Así debe ser amigo Pepe

Comparto plenamente con Ud., amigo Pepe (www.aporrea.org/ideologia/a31301.html - 17k - 1 Mar 2007), la idea de que  los principios de solidaridad humana, acompañados por el deseo de superación de los individuos, son fórmulas inequívocas que pueden llevarnos hacia estadios mayores de justicia social y excelente calidad de vida. También los individuos tienen la dura responsabilidad de labrarse un futuro digno para ellos mismos y para la familia que los acompaña. Deben ser emprendedores, deben ser trabajadores, deben esforzarse día a día,  pero sobre todo deben tener sueños y esperanzas. Siendo individuos apáticos y sin sueños ni esperanzas es imposible que puedan construirse sociedades cercanas a lo ideal.  

Nuestro Presidente es un digno representante del individuo batallador, de quien vino desde abajo, de quien rompió las cadenas, de quien soñó y tuvo muchas esperanzas y ahora está batallando por una sociedad más humana y más justa. Pero eso tal vez nunca se hubiese logrado sin el esfuerzo personal, individual del Presidente. ¿Ha sido acaso nocivo para la sociedad mundial esa capacidad individual de nuestro Presidente?.  

Ud. amigo Pepe pareciera que, tal como lo expresa en su carta, también ha tenido sus sueños y ha alcanzado tesoneramente los objetivos que se ha propuesto, sin dejar a un lado su lucha por la justicia social, sin ser mal padre, mal hijo, mal esposo, mal amigo. Al igual que Ud.  estoy convencido que debemos cooperar sobrehumanamente si es posible, para que los motores encendido de la revolución lleven esta nave, que es Venezuela, a feliz puerto. Pero creo también que debemos ayudar al Estado a emparejar la injusticia social, compensado al sufrido, al desatendido para que pueda elevar su estatus y disfrutar la vida en toda su extensión: con comodidad, con alegría y con confort. ¿Es acaso terriblemente malo tener un vehículo nuevo y luchar por mantenerlo al día?. ¿Es acaso malo que se pueda vivir en una casa cómoda con el confort y todos los servicios que con el esfuerzo individual uno pueda mantener?. ¿Es acaso eso contrarrevolución o anti-socialismo?  

Quebremos el esquema consumista que nos imponen las corrientes mercantilistas-capitalistas y mediáticas del mundo industrializado, pero no dejemos que nuestra sociedad se arrincone y se aparte del desarrollo tecnológico y de la modernidad. Creo que nuestro Presidente está persuadido de esta necesidad (ver proyectos de un satélite para Venezuela, computadores venezolanos, vehículos venezolano, entre otros). Debemos luchar, eso si, para erradicar el consumismo excesivo, pero esto no significa que debemos aniquilar la esperanza o el deseo que todos los individuos tenemos, tal vez por naturaleza, de adquirir bienes y servicios que hagan nuestra vida más placentera.  

Enfilemos, contra los acaparadores, contra los especuladores, contra los grandes, medianos y pequeños empresarios e industriales cuyas ganancias están siempre en nuestro país por encima de los límites legales, haciendo que los bienes y servicios que ellos ofrecen sean, falsamente, cada vez más costosos. Mejoremos substancialmente el poder adquisitivo de la clase trabajadora venezolana. Elevemos su nivel educativo. Empujemos los de abajo hacia arriba. Luchemos por que se castigue al funcionario público o el líder político que roba o corrompe y consume un altísimo porcentaje de los dineros públicos que deberían llegar, en cualquier forma, para beneficio de la sociedad en general. ¿Es que a caso gobernadores, alcaldes, concejales, diputados, líderes de partidos, entre otros, han dejado de cobrar 10% por contratos “conseguidos” u otorgados?. Si existe alguno que no lo haga le pido disculpas, no se sienta incluido. Empero, es claro que muchos de estos líderes corruptos se han amparado bajo la capota de ser “revolucionario”, pero con la siguiente gravedad: antes, en la IV, se robaban los dineros de los pobres, pero ahora en la V se los roban en nombre de los pobres. ¿Cuál circunstancia es peor?.  

Adelante amigo Pepe, yo también me siento revolucionario, no por interés de un cargo o un contrato, sino por algo más sublime: por convicción. También provengo de una familia muy pero muy humilde, con casa de bahareque y techo de paja y de un pueblo muy pequeño olvidado por los gobiernos de la IV: Tucupita. A través de mi esfuerzo y con el apoyo de mi familia he logrado remontar la oscuridad hasta obtener un PhD en Geografía en una prestigiosa universidad inglesa.  No significa, sin embargo, que dejaré de ser revolucionario porque me guste tener una buena casa o un buen vehículo. Tampoco dejaré mi firme posición de más de 30 años de luchar, desde mi ámbito como estudiante y ahora como profesor universitario, por una sociedad más humana y más justa,  pero convencido si de la necesidad del esfuerzo individual de querer y poder vivir cada día mejor.    

VENCER O MORIR, amigo Pepe Camargo. 
 
(*)Dr.

hr_gomez_60@hotmail.com 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1994 veces.



Heriberto Gómez Zabaleta(*)

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: