Actualizar el Socialismo

Es necesario recordar que las palabras Revolución, Socialismo, Bolivariano, son actualmente de uso corriente, contienen algo de injusticia, estas palabras son desde siempre el resultado de la rebeldía del hombre, de un pueblo, de una nación. Son espadas transformadas en palabras que combaten la injusticia de la opresión y reclaman libertad, pureza de la vida, cuarta palabra a la que se llega después de luchar, de crecer, de transformar la política y sus sistemas represivos como la cruzada libertadora de Simón Bolívar que nos condujo al Socialismo Bolivariano de Chávez.

Esta revolución está basada en la definición bolivariana como concepción del mundo y como expresión de la época moderna, se percibe claramente que el bolivarianismo no es la obra de Simón Bolívar, es su pensamiento si, su filosofía también, fielmente interpretada por los mismos pueblos que hoy nuevamente se unen al mismo ideal, dos siglos después para formar el UNASUR, el ALBA, que harán frente a un demencial capitalismo liderado por el Imperio Norteamericano. La revolución venezolana empezó mucho tiempo atrás con el juramento de Bolívar en Roma, retomado en Caracas en 1992 cuando Chávez dijo “por ahora”. La cárcel, la campaña política, la Presidencia, la experiencia acumulada, sus errores, nos conducen al Socialismo del Siglo XXI en construcción.

Toda revolución necesita de una nueva constitución, este el primer paso de la mano del pueblo, alegre, conformista, con gran sentido del apego familiar, demasiado individualista por la falta de ideología de izquierda, producto del bache revolucionario en la que han caído las gobernaciones, las alcaldías y el mismo pueblo que se olvido que la revolución es responsabilidad de todos, a cada rato, todos los días, en cualquier lugar, con conocimiento teórico para practicar. Pero es necesario ofrecer al pueblo, hechos, trabajo, recursos económicos, educación, salud, y los medios suficientes para entregar el poder al pueblo para eso es necesario actualizar el Socialismo con la reforma constitucional para este Siglo XXI.

El viejo colonialismo, los viejos neocolonialismo y neocapitalismo y el ahora viejo socialismo de Marx, Engels, Lenin, se han descalificado por su incapacidad de comprender al pueblo, por no estar actualizados, y ya son los viejos perfectos imperfectos en la historia.

El segundo paso para seguir construyendo el Socialismo Bolivariano, son las reformas constitucionales que se necesiten para modernizar los sistemas sociales actualizando al pueblo en economía, educación, ecología, industria, salud, empresa, publicidad, mercado, administración, humanismo y esta reforma constitucional es en sí, la importancia dada a las necesidades interiores del país. Y esta importancia sugiere que no nacerá simplemente de las demandas sociales de la población, sino también de la propia necesidad de autonomía de la economía venezolana, hay que proceder a un reajuste fundamental para mantener la autodeterminación de la nación, en esta convergencia de presiones del pueblo y de la oligarquía que desea mantener el desarrollo económico individual, impulsara a las sociedades hacia la generación de empresas de producción social, que luego se transformaran en empresas de participación social, con capital mixto reconociendo la propiedad privada, no el feudalismo ni la utilidad individual. Moralmente esto es algo repelente en el hecho de que un grupo trata de saciarse económicamente persiguiendo raros y nuevos placeres mientras la mayoría de la gente vive miserablemente.

Mientras no demos valor agregado a nuestra materia prima, será muy difícil alcanzar la independencia de la dependencia de puertos, y si no elevamos al máximo la producción agrícola no tendremos soberanía alimentaria ni industrial, impidiendo mantener una economía convencional, destinando esos recursos a divisas externas. Necesario es repotenciar la economía petrolera con la economía endógena, en turismo, todavía incipiente recurso por no ser aprovechado, es necesario, darle a la cultura venezolana un sentido moral, histórico y cultural. Si la población no puede distinguir lo real y lo simulado en la economía, fases enteras de la vida de uno tienen que ser comercialmente programadas, nos encontraremos así frente a una serie de problemas psicoeconómicos, que serán aun más complejos en el socialismo. Ya que se supone que la persona es lo primordial, estos problemas son un reto a nuestra creencia revolucionaria más elementales, no solamente sobre democracia socialista, sino sobre la naturaleza misma de lo moral y los sensato. La reforma constitucional busca la actualización científica del socialismo económico, no solo petrolero, gasífero o petroquímico, no, es una economía que tiende a nuevos fines e inicia seriamente la producción de experiencias por sí misma en los territorios federales y las comunas que borran la distinción entre lo usual y lo que no lo es. Nueva geometría del poder que necesita de una nueva economía endógena para el crecimiento del sector comercial y será una inevitable consecuencia de la participación emprendedora de la población pues la satisfacción de las necesidades materiales de la persona abre el camino a nuevas y más opciones económicas colectivas. Reforma que nos permitirá pasar de una economía del cerebro y del corazón a la economía del estomago por llenar, y que después de la reforma pasaremos de la economía del estomago a la economía del retorno social. Este será, sino el más importante, otro de los factores que construirá el socialismo del Siglo XXI.

Mas allá de la nueva constitución perfeccionada al presente revolucionario, los pueblos hermanos presenciaran una expansión industrial con productos manufacturados, pero también, de experiencias programadas de antemano y este será uno de los pilares como escuela practica del socialismo moderno, basado en la realidad del socialismo venezolano, la experiencia de aprender es por sí misma una estupenda ocasión para la gente.


¿POR QUE EL SOCIALISMO ES TAN IMPORTANTE?



El Fondo de Población de las Naciones Unidas en el 2001, manifestó que los habitantes de la tierra ya son más de 6.100 millones, se proyecta que para el 2050 la cantidad oscile entre 7900 y 10.000 millones. Datos oficiales indican que aproximadamente nacen de 68 a 80 millones de bebes por año, de los cuales 200 a 250 mil corresponden a Venezuela por año, de este alarmante crecimiento humano el 94% corresponde a países en desarrollo y según el banco mundial cada año las principales ciudades de países en vías de desarrollo reciben de 12 a 15 millones de personas que llegan buscando empleo, educación, salud. La pobreza influye para que miles se asienten en aéreas vulnerables a avalanchas de lodo, inundaciones, terremotos, en Caracas se estima que 500 mil personas viven en los cerros expuestos a derrumbes, en Colombia cada año por las mismas causas naturales y el conflicto armado hay cerca de 3 millones de desplazados sin hogar. En el mundo según la misma fuente (ONU) existen 2.000 millones de personas con viviendas precarias, sin embargo esto no nos permite si quiera imaginar las condiciones infrahumanas en las que viven los más pobres. Naciones Unidas afirma que más de la mitad de la población en países en vía de desarrollo o sea el 70% de la población mundial carecen de sistemas de infraestructura básica, de ellos un tercio no dispone de agua limpia, una quinta parte no tiene acceso a los sistemas de salud modernos.

En 1988, había 380 millones de pobres en las ciudades de estos países, para el 2002, la cifra se aproximo a los 500 millones de persona. Países explotados por el capitalismo de un grupo de naciones industrialmente desarrolladas que en todo el mundo suman 8 países, el grupo de los 8 (G8), que lidera el Imperio Norteamericano. ¡Solo 8 naciones en todo el mundo!

Dejemos este tétrico escenario de la globalización capitalista impuesta y pasemos a otro macabro del mismo sistema neoliberal. Datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación) todos los años, mueren 5 millones de niños de hambre, menores de 7 años, 880 millones de personas comen una vez cada dos días, de las cuales 820 millones pertenecen a países subdesarrollados. En Somalia mujeres se pasan de sol a sol en la línea férrea recogiendo los granos de trigo para alimentar a sus pequeños hijos, declaración firmada por representantes de 110 países en el 2004 en las Naciones Unidas, reunidos para combatir el hambre y la pobreza, y estas naciones disponen en su capital de una oficina de Fondo Monetario Internacional, parece mentira que algunos países del Grupo de los 8, investiguen como colonizar a la Luna y a Marte. EEUU lleva años en este proyecto, si se llega a dar, por supuesto que el sistema será capitalista en el espacio y la casa blanca tendrá su sede en Marte, y desde la luna habrá marines dispuestos a invadir a cualquier país que se salga de la línea. Parece exageración pero no lo es.

El capitalista te dice, "por no tener un poco de iniciativa, están así”, y se preguntan ¿Por qué los pobres son vagos? Pero los pobres contestan ¿Cómo voy a alquilar o a construir una casa más o menos si ni siquiera tenemos para cubrir las necesidades más elementales, como la comida y la ropa para nuestros hijos? La inflación, las tasas de interés bancarios, el racismo, aleja a la gente necesitada que ni siquiera dispone para el tramite burocrático, la tasa de desempleo promedio en los países del tercer mundo es del 14%, estos son algunos de los obstáculos para llegar a fin de mes. Este es el mundo globalizado del capitalismo.

Pero uno de los mayores problemas de la humanidad a más de la explosión demográfica es la globalización urbana, se calcula que para este año 2007, 3700 millones de personas viven en las ciudades, New York , Londres y Tokio, considerados los símbolos de crecimiento capitalismo, influyen a Pekín, por citar a una ciudad de un país que crece sin parar, se estima que en las próximas décadas se necesitaran solo en sus principales ciudades 240 millones de viviendas , el doble de las que ya existen en los EEUU. En las ciudades no se siembran alimentos, todos en ella piensan que el supermercado les proporcionara los que necesiten, y no es así, las ciudades crecen, absorben y desplazan las zonas agrícolas para construir viviendas, calles y carreteras, fabricas, colegios y universidades, las grandes ciudades seguirán creciendo, Bombay, Delhi, México, Sao Pablo, Dacca, Pekín, y las anteriormente anotadas ya tiene un promedio de 20 millones de personas y ciudades con 10 millones ya son más de 46, Bogotá, Lima, Rio de Janeiro, Manila, necesitan 8.000 toneladas de alimentos al día, suministrar esta cantidad no es fácil. La migración a las ciudades no para, en los años 80 y 90 en América Latina, 1 millón de personas por semana llegaba a las principales ciudades de estos países, cambiando la configuración demográfica de muchos lugares. Cada 35 años se duplica la población de las ciudades y la lista de problemas crece con ella, desnutrición infantil, pobreza, hambre, falta de transporte, higiene, vivienda, alcantarillado, agua potable, luz eléctrica, áreas verdes, en fin. El capitalismo globalizado encajono a la mitad de la población mundial en las ciudades. Este es un pequeño resumen, para que ustedes reflexionen, analicen y comparen y busquen desesperadamente un nuevo sistema político económico.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2452 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: