En los dominios de las conjeturas

Muchas de las explicaciones formuladas hasta ahora sobre los cambios electorales después del 2D, hacen mayor hincapié al exceso de confianza del gobierno, por el amplio triunfo en las elecciones presidenciales del 2006. Siete meses mas tarde nos olvidamos de la lección del NO, y después de las primarias del PSUV, continuamos cometiendo el mismo error, el exceso de confianza de quienes son los representantes del pueblo, con algunos habrá inconformidad, eso es parte de la naturaleza humana, pero el cambio de actitud de estos caballeros en los medios de comunicación es elocuente, el ego superior de quienes son moderadores y aspirantes, quieren ser los protagonistas principales de sus programas, les invade una excesiva confianza, en manifestaciones como esta:” Tania te digo de una vez, en noviembre la oposición se va a llevar una sorpresa con las gobernaciones, cuando yo fui ministro, cuando fui alcalde, bla, bla, bla”, la petulancia lo desborda. Siempre me he preguntado ¿Por qué? Los que en algún momento están cerca del presidente cambian su actitud, se vuelven ego centristas, acaso no saben que eso los convierte en serra sónicos y en conjunto con los prejuicios y los complejos, es una enfermedad, y utilizar los medios de comunicación en esas circunstancias, puede confundir a la población, por el exceso de optimismo.

Nunca pero nunca, minimicemos al contrincante, esa es una lección de vida, debemos considerar que el porcentaje abstencionista y los cambios de votos a ultimo momento, para algunos se deba a las condiciones materiales, otros consideran que las ideas revisten importancia absoluta y que las cosas y los hechos constituyen la manifestación de las ideas, lo cierto es que el dominio de las ideas o el dominio de una condición material son inevitables para un pueblo con hábitos capitalistas.


La particular evolución revolucionaria acaecida en Venezuela, por el PSUV, ha posibilitado la necesidad de hacerlo, el surgimiento de un compañero político para Chávez, para que el vació existente entre el y el pueblo no se agrande. Las primarias también demostraron que Chávez continúa siendo un imán electoral, pero es malo para la futura eficiencia de los gobernadores y alcaldes invitados a los estados y ciudades a resolver los problemas heredados y los que están por venir en la transición revolucionaria a nivel nacional.

Esto no prueba que dadas las últimas condiciones políticas, este fortalecimiento revolucionario con la conformación del PSUV, ofrezcan en otras áreas las condiciones necesarias para una feliz transición. Indudablemente las ideas, instituciones y valores revolucionarios han permitido el surgimiento de un porcentaje electoral fijo, probablemente se incremente, pero cabe la incertidumbre si consideramos las dos ultimas elecciones, la del año 2006 y la del 2007, algunos dirán que la ultima fue un referéndum, yo digo si y no, basado en las decisión de la población. La sociedad dice si al presidente y no al presidente.

Este es el punto, no ha surgido nadie en las filas de la revolución con el peso político y carisma personal, no para que le dispute el liderazgo, sino como modelo de gestión publica en los estados y ciudades, que permita un soporte para decir que este trabajo sirva de base o de modelo para el resto de estados, no lo hay

Debemos proceder con sumo cuidado Sr. Aristóbulo, cuando analicemos lo ocurrido y lo que este por ocurrir. Quienes ya han transitado el trayecto publico, entre la baja y la alta aceptación, para trazar un distingo entre los acontecimientos, que el sistema empleado es el correcto, los motivados por el beneficio recibido por el gobierno son muchos eso es incuestionable, los que obedecieron los mandatos son los empleados públicos, que son un gran colchón electoral, escuálidos o no. Los otros, la abstención, no necesariamente son la oposición, ni los que no han recibido nada, son los sube y baja de cualquier gobierno, pero en revolución deberían estar incorporados a las filas del proceso, por hechos y resultados sociales, por una buena gestión ideológica y por haber superado la economía de puertos incrementando la producción nacional. No solo debemos analizar si los votos duros de ellos, o los nuestros son eternos o no.

En este transcurrir revolucionario, como hemos visto, hay una sociedad dotada de algunos medios para evolucionar hacia el socialismo, pero luego retrocede al punto inicial, esto demuestra los indicadores electorales, no los sociales que si están en aumento, demostrándonos una mayor participación popular, no revolucionaria por la ausencia de una o mas condiciones imprescindibles para fortalecer el proceso, como la capacitación socialista y la falta de practica colectiva en lo cotidiano, desde el mismo gobierno, mas la perenne rotación de los mismos y los mismos en la gestión publica, aceptados o no por el pueblo. La falta de gente del pueblo, revolucionaria en los cargos públicos, preparados con experiencia que si los hay y muchos, dificulta el avance revolucionario, si es que se puede llamar revolucionario, pero algo se ha construido en estos años, no lo echemos por la borda.

Si bien los que creemos en el proceso, no vacilamos en afirmar que los intentos abortivos no invalidan nuestra tesis. Nosotros aceptamos que esas mismas pruebas son utilizadas por la oposición para interpretar a su manera, manifestando la inestabilidad de la transición revolucionaria al socialismo, basados en el poco apoyo de las entidades publicas al proceso, justicia, policías, periodistas, partidos políticos, y los mismos revolucionarios que de revolución solo saben lo que han leído en los libros ya bastante usados de la década de los 60, 70 y 80, mientras que los ideológicamente convencidos, altruistas e intelectuales, son dejados de lado, por quienes pretenden ir dando vueltas, para que el proceso nunca termine de concluir.

En toda situación social, simultáneamente se validan la situación material y la opción del ser humano para elegir lo que habrá de suceder, aquilatando las consecuencias de los hechos y que las situaciones pasadas por su interacción, no afecte de ninguna manera el curso revolucionario, pero eso es justamente lo que no entienden quienes rodean al presidente, por su escaso convencimiento ideológico socialista o comunista o los dos pero que sea de izquierda. De tal manera que lo que ellos llaman lealtad por haber ingresado al PSUV abandonando sus partidos políticos de siempre, sigue siendo cuestionable por la falta de convencimiento ideológico, moral y personal. En esas circunstancias ¿que buena labor revolucionaria pueden desempeñar? sino promover la confusión y más bla, bla, bla.

Por lo tanto debemos conjeturar que la tendencia general del pueblo es proceder con racionalidad, para asegurar que las ordenes de opciones que se adoptan de tiempo en tiempo, no se contradigan por completo entre ellas, es lo que los entendidos o los especialistas llaman “sabiduría del pueblo.”

Esta sabiduría valorada muchas veces por la experiencia y el conocimiento, anticipa en cierta medida la forma que los cambios habrán de producirse en la sociedad, cuando se comparte nuevos juegos de valores, sin que desde arriba se note querer ese cambio. Los hechos son resultados, la vida es de resultados.

El mejor juez es el tiempo, este pasa y demuestra quien tuvo la razón, manipular la desmemoria del pueblo solo sirve para desgastarse mas rápido. La razón del pueblo es como la razón de una madre, cuando el hijo se acerca y pide algo, esta sabe que no es verdad y dependiendo de las circunstancias acepta o le manda al carajo.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2924 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: