Los Duvalier son bebés al lado del narco y paramilitar Uribe

Este es el ejemplo más patético en la actualidad de dos personajes que por intereses políticos, económicos y por una enfermiza vanidad han adulterado todo para llevar a sus Estados a la deformación democrática, países enfermos e invadidos, azotados por la naturaleza, son los típicos gobiernos lacayos y destructores de su sociedad.

Francois Duvalier alias Papa Doc llego al poder en 1957 tras vencer en las elecciones, meses antes de morir el 21 de abril de 1971 modifico las leyes para reducir la edad y permitir que su hijo Jean Claude Duivalier alias Baby Doc, al día siguiente de la muerte de su padre con 19 años asumiera el poder en Haití, derrocado en 1986 después que Washington le quitara su apoyo económico por inepto, asesino y ladrón, se refugió en Francia, a gastar 100 o más millones de dólares que las autoridades haitianas calculan transfirió a cuentas suizas antes que las autoridades congelaran el resto del dinero.

Días atrás el asesino Baby Doc regresa a su país devastado por el terremoto que dejo 316000 muertos, 1.200.000 damnificados que viven en la calle, insalubridad que propago una epidemia de cólera que mató a 3800 personas estos últimos meses y en una crisis política que para Haití, no es ninguna novedad, después de las elecciones del 28 de noviembre, este corrupto y genocida vuelve como si nada, para ayudar…dice en momentos que se preparaba la segunda vuelta electoral.

En 1958 Francios Duvalier (Papa Doc) sufrió un atentado de los 11 golpes de Estado que sufrió durante su gestión, creo las milicias voluntarias de la seguridad nacional (VSN) posteriormente conocidos como los TONTON MACUOTES acusados de unos 40.000 asesinatos otro tanto de desaparecidos y miles de torturados sistemáticamente durante los años que los Duvalier asesinaron, desaparecieron y torturaron haitianos, además, son los que iniciaron el descalabro político-económico de Haití.

Sin embargo estos Duvalier son unos bebes de pecho si se lo compara con el gobierno narco y paramilitar de Uribe, quien llego a la presidencia apoyado por el paramilitarismo. Las autodefensas unidas de Colombia (AUC) empezaron su labor en 1982, en 1997 se integraron formalmente para supuestamente combatir a las guerrillas de las FARC y del ELN, mismo año que por “coincidencia” Naciones Unidas empezó a dictar talleres para desplazamiento forzado para Sudamérica, una vez que la trasnacional petrolera Occidental solicitara a la cámara baja del Senado estadounidense la instauración del plan Colombia, para que tropas protegieran el oleoducto constantemente dinamitado por la guerrilla.

Esa fue la excusa perfecta que necesitaban los gobiernos de EEUU, para controlar el negocio de la cocaína que requería una fachada, la primera de las máscaras se la puso Pastrana, encargado de sembrar la intervención militar estadounidense, Uribe cosecho la invasión directa camuflada en la segunda mascara de la diplomacia con bases incluidas transformándose en el padre de la Seguridad Democrática que según cifras oficiales dejo 173183 asesinatos, 34467 desaparecidos, 3568 extorsiones, 3527 secuestros y 2144 casos de reclutamiento forzoso, dice la (UNJP) Unidad Nacional de la Fiscalía para Justicia y Paz)

A mediados de su primer mandato Uribe crea una norma para jurídicamente formar “Justicia y Paz” para que todos los alzados en armas puedan reintegrarse a la sociedad, propuesta desechada por la guerrilla por carecer de garantías y de moral, en el año 2006, 31000 paramilitares presentan su obra de teatro entrega de armas y reinserción a la sociedad, en ese teatro no se incorporaron los mandos medios ni los jefes paramilitares ni entregaron sus armas y botines, hoy delinquen en el 45% de los municipios colombianos una vez reagrupados.

Las cifras dadas por la UNJP son ridículas si se las compara con los más de 4 millones de desplazados y las casi 11 millones de hectáreas desde la frontera de Panamá hasta la frontera con Ecuador, siguen en manos de la narco política y del paramilitarismo que salpico los dos gobiernos de Álvaro Uribe.

El 13 de mayo del 2008 Uribe traiciono a sus 14 jefes paramilitares extraditándolos a los EEUU, entre ellos Salvatore Mancuso sucesor de Carlos Castaño, Uribe tuvo así que apagar el ventilador prendido por los jefes paramilitares que salpicaban complicidad de 500 políticos de su gobierno entre ellos diputados, ministros, alcaldes, gobernadores, generales, coroneles, del ejército y policía relacionados con el dinero del narcotráfico paramilitar.

Los paras que colaboran con la Fiscalía permitieron encontrar 3036 fosas comunes, pero, Ariel Ávila de la Fundación Arco Iris, experto en seguridad dijo “los crímenes atribuidos a los paramilitares rondan los 300000 y las otras cifras deben ser consideradas parciales, porque, la impunidad se ha impuesto en los juzgamientos de los delitos cometidos por las autodefensas”.

Como consecuencia de su gestión narco y paramilitar del gobierno de Uribe, con su socio y hoy presidente Juan Manuel Santos, incurrió en varios y sonados casos de corrupción política, uno de ellos usted lo puede averiguar por 30000 pesos unos 15 dólares comprando el libro “Yidis Medina Confieso” redactado por el periodista Alejandro Villegas, en donde la ex congresista en uno de sus capítulos relata “ me llevo al baño privado, el presidente baja la tapa del inodoro y me pide que me siente, se inclina con su rodilla derecha en el suelo la otra flexionada, me mira detenidamente y dice, yo necesito que usted haga patria yo quiero ser reelegido nuevamente, mija querida ayúdame, si usted me ayuda yo le ayudo”.

Recuerda la ex congresista quien junto a Teodoro Avendaño, otro ex congresista ayudaron con sus votos, 18 a favor contra 17 para el segundo mandato de Álvaro Uribe, el voto de Medina fue el decisivo para dar paso a la reforma constitucional.

“Mija ayúdeme su voto es decisivo y es importante, le voy a decir a Alberto Velásquez (entonces secretario general de la presidencia) que le quite a Horacio Serpa, los cargos y se los de a usted” es la propuesta ofrecida a Yidis Medina en el baño exclusivo de la casa de Nariño, en ese lugar Uribe, proyecta su reelección que le costó el puesto como ministro del Interior y Justicia a Sabas Prefelt de la Vega, utilizado como conejillo de indias para proteger al presidente. Sancionado por la procuraduría general de la nación a 12 años para ocupar cargos públicos por ser encontrado culpable de los ofrecimientos a Medina.

Personas como los Duvalier y Uribe, son repugnantes por imponer sufrimientos y privaciones a sus pueblos para quedar bien con el imperio por el reino de los mil años que EEUU sueña. El imperio busca gobiernos que se acomoden estrictamente a su voluntad Colombia, es uno de ellos.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3239 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad