Los no del si ecuatoriano

No resulto como se esperaba el referéndum. El papel de la Asamblea Nacional que tiene que reformar las leyes producirá  un mayor desgaste político al gobierno. Asambleístas con poca capacidad de avergonzarse, de sonrojarse, por su deslealtad y cobardía, a más del cinismo y petulancia de muchos funcionarios del gobierno son los que más afectan la revolución.

La consulta no significo una derrota política para Correa, el presidente conserva  su porcentaje de aprobación a su gestión, es uno de los misterios de estas revoluciones plebiscitarias que conservan el liderazgo intacto años después sin desgastarse mayormente, son los ejemplos de Ecuador, Venezuela, Bolivia. Los porcentajes de votos indicaron la aprobación de las propuestas realizadas por el gobierno para separar los hábitos sociales de la cultura política que debe cambiar en una revolución.

Costumbres socio- políticas que se mantienen por la falta de conducción política por parte de la ministra encargada de ese asunto así como también por el escasísimo liderazgo del director del movimiento país, movimiento que se niega a ser partido político conservando el vacio del proceso. Son un lastre para la popularidad de Correa, como lo es la Asamblea Nacional con mayoría gobiernista.

El referéndum sirve también para justificar el poder, es verdad, y tiene sus meritos cuando se han roto cadenas de intereses sindicales, empresariales, religiosos y económicos, que han servido para visibilizar a los más pobres de los pobres como no lo hizo gobierno alguno colocando millones de dólares, multiplicados hasta por 6 la inversión en salud, viabilidad, educación, mejorando la calidad de vida de la gente, siempre sumida en la desigualdad por la inequidad de antaño que los excluía de los beneficios y ventajas de ser ecuatorianos. Así, el slogan de patria empieza a tener un significado verdadero por la cohesión social y sentido de pertenencia.

Correa, con sus errores y aciertos va directo al frente con los temas de justicia, medios de comunicación, enriquecimiento ilícito y afiliación obligatoria al seguro social. Toco, temas sensibles de la corrupción política y conformismo social ecuatorianos.

El no gano en 12 provincias con porcentajes que van desde el 4 al 8%. Zamora Chinchipe con 2 legisladores de Alianza país. Orellana 2, Morona Santiago 2, Pastaza 2, Napo 2, Carchi 3, Cañar 3, Bolívar 3, Loja 4, Cotopaxi 4, Tungurahua 4, Chimborazo 4. Total 35 asambleístas gobiernistas que, ahí sí, el pueblo les dijo no a su mediocridad, prepotencia, petulancia e ignorancia. Es obvio que se alejaron del pueblo de a poco o de una vez, eso ya no importa.

Radicados en Quito, se olvidaron de sus provincias, esa es la lectura correcta, pues, no basta ir de vez en cuando a sus provincias a visitar a sus familias porque su responsabilidad es nacional. Son responsables de toda esa trifulca que se armo después del referéndum por vagos, cómodos e indiferentes, no quieren ir a las comunidades más alejadas a explicar las razones para votar sí. Y, si el bloque de País se desgrana o no, tampoco  importa, pues, el daño ya está hecho. ¡Que otras ratas abandonaran el barco, eso dele por firmado!

Ese daño se verá en los debates cuando la Asamblea deberá reformar el Código Orgánico de la Función Judicial para armonizarla con el Consejo de la Judicatura para que los jueces puedan sancionar el enriquecimiento ilícito, así, como la tipificación penal a quienes no afilien a sus trabajadores y trabajadoras al Instituto  Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Reformas de las más importantes que el pleno debe realizar al Código Penal así como a la ley de seguridad social. Leyes que servirán para dar el primer pasó para transformar al Ecuador.

Los políticos en la mayoría de naciones como en Ecuador, han caducado la vergüenza y menosprecian la indignación de la gente lo que enseña su degradación ética y moral como representantes del pueblo, son vulgares consumidores de las democracias, convierten a las revoluciones en vulgares dramas humanos vinculados con la extinción de los cambios. Olvidan peligrosamente las revueltas en el Norte de África, España y otras naciones. Masas que protestan y tumban gobiernos por corruptos e indiferentes a la realidad social de los pueblos.

No podemos habituarnos a lo insólito por lo ridículo de su proceder, para el pueblo ya casi nada suscita curiosidad a no ser risa por las payasadas en su gestión, no hay rechazo, es preocupante que la indiferencia se convierta en algo normal. La gente confía en Correa, poco o nada confía en el resto del gobierno sin imaginación ni convicción revolucionaria. Hombres y mujeres son parte de una pésima telenovela cuya historia no interesa sino como chisme y frivolidad.

No pueden estar en una revolución con tanta frivolidad, cinismo, buscando el ascenso de su insignificancia, acallando la rebelión que sostiene una revolución por su constante acomodo y su eterna capacidad de mimetizarse como revolucionarios. Son camaleones capaces de manejar los escenarios con repulsivas excusas aprovechando la desmemoria del pueblo. Excusas y más excusas causan hilaridad en la masa. Después de la risa viene el rechazo.

No son intelectuales pero actúan como si lo fueran, hay excepciones como en todo, solo sirven para colocar los sellos acostumbrados al aplauso. Burócratas, tecnócratas, es una mezcla rara de ideología social, mentirosos, en su ascenso olvidan la ética y la dignidad tan esencial para una revolución.

Hoy, Sociedad Patriótica el partido político de la CIA en Ecuador, del triste y poco celebre Lucio Gutiérrez, en compañía de un  significativo porcentaje de indígenas con su antropológica división, y de los politiqueros, los mismos de siempre, llaman a la desobediencia respaldados por algunos alcaldes, prefectos de cantones en donde gano el no, aupados por los medios de comunicación. Estratégica división, históricamente utilizada y perfeccionada por la CIA para pescar a rio revuelto, es uno de los no a tener en cuenta.

No puede seguir la filosofía de la vida, religiosa, cultural, económica, así como está diseñada para un porcentaje pequeño de la población. El sí en el referéndum es para eso, millones de ecuatorianos viven bajo un único gobierno así no todos estén de acuerdo. Que afectara a muchos en su porvenir individual, familiar y comunitario, es cierto, pero, aceptar la opinión de la mayoría es importante para conocer otra verdad oculta por siglos de que otro mundo es posible.

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1887 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: