El desempleo también tiene su Nobel

Dos economistas estadounidenses Peter Diamond, PHD en el Instituto tecnológico de Massachusetts donde es profesor y Dale Mortensen, PHD en Willamette University, es profesor de la Northwester University de Illinois, y el británico Christopher Pissarides, profesor de la siempre celebre London School of Economist, son los ganadores del Nobel de Economía por desarrollar un método de análisis de los mercados, se anuncio en Estocolmo, Suecia, por el comité Nobel.

Cada uno gana 1.5 millones de dólares por haber desarrollado una teoría que responda a estas preguntas: ¿Por qué hay tanta gente sin trabajo en el mismo momento que hay numerosas ofertas de empleo? Y ¿como la política económica influye en el desempleo? Sus investigaciones enseñan que, “cuanto más importante son los subsidios por desempleo más elevado es el índice de desempleo y más larga la duración de la búsqueda de un nuevo trabajo” informo el Comité Nobel.

Según la visión clásica del mercado, “los compradores y los vendedores se encuentran uno al otro inmediatamente, sin costo, y tienen información perfecta sobre los precios de todos los bienes y servicios” pero, esto no es lo que pasa en el mundo real explica el Comité Nobel.

Según los tres economistas galardonados “el mercado de búsqueda” se comprende mejor leyendo el análisis que expusieron como teoría, “existen fricciones debido a que las demandas de algunos compradores no son satisfechas y los vendedores no pueden vender todo lo que quisieran”. Involucra casos simples de vendedores y compradores así como relaciones más complejas con los empleadores y los que buscan trabajo.

En los mercados laborales, el modelo de los Nobel permite entender como el desempleo, las vacantes de empleo y los salarios, se ven afectados por las regulaciones y la política económica. Este modelo permite a los políticos tomar medidas en estos casos y sus teorías también pueden aplicarse en otras áreas como el mercado de la vivienda y la economía pública.

Sin embargo, algunos economistas afirman que estas teorías solo son aplicables para los países desarrollados no para las naciones en vías de desarrollo en Latinoamérica, África y Asia. “son investigaciones importantes para la discusión académica, pero, no tienen importancia para los mercados de trabajo en estos continentes porque los modelos de desarrollo aplicados en las naciones más industrializadas no tienen ningún efecto en las naciones más pequeñas por las tasas de desempleo más altas.

Además, estos análisis no se dictan en pregrado sino en postgrado. Tesis contrarias a los hechos manifiestos en Estados Unidos y en Europa, requieren pruebas más solidas de las presentadas. EEUU, con 43.6 millones de pobres y más o menos unos 15 millones de desempleados, consideran que los pobres latinos son muy diferentes a los pobres norteamericanos.

En Latinoamérica, África, Asia, a los pobres se los mide por sus ingresos de uno o dos dólares diarios, unos 730 dólares anuales, en los EEUU, si los ingresos se ubican en menos de 17000 dólares anuales para una persona y en menos de 23000 dólares para una familia de 4 miembros, son considerados pobres, aun así, ese número de pobres  43.6 millones está manipulado por el gobierno estadounidense, ocultada por los subsidios, los tiques de alimentación y los bonos por el desempleo, 4-6 millones más de pobres que la administración Obama, busca esconder con ayuda de los Nobel, hasta que pasen las próximas elecciones legislativas de noviembre.

Cálculos de algunas ONG estiman que la cifra de los pobres puede llegar hasta los 60 millones de personas por el retiro de los subsidios a la salud, a la educación, al transporte, a la alimentación, incluso, el cierre de bases militares al interior de EEUU, es una prueba concluyente de lo mal que esta la economía estadounidense al tratar de recuperar el sistema sosteniendo el desempleo.

Los Nobel estadounidenses no tocan para nada los gastos militares imperiales en Afganistán, 3000 millones de dólares mensuales, 700000 millones de gastos anuales en defensa y 3 trillones gastados en Irak. Las guerras hace rato no mejoran la economía capitalista y está demostrado que afecta el desarrollo interno de los estadounidenses por el desempleo creado no solo por la crisis sino por la constante manipulación del dólar.

Ahora, Obama, solicita al Congreso se aprueben 50000 millones de dólares para mejorar la infraestructura laboral otrora la mejor del mundo, hoy, ubicada detrás de Europa, a lo que los republicanos se oponen por considerarla una política electorera sin mejoras sustanciales para aliviar el desempleo y mejorar los gastos para reactivar la economía.

Analizar al imperialismo, estudiar la economía capitalista, no deja duda sobre lo que se tiene que examinar para entender el papel de EEUU, en la tierra. Chávez, Ahmadineyad, Kim Jong iL, son necesidades políticas imperiales que ya no funcionan como ocurrió con Saddam, pretexto utilizado para no perder la hegemonía en el medio Oriente, que lo llevo a la crisis económica.

La terminación del imperialismo del sistema mundial se impone para poder planificar la reutilización de los debilitados restos del capitalismo para una economía que requiere la terminación de los gastos en guerras y armas. No se puede depender de China, y su desarrollo económico más allá del 11%, India, Brasil y Rusia, sobre el 9% del PIB para mejorar la economía mundial, eso no es globalización.

China, desde abril puso el freno a su crecimiento inmobiliario y EEUU, se afecto en un 30% para las exportaciones metalúrgicas, afectando más al desempleo. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2040 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: