Pedro Eusse (PCV): “Este gobierno no es socialista y en nuestro país el Socialismo jamás ha sido alcanzado”

Pedro Eusse, miembro del Buró Político del Comité Central del PCV

Pedro Eusse, miembro del Buró Político del Comité Central del PCV

Credito: CP

26-01-22.-Para el dirigente del PCV, Venezuela necesita un verdadero gobierno revolucionario para poder enfrentar la actual crisis

Dentro de la política venezolana son muchos los retos que deben plantearse los partidos y en especial los de la izquierda crítica al actual sistema de gobierno.

Entre esos partidos se encuentra el Partido Comunista, con una voz crítica y que actualmente se enfrenta a las contradicciones propias de un entorno país que se lee desde varias realidades.

Para analizar el contexto del partido del gallo rojo, Contrapunto entrevistó a Pedro Eusse, miembro del Buró Político del Comité Central del PCV y secretario nacional para el Movimiento Obrero y Sindical.

Interrogado sobre los retos del PCV en este 2022 y en la actualidad de Venezuela, Eusse aseguró que desde el XVI Congreso del partido se deben discutir muchas de las contradicciones.

“Este es el año del XVI Congreso del PCV, el que realizaremos en medio de una creciente agudización de las contradicciones de clase en el mundo y en Venezuela, resultado -en términos generales- de una profunda crisis del capitalismo global en su fase imperialista, agravada por la prolongada pandemia y las pretensiones de los capitales monopolistas transnacionales de imponer un orden mundial absolutamente bajo su dominio, lo que conlleva a la agudización de las contradicciones intercapitalistas e interimperialistas en el mundo”, señaló.

PCV frente a la crisis

De igual forma, el secretario nacional para el Movimiento Obrero y Sindical, manifestó que el principal reto de sus compañeros de partido, dirigencia y militancia, es enfrentar la crisis en la que se encuentra sumergida Venezuela.

“En Venezuela, las y los comunistas tenemos el gran reto de enfrentar la grave crisis nacional, planteándonos el fortalecimiento del PCV como instrumento revolucionario de la clase obrera y del pueblo trabajador, superando debilidades ideo-políticas y organizativas, para avanzar con efectividad en la construcción de una alternativa popular revolucionaria, capaz de hacerle frente tanto a la ofensiva del imperialismo estadounidense y sus lacayos de la extrema-derecha opositora, como a la cúpula del PSUV-Gobierno que impone políticas contrarias a los intereses de la clase obrera y las masas populares, políticas que solo sirven al capital y a las elites de la burocracia corrupta y que son instrumentadas mediante un nuevo pacto oligárquico”.

Capacidad política

Pedro Eusse señaló que uno de los más importantes retos del PCV y su militancia, es tener la capacidad política, orgánica y logística para actuar con absoluta independencia de clase frente a los poderes económicos y políticos.

De igual forma, considera vital “dar las batallas que sean necesarias, en el terreno que sea”, para reivindicar lo que considera como los intereses de la clase obrera y del pueblo trabajador de la ciudad y el campo, acumulando fuerzas por conquistar una salida revolucionaria a la crisis.

A su juicio, son momentos en que el Partido Comunista debe exigirse una gran fortaleza orgánica y una militancia con sólida formación teórica y política, con clara conciencia de clase, patriótica e internacionalista, con disciplina consciente y férrea, estrechamente vinculada a los trabajadores y trabajadoras, a las y los campesinos y a las masas populares en general; en condiciones de actuar como auténtica vanguardia revolucionaria de la clase obrera y el pueblo trabajador.

¿Dónde quedó el socialismo en este gobierno?

“En ninguna parte, porque este gobierno no es socialista y en nuestro país el Socialismo jamás ha sido alcanzado, ni siquiera se ha iniciado su construcción. Es cierto que en la propaganda oficial se utilizan los clichés de “socialismo”, “revolución” “gobierno obrero”, pero en realidad las políticas económica y laboral, particularmente desde el 2018, tienen una orientación nítidamente neoliberal, es decir, imponen la tiranía del “libre mercado” y crean condiciones para la máxima ganancia capitalista, tendiendo a reducir el papel regulador del Estado en la economía, a la vez que sacrifican a las y los trabajadores con la destrucción del salario, el desmontaje de las convenciones colectivas y la extrema precarización del empleo, imponiendo una salvaje desregulación y flexibilización laboral”.

“De esa manera, el gobierno presidido por Nicolás Maduro administra la crisis y las criminales “sanciones” imperialistas, presentando como “ventajas comparativas” a los capitales foráneos y a la burguesía parasitaria local (mal llamada “burguesía revolucionaria”), la exoneración de impuestos y la fuerza de trabajo más barata del continente y quizás del mundo. Para ello, concibieron la mal llamada “ley antibloqueo” y la ley de las zonas económicas especiales, entre otros instrumentos legales que brindan facilidades y privilegios a los capitales foráneos”.

Socialismo incumplido

Asegura que el socialismo no se ha cumplido desde la llegada al poder del fallecido Hugo Chávez. “Aunque en honor a la verdad, la prédica de un falso socialismo no se inició con este gobierno, sino que comenzó con el presidente Chávez, al plantear la falaz tesis del “socialismo del siglo XXI” que encierra una concepción reformista (no revolucionaria) y que se fundamenta no en la lucha de clases, propio de la teoría marxista, sino en la conciliación de clases, propio de la socialdemocracia burguesa”.

De igual forma, destacó lo que para él significó un proceso de reformas progresistas: “Durante el período de Chávez, con sus limitaciones, el pueblo venezolano conoció un proceso de reformas progresistas, de redistribución de la renta y fortalecimiento de la soberanía nacional; mientras que, con el actual gobierno, en medio de acuerdos cupulares con la derecha opositora, se desmontó casi todo lo progresista y se implantó un proceso de reformas regresivas de corte neoliberal, con sus reprivatizaciones, desregulaciones, sobre-explotación, autoritarismo estatal, violencia contra obreros, campesinos y militantes revolucionarios, antidemocracia, mayor elitismo y corrupción sin frenos”.

Ideología y verdadera concepción revolucionaria

“El PCV aporta, fundamentalmente, su concepción revolucionaria del mundo, la aplicación de una teoría científica al servicio de la clase obrera y el pueblo trabajador, para el conocimiento integral y dialéctico de la realidad y para guiarnos hacia una verdadera transformación revolucionaria de la sociedad, el marxismo-leninismo; teoría del socialismo científico que se contrapone a las tesis idealistas y embaucadoras que propugnan, desde el reformismo seudo-progresista, ese supuesto “socialismo” desprovisto de sustento científico, que desarma a la clase obrera para que no pueda cumplir su papel revolucionario, subordinándola a las élites que desde el Estado administran los intereses de la burguesía”, afirmó Eusse.

A su juicio, a partir de la aplicación de los principios del socialismo científico, se podrá delinear una estrategia de desarrollo planificado de las fuerzas productivas con soberanía nacional y progreso social, dando respuestas a las necesidades de industrialización a gran escala bajo dirección de la clase obrera, en alianza con el campesinado y el movimiento comunero y popular, empleando nuestros recursos naturales y todo el potencial productivo no para el aprovechamiento de las élites capitalistas foráneas y nacionales, sino para la satisfacción de las necesidades materiales e inmateriales de nuestro pueblo.

“Venezuela en la deriva neoliberal”

A juicio del militante de la tolda comunista, Venezuela está en una “deriva neoliberal”. Tesis que se conjuga por la profunda crisis del capitalismo dependiente y el colapso del rentismo petrolero, bajo el brutal cerco y asedio del imperialismo estadounidense.

“El pueblo trabajador venezolano está en medio de un fuego cruzado: por un lado, la crisis estructural del modo de acumulación del rentismo dependiente, por otro las agresiones imperialistas que nos golpean fuertemente, por otro un gobierno comprometido con burgueses y nuevos ricos, que no ve otra salida que no sea entregar el país a los capitales extranjeros y someter a crueles sacrificios a los trabajadores y trabajadoras y, por otra parte, está la pandemia haciendo estragos en medio de la hiperinflación y el colapso casi total de los servicios públicos de salud”.

“Nunca se asumió una estrategia de industrialización soberana, ni en los tiempos del “puntofijismo” ni en las dos décadas del denominado proceso bolivariano, a pesar de los intentos iniciales. Los ingresos petroleros, en gran medida y por diversas vías, han ido a parar a las arcas del gran capital internacional y a las cuentas de las mafias del comercio importador”, subrayó.

“Luego tenemos el criminal y depravado saqueo cometido por Estados Unidos y sus socios, empleando a mercenarios de la política criolla que actúan con total impunidad. Resultado de todo lo anterior: ahora la clase trabajadora venezolana vive la peor situación económica y social que haya conocido en muchos años. Mientras, se acentúa el carácter despótico, antidemocrático, antiobrero y anticomunista de la cúpula gobernante, lo peor es que en el colmo del cinismo, lo hacen a nombre del “socialismo”.

¿Que se necesita para enrumbar al país?

Para Eusse se necesita un verdadero gobierno revolucionario. “Necesitamos un verdadero Gobierno Revolucionario. Un gobierno ejercido por las bases obreras, campesinas, comuneras y populares. Para conquistarlo necesitamos una correlación de fuerzas favorable a la clase obrera y al pueblo trabajador de la ciudad y el campo”.

En función de ello asegura que es preciso organizar y unificar las luchas de las y los trabajadores, de las y los campesinos, de las comunidades organizadas y el pueblo en general, por restablecer y defender nuestros derechos, pero en la perspectiva de la toma del poder político con un Programa al servicio del pueblo trabajador, que se plantee rescatar las conquistas logradas durante el período del presidente Chávez pero que trascienda los limites reformistas del proceso bolivariano, avanzando hacia el triunfo de una auténtica Revolución Socialista.

“Pero en lo inmediato, como planteamiento táctico, estamos llamando a la clase obrera y al pueblo en general a levantarnos en lucha por el rescate del salario, las pensiones y las prestaciones sociales, impulsando por iniciativa popular legislativa y con movilización obrera y popular, dos proyectos de leyes: la ley de escala móvil de salarios indexados a la canasta básica familiar y la ley de rescate y revalorización de las prestaciones sociales”.

De igual modo, subraya que es necesario fortalecer la lucha contra la criminalización y judicialización de las luchas obreras y populares, para lograr en lo inmediato la libertad plena para decenas de trabajadores, incluyendo combativos líderes obreros, que permanecen injustamente presos y procesados; así como también, para lograr que haya justicia en los casos de las desapariciones y asesinatos de luchadores populares y militantes revolucionarios (incluidos tres comunistas).

“Todo ello, en la dinámica de un proceso sostenido de acumulación de fuerzas cuantitativas y cualitativas, en favor del proletariado y el pueblo trabajador venezolano”, finalizó.

FUENTE: Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3418 veces.


La fuente original de este documento es:
CP (https://contrapunto.com/especiales/entrevistas-ctp/pedro-eusse-este-gobierno-no-es-socialista-y-en-nuestro-pais-el-socialismo-jamas-ha-sido-alcanzado/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter