Año 2010 revolución verdadera o muerte de la esperanza ahora o nunca

La más grande de las pruebas de la naciente revolución bolivariana se realizará el 26 de septiembre del año 2010, con ocasión de las elecciones para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional. Tal prueba coincide con la realización del primer examen parcial del PSUV y la posibilidad de recuperar el crecimiento económico del país que en el 2009 se contrajo, luego de varios años de crecimiento.

Poner en tensión cada neurona de todo bolivariano es la clave para derrotar el imperio a través de la obtención de la mayoría en la próxima asamblea nacional. La oposición y sus dueños imperiales van con todo, ellos intentarán fortalecer sus tres fuerzas aliadas de ocupación en nuestro territorio: la mayoría de los medios privados de comunicación, los paramilitares y el quintacolumnismo. El imperio y sus peones intentarán combinar la ofensiva guerrerista iniciada contra nuestro país con la desestabilización y su más efectiva experticia, los falsos positivos; tales como lo hicieron con: las armas de destrucción masiva, las torres gemelas y lo que deben estar cocinando para lanzarse contra Irán. Su aventajados alumnos, el gobierno de Uribe Vélez, han sido tan depravados con los falsos positivos que se han visto obligados a arrestar varios militares acusados de secuestrar jóvenes de los barrios pobres y campesinos para presentarlos como falsos positivos, uno de los últimos informes de ONU establece que pasan de 1.800 los civiles ejecutados en Colombia, aún cuando, como se esperaba el relator de ONU, Philip Alston, manifestó que no encontró ninguna prueba de que se tratara de una política de Estado. Otro mal chiste norteamericano.

Frente al panorama descrito brevemente, tres aspectos fundamentales pudieran jugar un rol protagónico en una futura victoria en el juego social que se aproxima en el enfrentamiento con el imperio: mejorar la gestión de gobierno; realizar una selección asertiva de los candidatos a diputados y neutralizar los efectos de los errores cometidos.

1. Mejorar la gestión de gobierno en áreas claves donde la ineficacia provoca el mayor desgaste político del gobierno en ejercicio.

Con relación a la gestión de gobierno, cinco condiciones debo mencionar de acuerdo a lo que aprendimos del Maestro Carlos Matus Romo; en primer lugar, la necesidad de tener una Alta Capacidad de Gobierno, es decir, la presencia de funcionarios al más alto nivel, con suficiente conocimiento, experiencia y liderazgo, que tengan olor a pueblo, fuera los piratas y curanderos de la política, por otra parte, los mentirosos, flojos y conspiradores, no deben formar parte del gobierno; en segundo lugar, contar con un buen diseño del aparato público, cualquier persona medianamente seria sabe que con el aparato público que tenemos no podremos construir el socialismo; en tercer lugar, debemos ejecutar un plan que este en sintonía con la capacidad de gobierno y el diseño del aparato público; en cuarto lugar, un contexto situacional coherente con el plan de gobierno 2010, aún cuando en términos formales, ya está aprobado un plan y presupuesto en el marco de las teorías y métodos tradicionales orientado por los planificadores que acompañan al Presidente; y en quinto lugar, algo de lo que hemos tenido bastante hasta ahora, buena suerte.

2. Realizar una selección asertiva de los candidatos a diputados a la Asamblea Nacional.

Si el PSUV no logra definir y hacer cumplir unos criterios éticos, morales, ideológicos y políticos que permitan elaborar los perfiles adecuados de los revolucionarios que van a la Asamblea Nacional corremos el riesgo de ganar la mayoría de la Asamblea y perder la revolución.

3. Neutralizar los errores cometidos y los inventados por la oposición.

En política, la credibilidad lo es casi todo, cuesta mucho construirla, pero cuando empieza a perderse es muy difícil, más no imposible recuperarla. Alguien debe hacerle seguimiento a los actos de habla del Presidente, me refiero a las afirmaciones, las directivas y los compromisos, ya que, cuando el efecto que estos producen no se traduce en concreciones se causa un grave daño a la credibilidad del Presidente, que es el objetivo preciado del imperio.

Por otra parte, tenemos el problema comunicacional, la política comunicacional no puede ser defensiva, mientras el Presidente siempre va a la ofensiva. La oposición siempre está telegrafiando en términos boxísticos su próximo golpe, sin embargo, esperamos el golpe y luego respondemos, por eso, nos cuesta tanto neutralizar los errores inventados por la oposición.

Tal como lo indicó el Libertador en el Manifiesto de Cartagena, “es un principio del arte que toda guerra defensiva es perjudicial y ruinosa para el que la sostiene; pues lo debilita sin esperanza de indemnizarlo; y que las hostilidades en el territorio enemigo, siempre son provechosas, por el bien que resulta del mal contrario; así, no debemos, por ningún motivo, emplear la defensiva..”

Estos tres aspectos manejados ofensivamente, que incluyan una ofensiva comunicacional concatenada y coherente entre todos los ministros, presidentes de empresas, gobernadores y alcaldes bolivarianos, así como, todos los delegados del PSUV, intelectuales, pensadores, artistas, misiones, movimientos populares y consejos comunales; se necesita una sola voz y una sola consigna contra los peones del imperio; la patria nueva está en juego, no podemos permitir que se esfume la esperanza, es ahora en el 2010 o no será nunca.

Solo unidos en espíritu, pensamiento y acción se podrán enfrentar los problemas fundamentales del país: Inseguridad, desempleo, energía, servicios, salud, educación y otros, condición para lograr una mayoría absoluta en la futura asamblea nacional.

(*) Ing.

lazaroroger@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2835 veces.



Roger Lázaro (*)


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: