No seremos parte de su maldita guerra

El Reino de España, heredero histórico del genocidio de sus predecesores en
Africa y América y de lo cual no se han disculpado ni otorgado justa reparación
a sus pueblos, se resiste a aceptar la decisión unilateral de Alto al Fuego,
anunciada el mes pasado por la organización armada independentista vasca ETA y,
el ofrecimiento de amplios sectores democráticos y soberanistas de la sociedad
de Euskal Herria de transitar un proceso político basado en la utilización de
vías democráticas y pacíficas para la solución de los problemas de la soberanía
e independencia del pueblo vasco.

El Estado Monárquico, sus partidos españolistas, han sostenido durante mas de 30
años que ETA debe dejar las armas y que la izquierda atberzale debe pedirle a
ETA que deje la lucha armada, como condición para aceptar a la izquierda vasca
en el juego político democrático y ahora, que tales condiciones han sido más que
satisfecha y que existen condiciones para que, sobre la base de la Declaración
de Bruselas, suscrita por importante personalidades que apoyan la paz en Euskal
Herria, ese objetivo se pueda alcanzar; entonces, los monarquistas, los
nostálgicos del franquismo y los renegados del socialismo español, se niegan a
aceptar el cambio en la postura de los independentistas vascos, declarando las
“insuficiencias” de la propuesta, las “faltas de garantías” y más aún, exigiendo
la capitulación de ETA, intentando que otros gobiernos se impliquen en su
estrategia de guerra permanente apoyada por la OTAN y el gobierno imperialista
de los Estados Unidos, para reeditar de esa manera, la victoria militar fascista
contra la República Española, con la consiguiente represión a los vencidos y el
entierro de su aspiración Democrática y Republicana.

Para seguir su maldita guerra, pretenden involucrar a países que nada tenemos
que ver con esa guerra ni con sus actores, que solo deseamos la paz para todos
los pueblos incorporados al Reino de España y, por consiguiente, no tenemos
porque estar presentándole informes de “buen comportamiento” al tribunal
franquista de la Audiencia Nacional, ni a ningún otro órgano de la Monarquía
Española, porque somos un pueblo digno y soberano que hace 200 años tuvo cerca
de una millón de muertos en los campos de batalla, por las hambrunas y las
enfermedades que asolaron nuestra población, provocados por la guerra que el
mismo Reino de España nos impuso.

Si el Reino de España, sus partidos y la canalla mediática del Grupo Prisa
rechazan las diversas y consistentes expresiones de amistad, colaboración y
cooperación en un plano de respeto e igualdad de nuestro gobierno bolivariano,
entonces que se lleven, de una vez por todas, a REPSOL de nuestros campos
petroleros, que se vayan sus bancos y empresas de seguros, que dejen de
exportar sus “exquisiteces” para la burguesía y la clase media venezolana y se
nieguen a construir nuestros barcos, y verán quien pierde más.

No serán los invasores de Afganistán, los participantes en las operaciones
internacionales de secuestro y tortura de musulmanes, los que apoyaron la
invasión imperialista a Irak y los que hoy participan en la conspiración
imperialista-sionista contra el gobierno y el pueblo de Irán, quienes pretendan
darle al gobierno y al pueblo bolivarianos, lecciones de conducta democrática y
de respeto al Derecho Internacional y los derechos humanos.

Está llegando el momento en que será necesario darle una contundente respuesta a
la insolente y colonialista Monarquía Española y a todos quienes pretendan
mancillar la dignidad de nuestro pueblo y atacar el sustento democrático,
republicano y popular de la revolución bolivariana y socialista que dirige el
comandante Hugo Chávez Frías.

yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1403 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a109575.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO