A los débiles la historia no perdona los errores presidente Chávez

Antes de la V internacional socialista, debemos ir con un balance verídico de valoraciones y conclusiones. El planteo de nuestro proceso no admite ni amor ni odio, debe abstenerse de exaltaciones o condenaciones hábitos culturales de nuestro proceso, aunque haya que ponderar o censurar los hechos. Y, debe interpretar los sentimientos y actos de la sociedad como otros tantos hechos políticos prescindiendo de loas como de anatemas.

Debemos ser claros y puntuales con nuestras virtudes y flaquezas para que los ideales e intereses de los pueblos representados por distintas visiones económicas sean instrumentos de acción y realización revolucionaria por excelencia.

La voluntad de un pueblo se expresa a través de su política. No existe una exteriorización más esencial de la personalidad de un pueblo que su política. La decadencia en el pensar y actuar revolucionario es no solo una merma de los ideales e intereses de la sociedad, sino, a la vez, negación y reducción de la personalidad socialista.

Estamos o no estamos ante una historia comprendida de un modo nuevo; no sé, si construir el socialismo sea construir una nueva historia manteniendo viva la conexión entre los que contemplan el pasado y los realizadores del presente. La exigencia de la actualidad requiere una nueva visión, una rebelión dirigida a la masa que hace concesiones de todo género con el pasado. Para tener una mejor perspectiva social, para alejarnos de una crónica oscuridad presente por la presión indebida producto de una inadecuada gestión administrativa, este es probablemente, la mayor parte crítica de la actividad pública del proceso.

El contacto con 10 años de historia bolivariana como experiencia viva, me ha dado cierto escepticismo sobre la posibilidad del marxismo como documento, al mismo tiempo, agrego me ha brindado una mayor confianza en la utilidad de la historia en la tarea de construir el socialismo ofreciendo una visión real, adecuada del mundo, sea como naturaleza, sea como historia, pero, orientando al esclarecimiento de la determinación especial del presente. Necesidad practica, mas indispensable que nos sirva en un planeta que cambia con mucha velocidad por la crisis económica y climática.

Eso suscita la necesidad de acelerar el proceso para hacer todo más rápido a fin de garantizar el inicio socialista del tiempo económico y cultural, superando las anteriores revoluciones verdaderos actos de violenta imitación por el subdesarrollo de sus naciones, recurriendo a actos desesperados para lograrlo.

Hay que pensar en estrategias nuevas, revisar los temas antiguos sin quedarse en ellos mucho tiempo para poder interpretar los correctivos para las nuevas generaciones, hay que precisarlo en el terreno de la elección para que se manifiesten las consecuencias del proceso, independiente del signo que este tenga para poder realizar una reingeniería de la revolución. Al igual que la nación, la revolución debe someterse a leyes evolutivas cuyo estudio nos compete, no podemos dejar que la historia sancione este proceso porque es formativo de la conciencia nacional, porque, favorece de manera sustancial el resurgimiento y consolidación social.

Esa conciencia, inestimable factor revolucionario cuaja en todo los productos relacionados con la cultura para superar la culminación de la primera etapa de un proceso histórico. Allí radica la responsabilidad de su liderazgo camarada presidente Chávez, consciente o no de ello, no puede esquivar su cumplimiento, aun alegando su improcedencia política, no puede seguir dilatando su imperativo. Es hora que el proceso participe en la estructuración de la conciencia revolucionaria que es, a la vez, resultado de su liderazgo relacionado con el chavismo.

En tal sentido, el proceso al socialismo debe convertirse en el hacer concreto, objetivo e influir de una vez por todas en las acciones de la sociedad con el objeto de esclarecer la naturaleza del proceso y permitir una cabal comprensión del estado actual de nuestra revolución en su proyección nacional y regional, nos revela la realidad exterior e interior, nos ayudara a tomar conciencia de nuestra ideología, la cual dejara de ser una superficialidad para convertirse en una fuerza actuante.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3339 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: