Un grano de maiz

Ese es el camino

La reunión del Consejo de Ministros el miércoles 21 en la noche, donde se abordó el problema eléctrico, fue una cátedra de método socialista, de soluciones socialistas. Veamos.

Primera lección, la información: la reunión la conocimos por la costumbre del Comandante de informar al pueblo de las discusiones en el alto gobierno.

Se anunció que el problema tiene dos componentes principales. Uno, el desajuste climático producto de la depredación capitalista. Otro, el alto consumo desordenado, el derroche propio de la cultura capitalista.

En la exposición del Comandante quedó evidente que no es posible solucionar las dificultades dentro de la cultura capitalista. Podremos paliar la situación, correr la arruga, pero siempre la naturaleza herida nos alcanzará para pedirnos cuentas de nuestra inconsciencia.

Segunda lección, la autocrítica, el ejemplo: se reconoció el problema eléctrico, las deficiencias del gobierno y la necesidad de empezar las soluciones con medidas que tienen como objetivo la conducta del mismo gobierno. Así, el plan de ahorro comienza por la reducción de su consumo eléctrico.

Tercera lección, el convencimiento de la dimensión social del problema: ya superamos la etapa del paternalismo del Estado, ahora entendemos que los problemas son de la sociedad, y que sin la participación de ella no hay solución.

Esa cátedra de teoría y práctica Socialista del día miércoles 21 de octubre sugiere varias reflexiones.

Primera reflexión: se puede convocar a la sociedad a la participación en la solución del problema, al ahorro, a la contraloría, a la vigilancia, se puede planificar la respuesta a la emergencia, porque es social la propiedad de la electricidad.

Es la sociedad dando respuesta a las dificultades, con sus recursos, con su esfuerzo.

Segunda reflexión: es necesario una sociedad organizada: así como es indispensable una economía organizada, de Propiedad Social. Es indispensable también una sociedad organizada, un tejido social.

El Comandante convocó a la tarea de enfrentar las dificultades eléctricas a todas las organizaciones, desde las Mesas técnicas hasta el partido, y concluyó que sin esa participación no habría solución posible.

Se deduce que el Socialismo es organización social: nuestra fuerza estará en relación directa con la fuerza de nuestra organización.

En resumen, la reunión del 21 demuestra que vamos por buen camino. A un problema social le damos una respuesta social, esa es la vía: el Socialismo resolviendo los problemas con Socialismo. No caímos en la tentación nefasta de retroceder, de buscar las soluciones en el capitalismo.

La reacción de la canalla oligarca, burlándose de la reunión, es prueba magna del buen camino que transitamos.
El precedente en la solución eléctrica, el método allí usado, debe extenderse a otras áreas de la economía y de la sociedad. Debemos entender y tener fe en el Socialismo, que con él es la única manera de resolver los problemas, lo demás es ilusión que los profundiza.

Si usamos las armas melladas del capitalismo para superar los problemas, en realidad estamos cavando la sepultura de la esperanza socialista, y condenando la vida a la extinción.

¡Chávez es Socialismo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1604 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: