Venezuela en la Geopolítica Internacional

Regresábamos de Taibei –Taiwan- de la Academia Militar Fuxingang después de haber participado en el “Curso de Guerra Política”, excelente curso con ciertas debilidades técnicas, en momentos en que la Globalización impulsaba las llamadas “maquilas” en México después de las experiencias en inversiones industriales en algunos de los “Tigres Asiáticos”: Taiwan, Filipinas, entre otros; mientras tanto las exportaciones de textiles chinos buscaban las cuotas permisadas por el Gobierno de Washington para aumentar sus colocaciones en el “primer mercado consumista” mundial. Durante nuestra estancia en Taiwan tuvimos la oportunidad de visitar lo que, de facto, era una maquila al sur de la isla china. Kaoshung (Kaohsiung), puerto y maquila que era una “entidad económica” cerrada, literalmente, con estrictas reglas legales-laborales, sistema bancario efectivo exclusivo para el compound maquilador y fábricas especializadas de productos de consumo tecnológicos y, por supuesto, mano laboral condicionada y acondicionada para aquella conjunto-núcleo del “capitalismo salvaje”. Era aquel estadio de crecimiento del capitalismo global que buscaba instalarse al sur del rio Bravo, concretamente, en México y algún país de Centroamérica. Eran los tiempos de la 4ta República. En alguna ocasión se discutió en Venezuela sobre tres modelos de desarrollo económico para su incorporación a las “divinas estructuras” del capitalismo in crecendo: el “modelo japonés”; el “modelo italiano”; y/o el “modelo maquilador”. Pero como siempre todo giraba alrededor de la industria petrolera, a ser más preciso, PDVSA. La industria petrolera marcaba el ritmo. ¿Qué pasó?

La economía mundial capitalista seguía su desarrollo, controlado e inevitable, particularmente, con la exportación de capitales y tecnologías norteamericanas a China, las exportaciones de productos producidos en China al mercado norteamericano y a los países de la Comunidad Europea, la penetración china al mercado ruso post-Glasnost-Perestroika, el mercado de Mongolia y, en ese marco, las crisis de angustias que se comenzaban a desarrollar en el seno de los países de la ASEAN. De nada servían las reuniones de la APEC a pesar de aquellas aspiraciones peruanas de “ser” mientras que aquellos que dirigían la economía globalizada en la región de Asia y el Pacífico, miraban a México. La economía mundial caminaba sus caminos globalizadores y la economía venezolana se movía en los estancos que la estructural economía globalizada mundial dirigida por el Poder-Washington le estaba pautando; para decirlo en fáciles y sencillas palabras, la industria petrolera criolla caminaba los “pasillos del Hill” hacia, más que a la Dependencia e intereses primarios capitalistas, hacia la “unidad de la complementación” de la “economía Imperialista” de la relación Poder-Pentágono con la anuencia y bendiciones de los representantes de las oligarquías tradicionales (léase: “Amos del Valle”) transformados en “políticos/compradores” (“compradores”: calificativo dado por los portugueses a los chinos-intermediarios de Macao/Cantón que comercializaban con los europeos, entre ambas sociedades-intereses, durante el siglo XIX). Aquella aspiración de copiar modelos precedentes históricos arriba referidos enfrentaban a la economía mundial que estaba condicionando las realidades internas del “Proyecto Venezuela”. El anti-comunismo militante de los años 60 y 70, la pacificación de Caldera, las tesis de la “política desde adentro” de la izquierda, el triunfo de las tesis alemanas sobre las italianas, la adhesión a las tesis de la Unión Democrática Internacional, fueron marcando el último tercio del siglo XX. En el marco de ese mismo escenario, el propio desarrollo del capitalismo en estos lares bolivarianos entraban en constante contradicción ya que mientras unos proponían un mayor acercamiento a la dependencia económica con Washington, los otros mantenían el eurocentrismo modernizado, profundamente, para consolidar tesis teológicas-romanas con visos germanos. La socialdemocracia post-CAP entraba en profunda crisis gracias al “femenino-gobierno” de Lusinchi y las locuras de los “Chicago-boys criollos” del segundo gobierno de Pérez; la crisis estructural y no solo económica de la Venezuela saudita; la “democracia en la calle”; la decadencia del “socialismo light” de Petkoff, es decir, de las tesis de la Tercera Internacional criolla “capitalizadas”; la “sordera sostenida” del status quo de los dirigentes de la socialdemocracia y del socialcristianismo adosados por la cortés de visión política de una izquierda burocratizada al mejor estilo estalinista, es decir, “yo tengo la razón”, para, efectivamente, “no reformar” (referimos el concepto “reformar” y no “revolucionar”) los contenidos de una “moribunda Constitución”. Las contradicciones entre los contenidos constitucionales y la realidad real del país llamado Venezuela, las realidades sociales plus económicas y no solo “socio-económicas”; el burocratismo corrompido; la decadencia ideológica de, no solo los partidos políticos, sino también de sus dirigentes; la “corta visión” de algunos actores de la dirigencia política y la anuencia de otros hacia el proyecto-Dependencia que, paulatinamente, iba instalando Washington en los centros de decisión criollos en el marco de las nuevas realidades del desarrollo lógico del “neoliberalismo internacional” en función del “rol-necesario” de Venezuela y sus reservas petroleras (léase: PDVSA) que en ese paraíso idílico de la “no-Historia” van diseñando, inteligentemente, las tácticas de una “estrategia entreguista” a la nueva etapa del sistema capitalista cristianizado tanto en lo protestante como en lo tradicional-católico aunque con diferencias en objetivos terrenales y trans-humanos. El tema iba más de fondo que lo estrictamente financiero-dependencia a pesar que los tiempos históricos terminaron destruyendo al primero pero no así al segundo según las actuales tesis propuestas por el FMI a la Comunidad Europea. En Madrid se grita: “Viva el capitalismo-cristiano-pepetista”.

Entendemos que resulta algo complicado ir precisando los detalles del discurso pero en palabras más, palabras menos, la actualidad nos expone varias realidades, a saber: las reformas no revolucionarias que viene impulsando Barack Obama en el marco de la reingeniería del sistema capitalista según los intereses del Poder-Washington sobre las realidades geopolíticas que obligan al Imperio-imperialismo norteamericano; es decir, Barack Obama-Clinton-Gates se han repartido la “división del trabajo”; mientras que Obama se dedica a trabajar impulsando las tesis reformistas a lo interno del país norteamericano: salud, educación, contaminación, frontera, migración, etc., la Secretaria Clinton y el de Defensa Gates van marcando pautas en la política exterior del Imperialismo green-go. Nos explicamos. En el caso concreto de la “Masacre del 'Mavi Marmura'”, la Secretaria Clinton fue “gatopardiana” en los contenidos de las políticas de defensa de los Derechos Humanos norteamericano expuesto donde expresó “preocupación” pero para que no se altere el “status quo” de las realidades geopolíticas del Medio Oriente mientras que Obama no ha dado una “contundente declaración” sobre un tema donde si hay que tener presente a la Historia. ¿Quién es el ganador: el Secretario de Defensa, Robert Gates, la derecha republicana y/o el “lobby israelita-zionista”? Usted elija!

La Comunidad Europea trata de caminar su camino pero la dependencia del euro hacia el dólar “pesa una tonelada”. Ellos, los europeos, tratan de orientar, conjuntamente, la reingeniería de su capitalismo europeo. Pareciera que, a pesar del Tratado de Lisboa, cada país europeo, como siempre e históricamente ha sucedido, busca sus propias salidas a sus particulares “cul de sac”. Lo hemos percibido con las importantes visitas de dirigentes de Portugal e Italia a Venezuela; las inversiones de la petrolera española que mira a largo plazo; las importantes relaciones con París de Francia; y seguiremos, pacientemente, observando cómo seguirán desarrollándose los acontecimientos en “pleno desarrollo”. Pero la reingeniería en ambos lados del Atlántico se percibe, no solo diferente, sino, también, en detalles, entrando en contradicciones que ha requerido de continuos elogios a las buenas relaciones inter-Atlántica. Pero las realidades de las necesidades de los pueblos, en Europa, obligan a sus dirigentes a políticas coherentes dentro del esquema capitalista a mediano y largo plazo tratando de “salvar cara” pero buscando la permanencia en los tiempos históricos; para ello, los europeos tendrán que objetivar sus propias realidades energéticas; es decir, asumir, con co…raje!!, su dependencia al petróleo y gas rusos, a las realidades geopolíticas del Caspio, la necesaria “paz y derechos” de los palestinos y las realidades objetivas del Medio Oriente, y aceptar que las políticas de “seguridad y defensa” de Europa no tiene que trasladarse, necesariamente, a la “otra orilla” del Atlántico. En ese marco objetivo geopolítico, nos trasladamos a este lado del Atlántico para desarrollar ideas relacionadas con aquel país “destinado” a hacernos la vida de cuadritos. Estados Unidos de América, en estos momentos, tiene tres problemas importantes: el desastre ecológico del Golfo de México; la crisis provocada por el Estado de Israel; la renuncia del Primer Ministro japonés. Entremos a la última crisis: la renuncia del Primer Ministro japonés se ocasionó debido a que la sociedad japonesa no aceptó en incumplimiento electoral de eliminar la base norteamericana en Okinawa. La crisis producida por el Estado de Israel tiene varias aristas: la contribución monetaria a los candidatos a las próximas elecciones legislativas en noviembre en los EEUU de América; el impacto a lo interno de la “comunidad de intereses” de los países que giran alrededor de Washington; lo nuclear israelita versus el alcance del acuerdo alcanzado por Turquía, Irán y Brasil. Y, por último, el desastre ecológico por el derrame petrolero que, también, tiene varias aristas: las consecuencias ecológicas; Obama dijo que “…on Wednesday [02 junio 2010, Reuters] the United States could only pursue offshore drilling as a short-term solution to its energy needs…”, es decir, que EEUU de América seguirá dependiendo de la importación de crudo ejerciendo el impacto lógico en la seguridad interna y lo absurdo de la “aparente tesis” de la “no-dependencia” de “fuentes externas” de energía de “proveedores no-confiables” (léase: Venezuela). Pero el tema va mucho más allá a lo expuesto y que nos “toca directamente”.

Regresemos a Okinawa, Japón. Definitivamente, la actitud militante del pueblo-sociedad japonesa en oposición a la base que los EEUU de América mantiene en Okinawa va mas allá de una “simple oposición” social, es un problema de “orgullo histórico” japonés; de oponerse a aquel “Plan Marshall” impuesto después de la 2da Guerra Mundial en el Pacífico. Pero al mismo tiempo es una grave situación geopolítica para la “seguridad y defensa interna” del Imperialismo norteamericano, según sus tesis sobre seguridad y defensa. Es grave por tres razones: la península de Corea; el tema Taiwán; y, las rutas comerciales-petroleras hacia las costas californianas y canadienses. El tema de la actual crisis del Medio Oriente, es decir, la provocada por el “policía de punto” que representa el Estado de Israel como vigilante contratado para las áreas energéticas (léase: países de la OPEP y Mar Caspio); en ese escenario, los países de la OPEP exigirán soluciones para la paz en el Medio Oriente y el respeto a los derechos del pueblo palestino. Así mismo, cualquier alteración de la región dicha, no es del interés de la Comunidad Europea en las actuales circunstancias donde las sociedades no son aquellas denunciadas por Rosa Luxemburgo, ni hay un Hitler a quien oponérsele; Europa quiere la “paz social” así sea en el marco del capitalismo ramplón.

Visto lo anterior y sin entrar en mayores lucubraciones, ahora podríamos entender (no aceptar) porque el Poder-Washington puso “todas las castañas al fuego” para controlar PDVSA con el apoyo tácito y la anuencia de los “expertos y políticos” de la 4ta República. Los EEUU de América no iban a poder sostener la “unipolaridad” ad eternum y se debía planificar para un futuro no tan lejano más cuando los europeos y eurocéntricos reclamaban en privado por un “mundo pluripolar y/o multipolar” en el marco del mundo “globalizado-mundializado” pero caitalista.

(Continuará)

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7503 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a101877.htmlCd0NV CAC = Y co = US