UU., excede los 14 billones. Y este año va a solicitar un préstamo de otro billón de dólares.
* Si se gastase un dólar cada segundo, harían falta 31.000 años para gastar un billón de dólares.
* Si Estados Unidos empezara a pagar su deuda en proporción de un dólar cada segundo, ajustaría sus cuentas dentro de 440.000 años.


EE. UU: ¿Camino de la bancarrota?

Según cálculos de Laurence Kotlikoff, catedrático de economía de la Universidad de Boston; Estados Unidos podría estar en bancarrota: el déficit del país supera los 200 billones de dólares, lo que supone 15 veces más que la deuda oficial. El gobierno informa que la deuda es de 13 billones de dólares, pero las autoridades según el catedrático, en sus cálculos no tienen en cuenta situación real, hay muchas deudas implícitas no oficiales, así que se analizan números dudosos. Mas adelante Kotlikoff, señalo "En cuanto miremos a números totales, la deuda total, todos los compromisos, lo que denominamos como 'brecha fiscal', es decir la diferencia entre todos los gastos que se prevén hacer incluyendo préstamos de la deuda oficial y todos los ingresos que se espera a obtener, resulta que el agujero es enorme, es de casi 200 billones de dólares".

El analista sacó estas conclusiones basándose en los datos de la cuenta Selected Issues Paper, presentada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en julio. Según el documento, la diferencia entre los gastos planeados y los ingresos en los próximos años es "enorme" y para cubrirla es necesario corregir el presupuesto reduciéndolo hasta alrededor de un 14% del PIB. Para hacernos una idea, actualmente los ingresos se sitúan en un 14,9%, lo que significa que para recibir la suma adicional de ese 14% del PIB, sería necesario doblar la recaudación de impuestos, lo que es imposible.

"Así que para saldar esta deuda fiscal se va a requerir un ajuste fiscal del 14% del PIB año tras año a lo largo de mucho tiempo. Y esto es realmente la prescripción de una bancarrota, porque no podemos permitirnos esto", según Kotlikoff.

"La bancarrota significa que uno no puede pagar sus cuentas futuras, y si no podemos pagar los subsidios sociales y del sector de medicina planteados por el Gobierno, eso sin contar con los gastos militares, esa es la definición de estar en bancarrota, porque no podremos cubrir nuestras cuentas", concluyó.

El economista está seguro de que todo lo que puede y debe hacer el Gobierno estadounidense es simplificar esencialmente los sistemas de impuestos, salud, pensiones y finanzas, cada uno de los cuales ahora está sumido en el caos.

Dentro de poco las arcas del Estado norteamericanas no dispondrán de suficientes recursos para pagar las pensiones. Esta situación se podría dar en agosto si la Casa Blanca y el Congreso no llegan a un acuerdo acerca del aumento del nivel de endeudamiento.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que no puede garantizar el próximo pago del 3 de agosto de las prestaciones de jubilación a 27 millones de personas. La principal razón es la decisión pendiente sobre el nivel máximo de endeudamiento del país, que se tomará el 2 de agosto.

“No puedo garantizar que la pensión se pague el 3 de agosto si no resolvemos el problema (del límite de la deuda pública). Al Tesoro simplemente le podría faltar el dinero”, destacó Obama.

Si los republicanos y los demócratas no se ponen de acuerdo en aumentar el límite de la deuda, Estados Unidos declarará un incumplimiento de pagos técnico o un impago.

La decisión es sumamente importante no solo para la economía nacional sino también para la economía global. En particular, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha dicho que si no aumenta el techo de la deuda, habrá “consecuencias extremadamente peligrosas”. Las tasas de interés de los préstamos se elevarán notablemente y las bolsas de valores se derrumbarán, dijo Lagarde. La economía mundial se enfrentará a una nueva crisis.

Para evitarla, Barack Obama propone subir los impuestos a los ricos y reducir el programa médico. Los republicanos a su vez exigen mantener los impuestos en el mismo nivel y disminuir drásticamente el apoyo financiero para los pobres y los jubilados.

En los últimos dos años, el déficit presupuestario de Estados Unidos ascendió a 2,8 billones de dólares, una cantidad que no se había alcanzado en los últimos 10 años. El 14 de febrero 2011 Obama envió al Congreso un proyecto presupuestario para el ejercicio fiscal de 2012 que proponía una reducción paulatina del gasto público en 1,1 billones de dólares para los próximos diez años

Otros números sobre la crisis que viene arrastrando el capitalismo y el Imperio son desoladores, el desempleo afecta negativamente al consumo interno y las remuneraciones de los trabajadores se han estancado en los últimos meses. El índice de desempleo subió una décima y se situó en el 9,2 %, el nivel más alto desde diciembre pasado, según información el Departamento de Trabajo. El desempleo en menores de 25 años ronda el 18%

La economía de Estados Unidos salió hace dos años de su recesión más profunda y prolongada en casi ocho décadas, pero el ritmo de crecimiento sigue siendo demasiado lento como para recuperar los 8,4 millones de puestos de trabajo perdidos durante la crisis.

Esta crisis se ve reflejada en los casi 48 millones de estadounidenses, un 16 por ciento de los habitantes del país, viven en pobreza extrema

Los estadounidenses mayores de 65 años en todos los grupos demográficos experimentaron el mayor incremento, que se duplicó al 16,1 por ciento, esto se debe al alza de los costos médicos y de otros rubros. Según el Censo, un 26 por ciento de los indios americanos, un 25 por ciento de los afroamericanos y un 22 por ciento de los hispanos vivieron bajo los índices de pobreza entre 2005 y 2009, mientras la media nacional se sitúo en un 13 por ciento.

Durante la administración de William “Bill” Clinton, en los periodos de 1993-1997 y 1997-2001; realizó una política de reducción de viviendas publica y de expulsión de los barrios de muchas ciudades de las familia y grupos sociales considerados problemáticos, hasta el punto de que algunos estudiosos han llegada a hablar de “limpieza étnica, lo que generó en todo el país una mayor marginación de los trabajadores más pobres. Los ghettos de mísera en Estados Unidos, que son desconocidos por la opinión pública mundial, son un ulcera sangrante en el país.

A finales del año 2007 el ministerio de Agricultura de Estados Unidos publicó un informe donde advertía que 35 millones de ciudadanos, casi trece millones de niños pasaron hambre en el 2006. Es un dato escalofriante en un país que pretende ser el más rico y poderoso del planeta. Por eso, perder el trabajo o caer enfermo es, cada más sinónimo de caer en la pobreza, tal vez de la definitiva marginación social.

Según el propio Buró del Censo Norte americano, en 2007 el número de pobres se acercaba los 40 millones de personas, muchas de ellas hacinadas en peligrosos ghettos urbanos y en las zonas degradadas de las grandes ciudades. La Sanidad es otro problema despiadado. En todo el país hay unos 45 millones de personas que no tienen acceso a la sanidad. Hay situaciones desesperadas, en el Estado de Oregón, por ejemplo, se organizó un sorteo (una lotería) para conceder 10,000 seguros médicos gratuitos, aunque, solos en ese Estado, hay más de 600 mil personas sin ningún tipo de cobertura sanitaria. La cifra del 15% de la población sin cobertura médica, o unos 47 millones de personas. El modelo sanitario de estados Unidos es nefasto y lo más lamentable es que país más fuerte de la tierra se gaste elevadísimo presupuestos en partidas como las militares y tantos años el capitalismo no se ha preocupado por disponer de un buen sistema de salud, de cobertura universal y gratuita de libre accesibilidad como existe en la Unión Europea.


jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3621 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: