El Manifiesto de los Pueblos Socialistas

Chávez no se anda con rodeos, justamente es lo que lo hace peligroso a los ojos del imperio, el presidente, además de ser un extraordinario comunicador, buen manejador del espectro mediático, asimismo muestra dotes de organizador y podríamos llegar al punto de decir que de buen agitador en el buen sentido de la palabra, es decir, en el sentido revolucionario. Quien niegue la capacidad de agitación de un Fidel o cualquier otro revolucionario simplemente, o es un despistado, o un excesivo apologista de los formalismos burgueses que estigmatiza las posiciones revolucionarias de los hombres, aún a costa de desconocer su propio pasado; en la edad media, los burgueses eran revoltosos a los ojos de los señores feudales, hoy todo quien plantea la construcción del socialismo cuando hace apenas unas décadas el imperio se pavoneba en el mundo como “la panacea de la humanidad”, es catalogado, sin duda alguna, de un revoltoso y extremista…son los cliché imperialistas, son los mensajes que repiten una y otra vez hasta satanizar una propuesta de unión de los pueblos del mundo. La burguesía empujada por la revolución industrial arrasó con todo a su paso, la estructura hegemónica del feudalismo estalló en mil pedazos y se derrumbó ante el avance revolucionario de la burguesía, es la dialéctica, forma parte de la inexorabilidad en donde desemboca la batalla entre lo humano y lo perverso, entre el socialismo y el capitalismo. Sin embargo, la diferencia entre una revolución burguesa y las revoluciones socialistas son abismales y son abismales porque se trata de un sistema absolutamente opuesto el uno del otro en lo político, lo económico, lo social y lo cultural.

Traigo a colación este comentario a raíz de las múltiples críticas, incluso en tono burlesco, que se han hecho en los medios privados, radio sobretodo, en donde se intenta ridiculizar la propuesta del presidente Chávez en relación a EL MANIFIESTO DE LOS PUEBLOS SOCIALISTAS...nunca antes una propuesta tiene tanta pertinencia como ésta, en este justo momento, sobretodo porque se trata nada más y nada menos de aglutinar a los pueblos del mudo en torno a una propuesta de cambio, de avance hacia el socialismo en donde no se encajona a los pueblos en conceptos dogmáticos y se interpreta de la manera más idónea aquella frase de Marx..."yo solo se que no soy marxista", con dicha frase Marx no sólo deja al mundo su enorme legado teórico sino que cataloga todo aquel inmenso aporte como el mayor ejercicio de heterogeneidad que la humanidad haya parido, de allí la grandeza de su teoría. Para no salirnos del tema e incursionar en senderos donde necesitaremos muchas letras para explicar y debatir, lo importante en este caso es justamente la propuesta de Chávez que se refuerza por el avance de los procesos de liberación de los pueblos del mundo, cada uno con sus peculiaridades, cada uno con sus características, pero en el fondo, todos coinciden en una sola cosa, echar de una vez por todas el yugo opresor del imperialismo.

Lo importante en medio de todo esto que está ocurriendo es que los pueblos del mundo comienzan un reencuentro en donde el liderazgo del presidente Chávez rompe con viejos paradigmas, complejos y dogmas para enrumbarse hacia derroteros de éxito. El imperio y sus poderosos mecanismos de represión que se mueven en todo el universo dedican tiempo y recursos permanentemente en la batalla de las ideas para contrarrestar cualquier tipo de encuentro, cualquier tipo de relación entre países que por distintas vías buscan ser libres, autónomos, y sobretodo, que hacen esfuerzos por explotar sus riquezas, desarrollar sus propias tecnologías y ponerlas al servicio de sus pueblos y con ello derrotar el terrible flagelo de la pobreza causada por las injusticias del sistema capitalista. El imperio se desespera cada vez que los pueblos se reúnen, buscan por todos los medios satanizar cualquier iniciativa en donde ellos (los imperialistas) no sean quienes tengan agarrada "la sartén por el mango". La propuesta de Chávez está extraordinariamente dirigida hacia las aspiraciones de millones que anhelan un mundo de justicia y paz, sin embargo ¿Qué hace falta? hace falta liderazgo, convicción e ideas y eso le sobra a Chávez y no solo a Chávez, quizás nos mueva un poco de orgullo nacionalista, pero la realidad mundial, los análisis esgrimidos, las estrategias lanzadas, las batallas planteadas hacen de Chávez un líder que trasciende los linderos incluso del continente, aunque a Chávez se unen dirigentes de la talla de Correa, Evo, Ortega, Zelaya, entre otros, esto para no mencionar al jefe de todos y todas los revolucionarios y revolucionarias del mundo, Fidel, el gigante Fidel, cada vez más peligroso, el imperio pensó que descansaría de Fidel, debe estar deseando que se recupere pronto y que asuma nuevamente funciones de estado para que no piense tanto. Seguramente sobrarán quienes se alarmen, otros se molesten, otros lanzaran los epítetos conocidos, no importa, que nos digan lo que sea pero lo que está absolutamente claro es que "se les salió el genio de la botella".

“El socialismo es el camino a la vida. No queremos barbarie, queremos vida. Queremos un mundo de justos e iguales, y ese mundo se llama el socialismo”, con esta frase Chávez sintetiza lo que es una aspiración de los pueblos. Por su parte la derecha internacional, que si está unida en todo el mundo, promueve "la protesta internacional contra Chávez" ¿Quien los entiende? Por una parte dicen que es una ridiculez de Chávez pretender ser un líder mundial y por la otra llaman a una "protesta mundial" contra Chávez, no es acaso una paradoja.

“Ya es hora de cruzar nuestras experiencias. Aprender unos de otros. Los gobiernos populares tienen que juntarse. Y nosotros desde los gobiernos y las instituciones impulsar esta alianza popular”, nos referimos a Chávez en declaraciones publicadas en el portal de aporrea , todas esas propuestas son dardos mortales contra el imperio, por eso, esa "protesta mundial contra Chávez" no es más que una estratagema imperial que sus lacayos concurren a llevar a cabo con diligencia y expedita acción característica del servilismo más atroz. "La unión en la que creo es la que se soporta en la complementación de las fortalezas, y creo que hemos entrado en una etapa de mayor profundidad, la unión de los pueblos", prosigue Chávez, allí se plasma con extraordinaria flexibilidad lo que será sin duda una nueva era de los pueblos; alejada de dogmas, alejada de imposiciones, alejadas de lo absurdo que entraba en vez de liberar. Los pueblos hacen sus revoluciones con sus peculiaridades y particularidades, ninguna puede estar atada a esquemas conformadas en añejas sofismas, es el despertar de una nueva visión, de una nueva forma de interpretar el mundo, de una nueva conciencia; sus procesos y sus mecanismos, surgidos de sus entrañas, las entrañas del pueblo para complementarse, es la clave para hacer posible “la toma del cielo por asalto”...La complementación no solo es una frase, es una propuesta que invita a sumar voluntades, a encontrar la lógica que une en vez de lo absurdo que desune, en ese contexto, quien niegue el peso mundial de lo propuesto por Chávez es un neófito.

Quedará en lo adelante trabajar en la estructuración de ese manifiesto, debe ser el compendio de un laborioso trabajo de todo el mundo, debe ser ese manifiesto una invitación a sumar la causa humana en una sola propuesta, en un papel de trabajo, en una propuesta que complemente y fortalezca. No solo se trata de la teorización de escenarios supuestos, se trata de realidades que ocurren hoy en América Latina, en África, en Asia, en el medio y lejano oriente, es decir, por todas partes se desatan las fuerzas telúricas de los pueblos que reclaman sus espacios y han entendido que así como la derecha capitalista e imperialista se encuentra en el mundo, los pueblos libres también tienen el derecho y más que el derecho la obligación de unirse para salvar la humanidad; parecerá exagerado, la realidad nos demuestra que a cada instante, en cada momento y cada vez con mayor fuerza los pueblos encuentran poco a poco el sendero del triunfo definitivo...la humanidad no merece perecer por la avaricia del capitalismo y no perecerá, por ello se levantan los pueblos en el planeta, abracemos las buenas nuevas con el anhelo de un mundo mejor, un mudo socialista.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2737 veces.



Luís Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor