100.000 Años de pobreza

Historiadores dicen que los seres humanos estamos en el planeta alrededor de 100.000 años de los cuales 98.800 años fuimos pobres o somos pobres viviendo al borde de la subsistencia, empleando descomunales esfuerzos para conseguir las más básicas necesidades; cualquier calamidad, accidente o pérdida de una cosecha dejaba pueblos enteros compartiendo con el hambre y la muerte.

Los mismos historiadores dicen que en el siglo XVIII esta realidad cambio, yo no lo creo así, cuando se cristalizo la Revolución Industrial catapulto la burguesía y sus monopolios dejando atrás para siempre a los pobres. La monarquía, los nobles del renacimiento Europeo, hoy oligarquía, la clase media, incidieron para que la sociedad rompiera sus amarras con los valores tradicionales, porque, se dice que, las sociedades del siglo XXI poseen una calidad de vida superior a la mayoría de las sociedades anteriores a la Revolución Industrial. Error.

La semana pasada, Naciones Unidades celebro el Día Mundial de la Población, proyectando para octubre de este año que la humanidad alcanzara los 7.000 millones. Según esa misma proyección las Naciones más pobres duplicara su población en los próximos 10 años y para el 2025 se llegaría a los 8.000 millones de seres humanos en la tierra.

Babatunde Osotimenhi, director ejecutivo del Fondo de Población de Naciones Unidas dijo, “7.000 millones de personas representan un desafío, una oportunidad y un llamado a la acción”. La ONU lleva años manipulando las cifras de pobreza cuando la población aun no llegaba a los 6.000 millones. Durante años las cifras de la ONU para la pobreza no superaba los 800 millones de personas hábilmente divididas con los que sobreviven con un $1 dólar diario, con $2 diarios y, los que no tienen acceso al agua potable o los que ni siquiera tienen una vivienda, peor digna; esas personas llegan con facilidad a más de los 3.000 millones.

Nació la pobreza y en la medida que el ser humano se desarrolla realiza su historia, como no se ha desarrollado por la dependencia nueva forma de esclavitud más técnica, más refinada, oculta tras la construcción de una carretera, escuela, hospital, y como la gente necesita esas obras agradece, pero, se queda en la misma situación con hambre, sin trabajo, porque el desarrollismo solo busca el progreso económico y tecnológico; el desarrollismo se oculta en los medios de producción modificados en cantidad y calidad para el énfasis financiero y comercial desechando la promoción social del pueblo.

El Centro de Investigación Globalista dio a conocer un estudio titulado “La Multiplicación Demográfica de África” en donde manifiesta que, “La población de África, durante la mitad del siglo XX se triplico, paso de 230 millones a 811 millones es un continente más populoso que Europa. Nigeria es el país más poblado con 158 millones crecerá hasta los 730 millones de habitantes para fines de siglo”.

Apartándose un poquito del tema pero que guarda relación con la pobreza, la ONU acogió al país número 193 Sudan de Sur, en un terreno que no ofrece muchas alternativas agrícolas y lleno de conflictos internos en Nilo Azul y Kordofan del Sur. El presidente de Sudan del Norte Omar Al-Bashir, desea firmar un acuerdo general de paz (CPE) del 2005 requisito previo para que Washington, ayude al estado sudanés hacer frente a su futuro. “Por petróleo Washington aliviara la deuda externa ofreciendo recursos frescos para mejorar el clima de inversiones”. Todos sabemos lo que eso implica: instalaciones de bases militares, gobiernos títeres, eterna dependencia, manipulación cultual y religiosa, es decir, las típicas imposiciones modernas de esclavitud que el imperio ofrece.

Presas fáciles del desarrollismo los pueblos dependientes se encuentran enfermos, entonces se ofrece una curación rápida para convertirse en pueblos sin iniciativa, sin personalidad, presas fáciles del G8. Los pobres se quedan pobres y los ricos ensanchan la distancia marginando a miles de millones de personas, es la miseria colectiva del capitalismo que implanta una injusticia masiva 100000 años de pobreza.

En estos momentos en el cuerno de África una mortífera sequia afecta Kenia, Somalia y Etiopia, sequia la más grave de los últimos 70 años que a nadie en el primer mundo parece importarle, total, se parece escuchar “son africanos, están acostumbrados a la violencia y a la hambruna”, afectada mas por el alza de los alimentos a nivel mundial y la violencia en Somalia, han dejado a 11 millones de personas al borde del colapso total. Alguien dijo, “es la mayor emergencia olvidada del mundo”.

UNICEF dice que hay unos 500.000 niños del Cuerno de África con malnutrición aguda, 50% más que en la sequia del 2009 y otras 500.000 personas requieren con urgencia acceder a servicios básicos. Los campamentos de los refugiados situados en la localidad de Dolo Ado según UNHCR Organización de Naciones Unidas para los refugiados dice, “estos campamentos ya albergan más de 100.000 personas, cada día llegan unas 2.000 personas”. La ONU construye nuevos campamentos para albergar otras 120.000 personas que claman por agua, alimento, medicina, ropa e infraestructura sanitaria.

La población que requiere agua, alimento, trabajo, vivienda, educación y salud, es más de la mitad de la población mundial. Decir que se ha superado la pobreza para más de 2500 millones de personas y las otras ¾ partes de la humanidad sobreviviendo o subsistiendo es muy discutible.

El resto de la humanidad, una gran parte de ellos se desnuda y utilizan el sexo, la piratería de películas y música, la prostitución infantil, el tráfico de personas, la trata de blancas, el consumo de drogas, los fraudes en la práctica de medicina, la estafa política, la violencia domestica, para subsistir y entretener al resto de la humanidad, eso compramos y vemos en la TV. Epidemia como el Sida, la malnutrición crónica que afecta a varios millones de niños de menos de 9 años hace que se pierda el sentido del bien y del mal, instaurado en la peor de las pobrezas, la pobreza mental, que aglutina el conformismo la vagancia la falta de ética, desechando todo tipo de valores que la humanidad ha ido desarrollando en toda su vida.

Las guerras incentivadas por el imperio y por los países que conforman el Consejo Permanente de Naciones Unidas, guerras en su mayoría religiosas disfrazadas de políticas restan sentido a la vida en donde escasean las virtudes pero abundan las armas y la violencia, buen negocio bélico que sostienen las FFAA de cada país a costa de la pobreza.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1583 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: