Capital / Trabajo > Comuna / Unidades Socialista de Producción

Es necesario ya, no andar más por las ramas, vamos a la raíz del planteamiento de liquidar el capitalismo, y, para tremenda tarea, debemos de poner en sintonía lo teórico con la práctica revolucionaria conociendo a ciencia cierta ¿Cómo es que se formo este sistema que estamos combatiendo? Pero a su vez, ¿Cuál es el sistema que lo suplante? Y ¿Cuál es la clase social que esta llamada ha instaurarlo? Pues bien, iniciemos con nuestro Camarada Carlos Marx, con el Capital en el capitulo XXIV con esa estupenda explicación de la Acumulación Originaria del capital:

    “Ni el dinero ni la mercancía son de por sí capital, como no lo son tampoco los medios de producción ni los artículos de consumo. Hay que convertirlos en capital. Y para ello han de concurrir una serie de circunstancias concretas, que pueden resumirse así: han de enfrentarse y entrar en contacto dos clases muy diversas de poseedores de mercancías; de una parte, los propietarios de dinero, medios de producción y artículos de consumo deseosos de explotar la suma de valor de su propiedad mediante la compra de fuerza ajena de trabajo; de otra parte, los obreros libres, vendedores de su propia fuerza de trabajo y, por tanto, de su trabajo. Obreros libres en el doble sentido de que no figuran directamente entre los medios de producción, como los esclavos, los siervos, etc., ni cuentan tampoco con medios de producción de su propiedad como el labrador que trabaja su propia tierra, etc.; libres y desheredados. Con esta polarización del mercado de mercancías se dan las condiciones fundamentales de la producción capitalista. Las relaciones capitalistas presuponen el divorcio entre los obreros y la propiedad de las condiciones de realización del trabajo. Cuando ya se mueve por sus propios pies, la producción capitalista no sólo mantiene este divorcio, sino que lo reproduce en una escala cada vez mayor. Por tanto, el proceso que engendra el capitalismo sólo puede ser uno: el proceso de disociación entre el obrero y la propiedad de las condiciones de su trabajo, proceso que, de una parte, convierte en capital los medios sociales de vida y de producción, mientras que, de otra parte, convierte a los productores directos en obreros asalariados. La llamada acumulación originaria no es, pues, más que el proceso histórico de DISOCIACIÓN ENTRE EL PRODUCTOR Y LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN. Se la llama «originaria» porque forma la prehistoria del capital y del modo capitalista de producción”.

Aquí, el camarada Marx, nos transcribe la contradicción fundamental capital-trabajo y el antagonismo de clase. Es decir, el enfrentamiento entre dos clases que en el concurso mercantil una como poseedora de dinero, medios de producción, vende artículos que estos desean sacarle provecho; y la otra desposeída vende su propia fuerza de trabajo; de ahí nos orienta como surge la base económica de este sistema de explotación del hombre por el hombre:

“La estructura económica de la sociedad capitalista brotó de la estructura económica de la sociedad feudal. Al disolverse ésta, salieron a la superficie los elementos necesarios para la formación de aquélla”. (Sociedad Capitalista)

Con sabia habilidad de investigador, contribuye a desenredar la madeja del desarrollo histórico con relación al proceso del camino que tiene que recorrer los obreros y obreras; enfrentándose a los obstáculos gremiales, y leyes creados por esta sociedad capitalista, veamos:

    El productor directo, el obrero, no pudo disponer de su persona hasta que no dejó de vivir encadenado a la gleba y de ser siervo dependiente de otra persona. Además, para poder convertirse en vendedor libre de fuerza de trabajo, que acude con su mercancía adondequiera que encuentre mercado, hubo de sacudir también el yugo de los gremios, sustraerse a las ordenanzas sobre aprendices y oficiales y a todos los estatutos que embarazaban el trabajo. Por eso, en uno de sus aspectos, el movimiento histórico que convierte a los productores en obreros asalariados representa la liberación de la servidumbre y la coacción gremial, y este aspecto es el único que existe para nuestros historiadores burgueses. Pero, si enfocamos el otro aspecto, vemos que estos trabajadores recién emancipados sólo pueden convertirse en vendedores de sí mismos, una vez que se vean despojados de todos sus medios de producción y de todas las garantías de vida que las viejas instituciones feudales les aseguraban. Y esta expropiación queda inscrita en los anales de la historia con trazos indelebles de sangre y fuego.

    Carlos Marx / El Capital 1867

Con respecto a la Comuna planteada hoy, como escenario de crear las condiciones Socio-Política-Económica, en búsqueda de dar respuestas a las contradicciones generadas por el sistema de relaciones de producción capitalista, y, con el propósito de establecer nuevas formas y métodos de producción y distribución de obras, bienes y servicios; para satisfacer las ingentes necesidades principales para la existencia del ser humano. En cuyo escenario se podrá desarrollar todas las propuestas establecidas en el Proyecto Nacional Simón Bolívar (2007-2021) en coherencia con las Líneas Generales del Plan Económico y Social de la Nación 2007-2013.

Bien hagamos una retrospectiva histórica de una valiosa experiencia breve donde por primera vez, el proletariado juega su papel histórico, dándose ésta en la guerra Franco-Prusiana, la misma se inicia 18 de marzo de 1871, y se extiende hasta el 28 de mayo del mismo año. Siendo esta la Comuna de Paris. Donde el objetivo esencial era ir eliminando la inmensa desigualdad entre ricos y pobres; además dieron un ejemplo de dignidad humana, pero también una demostración de ingenuidad política al subestimar al enemigo de clase. También se dan las primeras iniciativas del trabajo colectivo, ya que la carga de las labores se realizaba todos los factores revolucionarios integrantes del Comité Central como organismo colectivo de Dirección Política de la Comuna, en vista que éstos no eran «representantes» sino «delegados» y podían ser inmediatamente cambiados por sus electores, que obviamente realizasen algunas funciones ejecutivas aparte de las legislativas. Que organizando numerosas organizaciones ad hoc establecidas durante el asedio en las localidades, mantuvieran los principales servicios para satisfacer las necesidades sociales: sus principales normas insistían en garantizar la abolición de la propiedad privada ya que la misma contribuyó a la destrucción de la propiedad comunal y con esto hubo un proceso de pauperización violenta que giró progresivamente hacia la cuestión social. Es bueno reseñar la gratuidad de la educación, proporcionando a las primeras de cambio material escolar, ropa y comida gratuita a los escolares; el no pago de las deudas generadas por los capitalistas, la entrega de los medios de producción a los trabajadores, así como la organización de la tierra. etc.

Por lo tanto, la Comuna que nos estamos proponiendo debe ser la expresión concentrada del alto grado de madurez Ideopolítica-Económica y Social de las Trabajadoras y Trabajadores (Clase Obrera), en asumir la organización del trabajo sobre la base de la necesidad, y, la planificación de la producción. Y uno de los instrumentos Socio-Orgánicos debe ser además de los Consejos Socialistas del Poder Popular, las Unidades Socialistas de Producción, que surjan desde en el seno de las diferentes ramas de la producción de obras, bienes y servicios que satisfagan las necesidades esenciales del colectivo trabajador.

Es decir, que el salto que esta propuesto en el Ejercicio de la Soberanía Popular, es la convicción de la igualdad política, económica y social; es igualdad en: la Solidaridad, la libertad, la equidad, la dignidad humana, la ética socialista y el bienestar del Ser Social; porque el bienestar de las comunidades organizadas, son los puntales elementales de la nueva base económica del Proyecto Socialista a mediano plazo, y si esto no lo realizamos, será otra tantas farsas que decepcionaría a los trabajadores y trabajadores, estableciéndose estas Unidades Socialistas de Producción, insisto bajo la premisa organizacional del trabajo sobre las Necesidades Primordiales (Fruto del Diagnostico Participativo) de Existencial del Ser Social y de la Propiedad Colectiva de los Medios y Objetos Producción libremente organizadas y fusionadas en las Comunas, mas no por la operación señalada y providencial del Estado”. Sino como la creación originaria del nuevo Modelo de Producción Social y Colectivo, el Socialismo Científico.


Finalmente las Comunas serán la nueva forma de articulación de todas las fuerzas productivas, que coadyuvaran a crear la conciencia de la clase a los Obreros y Obreras manuales e Intelectuales, para ir acortando el camino de las desigualdades entre el campo y la ciudad, a su vez, cerrando esa brecha de disociación entre las trabajadoras y los trabajadores con relación a los medios de producción, generando así espacios esenciales que tiendan a desaparecer los antagonismos sociales de clases y la desigualdad, abriendo el rumbo hacia el Comunismo Científico.


Atender con la sensibilidad humana que nos caracteriza todas las revolucionarias y los revolucionarios la guerra genocida y de exterminio del Medio Oriente impuesta por el Imperio Británico en 1948 al decretar la creación del estado israelí, y, ahora tutelado, financiado y armado por el departamento de Estado de EEUU. No nos puede distraer de nuestras responsabilidades propias de construir un ejemplo hoy para la humanidad.

Desde luego, pongamos nuestra razón en rechazar contundentemente esa guerra de carácter religioso, que en el fondo es exterminar al Pueblo Digno de Palestino violando los acuerdos Internacionales, así como la resolución donde se exige el respeto a esta población cuyo propósito es impedir la creación del Estado de Palestina cuya capital es Jerusalén. Podemos decir que esta guerra también es la expresión del maniqueísmo ideológico como parte de la lucha social y de clases. Ya el Camarada Carlos Marx había sentenciado sobre la concepción religiosa (la Religión es el opio del pueblo y las elites dominantes las utilizarían para mantener su dominio). Por lo tanto, el régimen capitalista globalizado hace de la premisa de Marx que la “acumulación originaria no es, pues, más que el proceso histórico de disociación entre el productor y los medios de producción”.

De hacer continúa en el espacio y tiempo esta concepción originaria de acumular e incrementar el capital a costa de la expoliación y explotación de los pueblos.

*Miembro del C.C. PCV.

dilfred2006@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5320 veces.



Freddy Subdiaga


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a70101.htmlCd0NV CAC = Y co = US