Demasiado tiempo con la transición

Desgraciadamente nuestras ideas progresistas sobre el socialismo están siendo demasiadas toleradas por las leyes y dilatadas en el tiempo. Implica que los jóvenes están construyendo sus sueños sobre arena.

En este sentido son importantísimas las alternativas culturales socialistas que los niños y jóvenes pudieran tener para elegir en su adolescencia. Y sabemos que los más jóvenes son los más ignorantes a la hora de producir relaciones humanas.

La gente se deja embaucar inconscientemente en una situación indefinida de tiempo, y no puede culparse propiamente a nadie. Las inapreciables lecciones de estos 10 años de proceso se aprenden demasiado tarde, así el tiempo se torna más indefinido para la concreción socialista.

Toda la maquinaria social y económica rechina y se resquebraja bajo el peso del tiempo. El gobierno engrasa por aquí, aprieta uno o dos tornillos por allá, pero, lo que necesita la maquinaria revolucionaria es una revisión total. Todos los proyectos concebidos para la industrialización, para la cultura, para la convicción del cambio, para combatir la corrupción y el burocratismo, son vigorosamente rechazados por el pasar del tiempo.

La legislación, la cultura y la constitución, hacen su agosto con la desmemoria del pueblo, considerada como un don mientras no haya igualdad de derechos y oportunidades, mientras el proceso a la transición no se muestren más seguros y se agilice, mientras el mas miope vea y comprenda que el tiempo todo lo dilata.

De modo que, para sacar en limpio son necesarias muchas transformaciones con nuestro presidente. Quiere quedarse hasta el 2021 o más, bueno, pero a cambio que propone: más tiempo para consolidar el proceso, no, más tiempo para combatir lo que está mal, no, referéndum para transformar la constitución al socialismo, si, pero ya. Y eso significa un cambio radical en su gestión: o presidente o líder político. Las dos cosas no han funcionado correctamente, las dos en una misma persona es demasiado peso, hay que aliviar esa carga para mejorar la eficiencia del estado y de la revolución. Hay que estudiar esa opción, otros países ya ejecutaron con éxito la responsabilidad política ideológica y la gestión administrativa del país.

Rusia, Putin sigue al mando de la nueva revolución, Medvedev realiza la gestión presidencial, responsabilidades compartidas y mejoramiento del proceso. Irán, Ahmadinejad reelegido presidente combatiendo los intentos de dominación imperiales y el Ayatollah preservando la ideología musulmana ante los embates religiosos de otras sectas, trabajando por la unión del pueblo. Raúl y Fidel, otro ejemplo, está suficientemente demostrado que, los esfuerzos por mantener la institución revolucionaria y por agilizar la transición al socialismo el peso de la carga hay que compartirla.

El presidente y el líder sobrecargados de trabajo consumen horas y horas decretando órdenes, y muchas más horas todavía aplacando la oposición y la ineptitud, sin tener tiempo para apoyar la cultura ideológica del partido, de las bases, mientras el pueblo que depende de la burocracia sale mal parado.

Todas las medidas dictadas por el presidente y líder revolucionario, son realizadas a medias por tener un equipo en el que pocos sobresalen así la transición cuesta más dinero y tiempo. Se requiere un divorcio que beneficiara al proceso, o líder o presidente y la transición se agilizara funcionado mejor por el control a los gobiernos estatales, municipales, a los ministerios, y lo más importante, tendrá tiempo para el pueblo, saboreara desde abajo la barrera de la indolencia burocrática y la indiferencia del tecnócrata para con la revolución y el humanismo. Compartir la transición es más práctico y viable para la revolución.

Un sistema basado en el doble reconocimiento por parte del Estado, en las responsabilidades a acortar el tiempo de la transición y a mejorar el servicio público. Sera una ayuda más objetiva para alcanzar el socialismo en este siglo por parte del Sr. Presidente Chávez o del camarada líder para el logro de la dignidad humana en Venezuela.

No es optimo para los recursos y para la fe en el socialismo que la masa tiene, que el mismo presidente y líder se vea encadenado a las dos gestiones, a mas de que ¿Por qué atarse a una persona toda la vida? Debemos atarnos al socialismo científico que este siglo requiere y al poder popular. Ha pasado el tiempo y debería haber pasado como presidente o como líder.

Los reaccionarios lo saben así como los intransigentes de la asamblea que se niegan a establecer dos modalidades de liderazgo y no es un absurdo, pero es sintomático de nuestra inseguridad actual cuando aceptamos que todo está bien.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2751 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: