China: Frente Unido Nacional - Polo Patriótico 1924-1927

La intención de estas palabras es la de buscar el aprendizaje en realidades históricas de características particulares de los procesos socio-históricos que van hacia su “identidad real-objetiva” tanto como grupos sociales como cuando se refiere a los derechos del “ser social” como individualidad cuando las sociedades como conjuntos y subconjuntos y en sus individualidades se mueven hacia sus derechos y obligaciones teológicos como seres creados en el marco del proceso de perfectibilidad continua de un desarrollo socio-histórico específico para alcanzar, en diferentes etapas de esos momentos históricos, sus reales crecimientos tanto como seres sociales como en sus crecimientos espirituales.

Se presentan, aparentemente, diferencias objetivas entre el Frente Unido Nacional que se manifestó en China entre los años referidos y la propuesta del Presidente de la Asamblea Nacional Bolivariana, Fernando Soto Rojas, de conformar un Polo Patriótico Anti-Imperialista y Nacionalista. Cabe la pregunta de sí a la propuesta de Soto Rojas le podríamos agregar el concepto “Bolivariano”; como también nos inquirimos si el Polo sustenta sus realidades únicamente en ambas propuestas políticas de “antiimperialismo y nacionalismo”. Por último, nos preguntamos, cuál es el estado actual del proceso revolucionario bolivariano como base fundamental para la conformación de la importante propuesta de Soto Rojas. Dudamos que en estas cortas palabras podamos abarcar todas las inquietudes propuestas y las que surjan de su desarrollo por lo que tendremos que exponer nuestras ideas en varias entregas.

Vayamos al tema base-histórico en China. Aceptemos la tesis de Mao Zedong que China era un país semi-colonial. Aceptemos las tesis de Vladimir Ilich Lenin por las de M.N.Roy sobre el tema colonial. Aceptemos las propuestas de la Komintern sobre el carácter de la Revolución China. Aceptemos la imposición, por disciplina, impuesta por la Komintern sobre el neonato Partido Comunista Chino de aceptar alcanzar un acuerdo con el también neonato partido socialdemócrata, Guomindang. Aceptemos ambas tesis “unión por dentro, unión por fuera” cuando, en el caso chino, ambas tesis se ejercieron. Aceptemos las contradicciones que se generaron sobre el carácter de la revolución si era obrera con apoyo campesino y/o si tendría que haber sido sustentada en la realidad del campesinado apoyado por los sectores obreros sobre la base de las realidades objetivas del desarrollo industrial chino para los años referidos. En última instancia, aceptemos que se impuso la obediencia por encima de la objetiva realidad socio-económica china de entonces.

El intelectual, Enrique Dussel, en su libro “Política de la Liberación: Arquitectónica”, vol. 2. (Edit. Trotta, Madrid, 2009, pp. 542), recomendado por el Comandante Chávez Frías antes de salir a Cuba a su tratamiento médico, nos dice que “…Para Lenin, el ejercicio del poder tiene por sede un cierto grupo de actores y se ejerce sobre otros…los “campesinos” son “atraídos”, se “unen”, de “dispersos” que se encuentran gracias a los obreros cobrarán unidad; son “aliados”…la clase obrera, como hegemónica, cumple una función de “clase dominante y dirigente”, es decir, “la dictadura del proletariado aparece [como] una relación no solo de dominio, sino también de alianza y de dirección, de subordinación”…” (Idem, pág. 153)

Nos preguntamos: ¿Era ello la realidad real en la cual se encontraba China en el momento álgido-histórico cuando se constituyeron dos partidos políticos de izquierdas –PCCh y GMD-; cuando la influencia de la Revolución Bolchevique ya había alcanzado el poder político e institucionalizó el “Gobierno de los Obreros y Campesinos”; cuando China se encontraba totalmente dividida por los intereses y ambiciones de los  “señores de la guerra” (warlords) en una calidad de “descentralización” institucional de la joven República inaugurada en 1911 (caso: Libia actualmente como ejemplo); cuando la industrialización colonialista se había centrado sobre el eje del río Yangtze; cuando las migraciones internas de campesinos desempleados hacia las ciudades donde las “Potencias Extranjeras” habían concentrado su poder como fueron los casos de Shanghai, Wuhan y Chongching, los denominados “Tres hornos”, en un proyecto a largo plazo de dividir China entre el norte triguero y el sur arrocero como los EEUU de América lo propusieron durante la “Guerra Civil” china en 1948 según informes del Encargado de Negocios venezolano ante el Gobierno de Chiang Kaishek en Nanjing; cuando el imperialismo entraba en una etapa de crisis estructural profunda caminando hacia la 2da Guerra Mundial?

Debemos ser prudentes con el Materialismo Histórico. Debemos reflexionar sobre el concepto “hegemonía” según Enrique Dusell. Debemos conocer cuáles eran las objetivas realidades socio-económicas que llevaron al fracaso del Frente Unido Nacional al tiempo que estudiar las tesis sobre las clases sociales en China de Mao Zedong como, también, debemos estudiar sobre las realidades actuales de la “Crisis de la Globalización” como fase superior del “Imperialismo. Es evidente que, como antaño, el proceso de perfectibilidad del capitalismo en su “crisis del capital” está desarrollando una nueva geopolítica que está obligando a ciertos países a invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías de guerra y, al tiempo, ejercer la ocupación de los espacios marítimos en función de controlar el comercio tanto de materias primas como de bienes de capital y mercaderías como se viene observando en cuatro escenarios importantes: Mar del Sur de China; Mar del Este de China; las Malvinas, ergo: Atlántico Sur; estrecho de Gibraltar con la crisis del Mediterráneo.

Vayamos a lo concreto-histórico. ¿Por qué fue necesario conformar un Frente Unido Nacional con aquellas peculiares características de “unidad” político-social-militar? Comencemos aceptando la existencia de ambos partidos de izquierda –PCCh y GMD-, y la institucionalización de su gobierno en Cantón como aceptemos que ambos partidos decidieron aprobar tanto las orientaciones de Mihail Borodin como la militar bolchevique en función de dos objetivos: el político que era la de alcanzar un gobierno nacional-nacionalista que unificara toda la China como una verdadera y fáctica República; el segundo para alcanzar los objetivos políticos era necesario la conformación de un ejército nacionalista y anti-imperialista que se enfrentara a los ejércitos de los señores de la guerra quienes eran apoyados y suplidos en armas por las Potencias Extranjeras. Para las fuerzas progresistas y de izquierda chinas sus objetivos y realidades políticos se enfrentaban, obligatoriamente, con los intereses de las Potencias Extranjeras en China que venían ejerciendo el poder y control fáctico global gracias a los “Tratados Desiguales”. En segundo lugar, al aceptar los partidos políticos referidos la ayuda bolchevique de la Rusia Soviética tanto política como militar, las Potencias Extranjeras vieron un “real enfrentamiento” con Moscú que se estaba trasladado de las zonas del Báltico a sus intereses imperialistas en China. En tercer lugar, estaba sobre la mesa de ajedrez el tema ideológico: capitalismo versus comunismo.

El Comintern le propuso tanto al fundador del GMD como a la dirigencia del PCCh la necesidad de unificar las fuerzas sociales nacionalistas, progresistas, anti-imperialistas y lo que se ha dado en calificar como anti-feudales. Aceptados los términos, el segundo paso era el reimpulso de una academia militar para la formación de oficiales; ambos partidos referidos discutieron, aprobaron y apoyaron la idea de la necesidad de dicho reimpulso visto el programa político-militar de unificar el país. Los aspirantes a ingresar en la Academia Whampoa, en cientos, provenientes de diferentes estratos sociales que se presentaron a la selección solo fueron aceptados aquellos provenientes de las clases altas y clases medias nacionalistas mientras que el origen de la tropa era campesina con algunas incorporaciones de los sectores obreros. Citemos: “…Although established to train politically loyal officers for the GMD, the known presence of communists within both faculty and student body created instant tension…” (“…Aunque establecida [Academia Whampoa] para entrenar oficiales políticamente leales al GMD, la conocida presencia de comunistas dentro de la facultad y en el cuerpo estudiantil creaban tensiones inmediatas…” en el texto por el sinólogo de la Universidad de Monash, Australia, Li, Lincoln. Student Nationalism in China, 1924-1949. (http://books.google.com/books?id=OFvlxh994ucC&pg=PR7&source=gbs_selected_pages&cad=3#v=onepage&q&f=false)

Una vez alcanzados acuerdos-bases revolucionarios era necesario definir cuáles sectores sociales se les buscarían para su incorporación en la “Revolución Democrática y Nacionalista” proponiéndose que además de los obreros y el campesinado deberían ser parte de aquel Frente Unido Nacional, la pequeña burguesía, comerciantes, la burguesía nacionalista y los “patriotas”.

En nuestra próxima entrega, trataremos de analizar las realidades sociales a lo interno del Frente Unido Nacional y su supuesta incorporación tanto al proceso político revolucionario, la participación militar en el proceso bélico hacia la unidad nacional, la participación de las izquierda del GMD y de los cuadros del PCCh para finalmente describir y analizar el fracaso de aquel Frente Unido y sus consecuencias históricas.  

delpozo14@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3060 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a126963.htmlCd0NV CAC = Y co = US