Bomba atómica iraní

Lleva ya más de una década inventar el pretexto para un ataque militar contra Irán. Ha debido ocurrir durante la presidencia de Bush II. Atacar o invadir a Irán no es lo mismo que invadir a Yugoslavia, Irak o Afganistán. El desarrollo científico y tecnológico alcanzado durante los 31 años de la Revolución Islámica, lo colocan en el plano de potencia económica y militar del Medio Oriente. De ahí, la animadversión de Israel y EE.UU por interrumpir su desarrollo y apropiarse de sus recursos naturales: petróleo y uranio.

Carece de fundamento señalar que detrás del desarrollo pacífico de la energía nuclear - que con todo derecho realiza Irán - se esconde la fabricación de una bomba atómica. Veamos algunas razones: (1). En la seguridad militar de un país en desarrollo

¿Para qué bombas atómicas? Supongamos que México desarrolla la energía nuclear y fabrica diez bombas atómicas. Si llegara a lanzar una, no tendría tiempo de lanzar las otras nueve, por cuanto el contraataque del país agredido lo borraría del mapa. Si en 1945 Japón hubiera tenido capacidad de respuesta similar ¿EE.UU. habría lanzado las bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki? (2) La agresión contra Irak se produjo por cuanto había plena seguridad de que no poseía armas de destrucción masiva, aun cuando se dijera lo contrario. (3) A las guerras imperialistas contra Corea, Vietnam, o las agresiones contra Cuba, países de África y la URRSS se le dio el nombre de “guerra fría”, por cuanto no fue calentada con bombas atómicas. (4) El prohibir la proliferación de armas nucleares, fue considerado por Mao Tse Tung un chantaje: China posee armamento atómico. (5) Entre India y Paquistán ocurre cada cierto tiempo una guerra en la disputa por el territorio de Cachemira, ambos países poseen armamento atómico, pero, el enfrentamiento no pasa de guerra convencional ¿De qué sirve poseer bombas atómicas si su uso provoca una catástrofe de impredecibles consecuencias? (6) En la conciencia de Europa perdura la tragedia de Chernóbil ¡Que no fue una guerra! (7) Un ataque militar contra Irán dispararía los precios del petróleo a niveles insospechados, en momentos en que el capitalismo padece de resfriado crónico…en la UE ya es neumonía. (8) La bomba atómica iraní o coreana no es la causa de la anunciada guerra, la verdadera razón será la crisis mundial del capital. (9) En la guerra Irán/ Irak se lanzaron cohetes de destrucción masiva contra objetivos militares y zonas pobladas. Cuando el ayatola Komeni conoció de las muertes que dichos ataques ocasionaban entre la población civil, prohibió su uso. Esa decisión es hoy norma jurídica del Estado islámico iraní.

Para países de desarrollo nuclear con fines pacíficos, como Irán, Corea del Norte, Brasil, Argentina, fabricar bombas atómicas sería un proyecto de autodestrucción masiva. Esos planes sólo fructifican en la mente guerrerista del imperio y del sionismo. Utilizar armamento atómico es como lanzar un puñado de arena contra el viento.

leonmoraria@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2871 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor