Drones sobre Tenochtitlán

No puede ser motivo de sorpresa que se haga público el que agentes federales de los Estados Unidos de América realicen operaciones de inteligencia e incluso, que se involucren en operaciones encubiertas de las fuerzas de seguridad de la República Mexicana, por cuanto, la vieja intromisión usamericana en los asuntos internos mexicanos, se ha profundizado con la firma de la llamada “Iniciativa Mérida”, relativa a la colaboración de ambos países en la lucha contra el narcotráfico, lo cual ha profundizado la actividad de espionaje y la presencia de agentes encubiertos usamericanos en el territorio de la antigua Tenochtitlan.

Tampoco podría ser hoy, motivo de asombro que se conociera por una filtración periodística del The New York Time, que el gobierno de los Estados Unidos, a través de vuelos de aviones desarmados no tripulados, conocido como DRONES, se encuentren realizando “barridos” del territorio de mexicano, con el supuesto propósito de recoger información sensible sobre los movimiento y vías de infiltración de las bandas criminales mexicanas que suministran a los consumidores norteamericanos, miles de toneladas de cocaína, marihuana, heroína y drogas sintéticas, a través de la porosa y extensa línea fronteriza de estos países, por cuanto, hace tiempo que el uso de los satélites espías usamericanos han dejado de ser exclusivos instrumentos del Departamento de Defensa y los cuerpos militares gringos, para convertirse en medios de amplia recolección de información de inteligencia económica, política, social y criminal en México, América Latina y el Caribe y todo el planeta, las cuales violan flagrantemente la soberanía territorial de los Estados.

Lo novedoso es que el instrumento utilizado por el gobierno de los Estados Unidos de América, con la “malinche” autorización del gobierno conservador del presidente Felipe Calderón, es que se utilice los aviones no tripulados DRONES, con mayor capacidad de precisión e identificación de objetos fijos y en movimiento y de copia y reproducción de espacios sensibles del territorio y la población mexicana, que le permite disponer – en exclusiva – de información estratégica de la República Mexicana, sin obligación de compartirla con las autoridades mexicanas ni requerir autorización de éstas para guardar, copiar y utilizar, posteriormente, tan importante información sobre un país extranjero.

La orgullosa defensa de sus identidad nacional y soberanía mexicana, que data desde los tiempos de Hidalgo, Morelos y Allende, defendida frente a Francia por Benito Juárez y, mancillada, por el general Santa Ana en su entrega de su territorio norte a los Estados Unidos de América, nuevamente vuelve a ser objeto de escarnio por esta autorización que demuestra, mas allá de cualquier duda, de que la fracción neocolonial y globalizada burguesa, dominante en la República Mexicana bajo el gobierno del presidente Felipe Calderón, ya no tiene límites en su subordinación a los intereses estratégicos regionales y mundiales de los Estados Unidos de América, lo que da por definitivamente terminada la histórica posición de dignidad y soberanía nacional característica de México y sus gobiernos.

Aunque esta suficientemente documentada y comprobada que la distribución, en los años 60’s del siglo XX, del uso de diversas drogas entre la juventud blanca antibelicistas y en los barrios negros influenciados por los Panteras Negras y el Movimiento de los Derechos Civiles, el fenómenos expansivo de la droga en los Estados Unidos de América, tiene diversos orígenes y desarrollos, (guerras de Corea y Vietnam, rebeldía juvenil, movimiento hippye, etc) pero no hay duda que hoy, la industria de la droga es una inmensa y productiva actividad, esencial para la sobrevivencia del Capitalismo y la gobernabilidad de sus gobiernos, por lo que las autoridades usamericanas no tienen real interés en erradicar ese terrible flagelo mundial; antes por el contrario, lo están utilizando para convertirlo en el medio justificador del desarrollo de su política injerencista en todos los países de América Latina y el Caribe y, en especial en la Republica Mexicana, por sus profundos conflictos sociales y políticos que pudieran conducir a la victoria de un gobierno progresista o, a un proceso de confrontación social y armado que amenace la seguridad de su frontera sur, los rentables negocios de la burguesía usamericana y la permanencia del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés).

Después de conocerse la información del diario The New York Time, solo queda esperar que se autorice una "operación en caliente" de la Guardia Nacional de Arizona o de la Guardia Fronteriza de Texas, con la justificación de eliminar a un comando del grupo criminal de “Los Zetas”, se permita el abordaje de embarcaciones en el territorio marítimo mexicano en el Golfo de México y, la instalación de grupos operativos de la DEA en las Secretarias de Gobernación y de Defensa, con el fin de coordinar la falsa “Guerra contra el Narcotráfico Latino”, mientras los Carteles Financieros Usamericanos de la Droga, siguen aumentando sus fabulososas que les producen sus 60 millones de consumidores, contando con la impunidad, complicidad y protección de autoridades y grupos de presión mexicanas y usamericanas.


yoelpmarcano@yahoo.com








Esta nota ha sido leída aproximadamente 2092 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a119741.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO