¡Triunfó la paz!

La decisión, por estrecho margen de seis votos contra cinco, del Tribunal Constitucional del Reino de España que declaró la legalidad de las candidaturas de la coalición independentista vasca Bildu, constituye una inequívoca victoria de quienes al interior de las instituciones y de la sociedad de Euskal Herria y del conjunto del Estado Español han tenido y sostenido una clara posición a favor de una solución política y democrática al conflicto armado y social interno que durante 50 años ha afectado el desenvolvimiento de la vida de ese milenario pueblo, repartido involuntariamente el norte de la península ibérica y al sur de la República Francesa.

Esta decisión da carácter de irreversible a un difícil proceso de revisión de la línea estratégica del independentismo vasco en su lucha por construir un Estado independiente en el seno de Europa, lo cual trajo como consecuencia, la renuncia expresa e indubitable al recurso de la violencia armada y social para alcanzar sus objetivos políticos y su apuesta por unificar a la amplia gama de corrientes sociales y políticas que hacen mayoría en el seno del pueblo vasco y que se identifican con la lucha por el derecho a la Autodeterminación, la Soberanía y la Independencia.

La sentencia de los magistrados del Tribunal Constitucional, constituye el reconocimiento por parte de una parte importante de las élites gobernantes en le Reino de España, de que es insostenible en lo jurídico y político, seguir sosteniendo la exclusión de una parte importante de la independentistas vascos de las actuales instituciones de la Comunidad Autónoma Vasca, CAV, especialmente después de que hizo renuncia expresa e incuestionable a la violencia y esta disposición fue acompañada por la decisión de la organización Euskal Ta Askatuta, ETA, de decretar un alto al fuego unilateral general y verificable y de renuncia al cobro forzoso del impuesto revolucionario a los empresarios vascos; lo cual no deja duda alguna sobre la seriedad y firmeza de su decisión de apoyar la normalización de la vida política en Euskal Herria y abrir nuevos caminos en la lucha por la independencia nacional vasca.

Sin duda, la estrecha mayoría del Tribunal Constitucional que aprobó la participación de la colación Bildu en las elecciones del próximo 22 de mayo, pudo resistir las inercias de un conflicto sin aparentes salidas, las posiciones guerreristas del viejo aparato franquista del Estado Español y las ocultas y abiertas presiones procedentes del reaccionario Partido Popular y de sectores importantes del Partido Socialista Obrero Español, que han apostado y, aún siguen apostando, a una victoria militar contra ETA, que desestimule la continuidad y crecimiento del movimiento de todas las fuerzas sociales vascas favorables a la creación de la República de Euskal Herria en el seno de Europa.

Aunque el proceso de superación del conflicto interno vasco tiene como referencia al desarrollado en Irlanda del Norte, este tiene sus particularidades priopias y, sus formulas presentes y futuras no constituyen recetas aplicables en otros escenarios caracterizados por la lucha de los pueblos por la Soberanía Popular, la Democracia y la Justicia Social pero, no puede negarse el valor ejemplarizante y aleccionador que constituye para otros pueblos, la importancia de unir sus fuerzas y buscar el apoyo de otros pueblos, en la exploración de soluciones políticas democráticas a sus conflictos armados internos, que ahorren tanta muerte y destrucción y contribuyan a construir escenarios de Paz, Democracia, Desarrollo y Bienestar, en los que avancen y se consoliden en la dirección de los Estados y en la conciencia de los pueblos la edificación de la Sociedad de los Justos: El Socialismo.


yoelpmarcano@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1115 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a122866.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO